5 artículos que son más caros en una farmacia

A pesar de la variedad de sus productos más allá de su ramo, los precios no suelen ser los mejores

5 artículos que son más caros en una farmacia
Los pañales suelen tener mejores precios en los supermercados.
Foto: RAUL ARBOLEDA / Getty Images

Las grandes cadenas de farmacias suelen ser una buena alternativa para compras imprevistas por sus horarios de atención y lo variado de las mercancías que pone a la venta más allá de las que le competen a su giro; sin embargo, en muchas ocasiones distan mucho de tener los mejores precios en ciertos productos, por lo que siempre es bueno tener una perspectiva más amplia para tomar la mejor decisión, por eso te dejamos 5 productos que suelen ser más caros en una farmacia de cadena.

1. Medicamentos por prescripción

Aunque pareciera una contradicción en su planteamiento, en efecto, las medicinas que solo se venden bajo una receta suelen ser más baratas en los puntos de venta de los supermercados que en las propias cadenas de las grandes farmacias, la diferencia puede ser aun mayor si se trata de productos genéricos. La razón es que el departamento farmacéutico suele usarse como un “gancho” para atraer clientes a las tiendas, mientras que en las farmacias tradicionales, la mayor parte de las ganancias está en las medicinas de este tipo.

2. Pañales

Es sabido que las grandes cadenas de farmacias tienen muchas ventajas a la hora de atender una compra imprevista como puede resultar un paquete de pañales; sin embargo, a no ser que cuenten con una oferta en particular, la gran mayoría de las veces el precio será mayor que en otro tipo de cadena de supermercado. Al ser un artículo que fácilmente se puede anticipar, lo más recomendable es comprar por cierto volumen en las grandes cadenas o incluso en línea.

3. Papel higiénico

En un caso similar al de los pañales, la mejor opción para el ahorro es adquirir estos productos en un mayor volumen, eso permitirá prevenir los inconvenientes que se puedan dar cuando este artículo comience a escasear en los hogares y no verse obligado a adquirirlo de último minuto en una farmacia.

4. Maquillaje

Al menos que se cuente con una tarjeta de membresía de la farmacia que promueva descuentos en ciertos productos como los lápiz labiales o lo delineadores, no es buena idea para el bolsillo adquirir el maquillaje en estos establecimientos y una vez más, la opción más económica la mayoría de las veces serán los supermercados o las compras en línea.

5. Alimentos congelados

Estas suelen ser compras de antojo y no planeadas, por lo que si hacemos un viaje a una farmacia, es probable que la tentación sea mayor y se decida comprar algún helado recién salido del congelador, en especial en época de calor; no obstante, si se planean mejor estos gustos, se encontrarán precios más económicos en otros puntos de venta.