10 consejos para desempeñarte felizmente en tu trabajo

Con algunos consejos y mucha disposición puedes mejorar tu jornada laboral

10 consejos para desempeñarte felizmente en tu trabajo
Es momento de ayudarte un poco a disfrutar la vida junto al empleo que te hace pagar tus deudas cada mes.
Foto: Pixabay

Si desde antes de la pandemia ya pensabas cambiarte de trabajo, pero ahora se te ha complicado un poco, o si de pronto tus días se han vuelto estresantes con la dinámica diaria de tu jornada laboral, entonces es momento de ayudarte un poco a disfrutar la vida junto al empleo que te hace pagar tus deudas cada mes.

Durante el día dedicamos muchas horas a trabajar, incluso el libro Happiness at Work dice que en promedio trabajamos 90,000 horas en nuestras vidas, por ello debemos considerar algunas estrategias que nos ayuden a darle un cambio a la rutina, conectarnos mejor con lo que hacemos y mejorar nuestro estado de ánimo al desempeñarnos.

¿Cómo lograr ser más felices en el trabajo? Estos son algunos consejos que el sitio The Muse compartió para cualquier trabajador:

1. Comienza el día con algo que amas
Dedica cada mañana al menos cinco minutos para hacer algo que disfrutes mucho, como abrir la ventana y meditar, tomar una taza de café o te, darte un baño con la música que más te enamora, etc. Empezar con el pie derecho puede depender de cada quien.

2. Evita responder tantos mensajes
Aunque parece una ventaja tener tantos dispositivos en donde establecer comunicación, como tu bandeja de entrada de correo electrónico, tu WhatsApp con varios chats, o incluso las respuestas de tus publicaciones en Facebook, por favor evitar estar super conectado cuando estás en tu jornada de trabajo. Es más saludable tomarse el tiempo para responder en la mayoría de las situaciones. Se recomienda bloquear el tiempo cada día para que no interfieran con su lista de tareas pendientes.

3. Haz primero las temidas tareas
Aborda al menos una tarea desagradable temprano en el día. Eso no significa que tengas que hacer todas las cosas difíciles a la vez, pero con este avance te sentirás más en control que dejarlas todas para el final del día cuando estás más cansado.

4. Saluda a un compañero de trabajo
Un estudio de Tendencias del lugar de trabajo encontró que el 60% de los encuestados se quedaría en una empresa por más tiempo si tuviera más amigos allí. “Socializar en el trabajo te hace sentir más involucrado en tu trabajo”, dice Adam Smiley Poswolsky, experto en retención de talentos.

5. No asumas nada
Es fácil interpretar mal el tono en un correo electrónico o interpretar mal un comentario casual como un ataque personal. No tengas miedo de preguntar en vez de asumir o tomarte las cosas personalmente.

6. Muévete más
Encuentra maneras fáciles de alejarte del trabajo y mover tu cuerpo durante todo el día. Programa una alarma para recordarte que debes ponerte de pie y estirar cada hora, por ejemplo, o dar una caminata corta a la hora del almuerzo.

7. Limpia tu escritorio
A todos nos gustaría creer que un escritorio desordenado es un signo de una mente genial, pero el desorden también dificulta que tu cerebro procese la información. Tu espacio de trabajo no tiene que estar impecable, pero un área más organizada te ayudará a sentir más en control.

8. Reduce tu tiempo en redes sociales
Todos lo hemos hecho. Saltamos a Facebook o Twitter solo para emerger 30 minutos después de un aturdimiento en las redes sociales y nos preguntamos dónde pasó el tiempo. Para evitar distracciones, reserva momentos específicos, idealmente al final del día o en tu hora de almuerzo, para revisar tus cuentas personales de redes sociales.

9. Estar de servicio
“Si quieres ser mejor en tu trabajo, piensa más allá de ti mismo”, dice Poswolsky. Pregúntate: “¿Hay alguien que necesite una mano extra en este momento?” Obtendrás buena voluntad, por supuesto, pero ayudar a tus colegas también mejora tu estado de ánimo.

10. Mantén una lista de gratitud
Los estudios demuestran que apreciar las ventajas de tu vida puede ayudarte a disfrutar mejor de las buenas experiencias y hacer frente a las malas. Tómate unos minutos para pensar en el lado positivo de tu vida laboral. Piensa en tu paga, en tus compañeros que te apoyan, en tu jefe flexible o la misión de la empresa. Escribe una lista y considérala cuando estés un poco desconectado de tu voluntad de trabajo.