5 tipos de malos jefes y cómo lidiar con ellos

Debes aprender a identificar al mal jefe pero sobre todo aprender a lidiar con él

5 tipos de malos jefes y cómo lidiar con ellos
Es una realidad dura, no todos los jefes son grandes líderes y eso causa mucha frustración.
Foto: Pixabay

Tener un trabajo es una bendición, las personas laboran a diario por amar su profesión o algunos más porque la remuneración les permite pagar sus facturas. Pero no muy lejos de ellos existe su jefe, la figura de supervisión con autoridad que en ocasiones no es un buen líder sino una piedra en el zapato.

Ante ese jefe mal encarado, o en ocasiones solo autoritario con mucha sutileza, debes aprender a identificar al mal jefe pero sobre todo aprender a lidiar con él para que puedas seguir tus labores sin mayor inconveniente, como recomienda Fast Company.

1. Tu jefe no es amigable
Si con el paso del tiempo has sentido que no eres del agrado de tu gerente, tal vez busques un poco de empatía en esta nueva era laboral. Pero es posible que no hayas comprendido que tu jefe podría ser parte de las estadísticas del agotamiento laboral inducido por la pandemia. Perdona que no te salude a diario, mejor haz lo que puedas para facilitarle su vida en el trabajo y eso te hará mejor persona, te permitirá ser más fuerte y crecerás como empleado.

2. Tu jefe no es un líder
Es una realidad dura, no todos los jefes son grandes líderes y eso causa mucha frustración. Si es abusivo o te trata con menosprecio, tal vez debas parar pronto buscando una nueva oportunidad en otra área o fuera de la empresa.

3. Tu jefe es irrespetuoso
En cualquier trabajo, todos los empleados merecen respeto, y mucho más en estos tiempos de pandemia porque cada persona atraviesa por sus propias inseguridades y problemas ajenos a su voluntad. Si laboras bajo la mirada de un jefe tóxico con poca consideración por su contribución, si se la pasa buscando fallas en tu trabajo o demerita tu presencia en reuniones, es probable que debas mirar ya hacia otro lado porque ese tipo de jefes jamás tendrá voluntad de involucrarse con su personal.

4. Es un jefe sexista, racista u homofóbico
Bajo ningún motivo, razón o circunstancia, un jefe puede ser excusado de insultos de género, raza u orientación sexual. Si te hace algún comentario de tinte discriminatorio, acércate a él y habla sobre tu incomodidad, menciona que es inaceptable e hiriente su forma de ser y que ojalá pudiera cambiar. En caso de que sientas que no va a escucharte, acude a Recursos Humanos, pero al mismo tiempo ve preparando tu currículum para alejarte de él.

5. Tu jefe evita tu crecimiento
Hay algunos jefes que no insultan, no comentan sobre tus preferencias, no son irrespetuosos, pero simplemente no te dejan crecer ni te dan ese ascenso que tanto te han prometido. Si vives culpándolo por no crecer, medítalo un poco. Tal vez no sea su culpa sino simplemente la empresa no da para más aumentos y en medio de una pandemia sea mejor comprender la situación con calma.