3 consejos para buscar el empleo de tus sueños cuando no hay vacantes

Analiza estas opciones que podrían darte el trabajo que siempre has querido

3 consejos para buscar el empleo de tus sueños cuando no hay vacantes
Apuesta por buscar un trabajo de lo que te gusta, pero sobre todo de lo que verdaderamente sabes hacer.
Foto: Pexels

Lo sabemos, en todos lados del mundo hay empresas que a diario cierran sus puertas y vacantes que se pierden a causa de la crisis económica global. Sin embargo, quien mantiene su búsqueda de trabajo y sueña con el empleo de sus sueños, aun tiene una luz al final del túnel.

Para ellos existe una metodología de tres sencillos pasos que funciona muy bien a la hora de aspirar a un buen puesto, sobre todo cuando las empresas que tienen en la mira no cuentan con vacantes, o bien cuando el mercado es muy cauteloso con las contrataciones que quiere hacer.

1. Apuesta por lo que más quieres

Antes de aplicar al empleo de tus sueños, ten muy bien definido lo que quieres hacer y dónde quieres hacerlo. Uno de los errores más comunes que hace la gente es que, por desesperación, aplica a todo lo que suena medianamente cercano a su perfil. Apuesta por lo que te gusta, pero sobre todo a lo que verdaderamente sabes hacer.

2. Salta algunas barreras

Si vas a pedir trabajo, tienes que saber a quién pedírselo. No debes escribirle a un reclutador sino a quien puede tener el poder de decidir si debes ingresar o no al equipo de trabajo. Busca en el sitio de la empresa el director del área que te interesa o tal vez funcione si lo contactas vía LinkedIn.

3. Ve al grano y pide la oportunidad

No hablamos de que levantes el teléfono y te ofrezcas como la pieza única que le falta al inventario. Se trata de pedir trabajo con una carta bien estructurada, sencilla y que siga un buen orden: tú (la empresa), yo (tú quien quieres el trabajo), y nosotros (lo que pueden hacer juntos).

El primer párrafo debe ser corto, de máximo tres líneas, diciendo lo que te gusta de la empresa y del área específica que te llama la atención. Endulzarles el oído. Luego vas a venderte, hablar de ti, de tu trabajo hasta el momento. Finalmente, vas por el nosotros, sé claro en lo que quieres: una entrevista.

Y para cerrar con broche de oro, dile que esperas una respuesta de su parte. Y hazle saber que tal vez le escribas otra vez, por si pierde tu correo. Una vez enviado el mail, espera dos semanas para escribir otra vez si no contestan. Y luego una más. Si te dicen que no desde el primer correo, déjalo por la paz.