10 consejos para mantener la comida fresca por más tiempo

Se puede extender la vida de los alimentos con un adecuado tratamiento según su tipo

10 consejos para mantener la comida fresca por más tiempo
Las manzanas deben guardarse por separado del resto de las frutas a causa del gas etileno.
Foto: Susanne Jutzeler / Pexels

El proceso de ahorro en cuanto a alimentos se refiere, no solo implica una buena decisión de compra en su relación costo-beneficio cuando se adquieren en los supermercados o con algún otro establecimiento minorista ante un alza de precios generalizada derivado de la pandemia, también involucra el hecho de que se pueda aprovechar al máximo lo adquirido y evitar que la comida termine desperdiciándose.

El método de conservación por excelencia se remite a la congelación, lo que puede incluso extender por meses su conservación y aplica casi para todo tipo de alimentos; sin embargo, hay otras prácticas, algunas poco ortodoxas, que ayudan a preservarlos por más tiempo, por lo que compartimos 10 consejos para mantener la comida fresca por más tiempo.

Te puede interesar:

·Alimentos imperecederos y baratos que no pueden faltar durante en el confinamiento invernal 

1.- Almacenamiento

En el caso de las especias, que suelen durar mucho tiempo sin perder propiedades, la ubicación del lugar en donde se guardan es clave, por lo que la recomendación es tenerlas lejos de la luz del sol y del calor, ya que eso genera que se pongan rancias más rápido.

2.- Toallas de papel

Cuando se trata de vegetales, amplía la vida de estos alimentos es todo un desafío ya que son los que más rápido se echan a perder, por lo que guardarlos envueltos en toallas de papel en el refrigerador extiende su durabilidad, mientras que el apio, por ejemplo, se mantiene crujiente en papel aluminio.

3.- Separar frutas

En mayor o menor cantidad, las frutas desprenden gas etileno, también conocido como la hormona de envejecimiento del reino vegetal y es el responsable de la maduración. Alimentos como manzanas, peras o plátanos generan más etileno que otros, por lo que conviene mantenerlos separados del resto de la fruta para evitar que el gas interfiera en este proceso con el resto.

4.- Chocolate frío

Las altas cantidades de grasa que contiene el chocolate son susceptibles a provocar que se genere un sabor rancio si no se conserva de forma adecuada, por lo que refrigerarlo es la mejor opción de mantenerlo en buen estado por meses, más allá de que ayuda a conservar su consistencia.

5.- Papel pergamino

El mejor aliado para la adecuada conservación de los quesos es el papel pergamino, el cual permite que el producto “respire” y mantenga, tanto su consistencia como sabor por más tiempo, a diferencia de guardarlo en bolsas de plástico.

6.- Malvavisco

Además de ser del gusto de muchos, los malvaviscos pueden ayudar a que el azúcar morena retrase su proceso de deshidratación, por lo que guardar el endulzante natural con esta golosina ayuda a que mantenga la humedad y permanezca en buen estado por más tiempo.

7.- Vino en frascos

Quizá pueda parecer poco elegante, pero es común que cuando se consume vino, sobre al menos la mitad y una vez abiertas la botellas, el proceso de oxigenación de esta bebida fermentada se acelera rápidamente, afectando su sabor, por lo que si el sobrante se vacía en frascos más pequeños y bien cerrados, puede conservarse unos días más conservando su sabor.

8.- Hongos en bolsas de papel

Al igual que las verduras, una vez cosechados, los hongos entran en un proceso de maduración muy acelerado incluso refrigerados, así que una bolsa de papel ayuda a conservar su humedad y al mismo tiempo que el aire circule, manteniéndose más días.

9.- Lácteos de cabeza

Los productos derivados de la leche como yogur, crema o requesón generan una capa en las tapas de sus recipientes cuando se colocan al revés, lo cual bloquea la entrada de oxígeno y retrasa su proceso de descomposición.

10.- Frutos rojos con vinagre

Lavar bayas como las fresas, moras, arándanos o frambuesas con una mezcla de 10 tantos de agua por 1 de vinagre ayuda a eliminar las bacterias, con lo que además de mantener su consistencia, ayuda a que se conserven más días en buenas condiciones.