5 consejos para ahorrar en la compra de tu automóvil seminuevo

Encontrar el mejor vehículo disponible en el mercado puede ser un esfuerzo de varios días

5 consejos para ahorrar en la compra de tu automóvil seminuevo
Negociar el precio del auto que queremos es clave.
Foto: Mike / Pexels

Cuando ha llegado la hora de cambiar de vehículo, ya sea por gusto, porque nos resulta obsoleto o simplemente porque sientes que es necesaria la renovación, hay una serie de consideraciones a tomar en cuenta, por lo que te dejamos los 5 consejos esenciales para que adquieras o cambies tu vehículo seminuevo.

1. Presupuesto

No podemos dar el paso de cambiar nuestro automóvil o bien, comprarse por primera ocasión alguno, sin antes tener claro el dinero que tenemos disponible, ya sea por el ahorro con el que ya contamos o por el recurso que le asignaremos si es que toca adquirirlo vía un financiamiento con mensualidades, para estos casos, los expertos consideran que no debes destinarle más del 15% de tus ingresos al mes, lo que te permitirá navegar en aguas más calmadas con el objetivo de cumplir con tus pagos.

Si por el contrario, durante algún tiempo se ha destinado a guardar para comprarse un vehículo, la recomendación es pagarlo en una sola exhibición, ya que además de un posible descuento por esta vía, pagarás menos si te saltas los intereses acumulados en un plazo determinado.

2. Paciencia

Aunque cuando llega el momento nos imaginamos dirigiéndonos al lote listo para comprar a como dé lugar, al tratarse de automóviles y todas las variables que implica un mercado de consumo tan grande, lo mejor es no ser impulsivo y buscar con calma todas las alternativas que se encuentran en el mercado, para ello, también es bueno consultar el llamado Kelley Blue Book o simplemente conocido por muchos como “Libro Azul” para vigilar el precio estimado según el año.

3. Negociar

Después de tener en claro nuestro presupuesto y realizar la labor documental correspondiente para conocer los precios comerciales de los automóviles, estamos listos para detectar las buenas oportunidades de compra y cuáles opciones tal vez ameritan un descuento por las condiciones en las que se encuentran; es común que al llegar a ver al automóvil con ciertos detalles que podrían bajar el precio, se pueda hacer un ajuste que beneficie en ambas partes.

4. Intercambiar

Si se trata de reemplazar a nuestro viejo vehículo es importante saber si te lo pueden aceptar como parte del pago; de ser así, tan solo ese simple movimiento te podría tener dos beneficios. Por un lado te ahorra el trámite de vender el automóvil propio sin que batalles en ese proceso, mientras que por el otro, puede representar un buen descuento que no tenías del todo contemplado.

5. Mantenimiento

Una de las cosas que debieran estar debidamente consideradas, pero que es muy común que no se lleve a cabo, es el hecho de determinar los gastos que vendrán una vez que adquirimos el vehículo. Es decir, no es nada más se trata del modelo que nos gusta por sí solo, también hace falta evaluar el rendimiento de combustible, cotizar los seguros, refacciones, mano de obra cuando se necesiten reparaciones y una serie de gastos que incluso podrían ser mayores al modelo anterior.