Cómo ahorrar para la jubilación cuando no tienes un plan 401(k)

Los trabajadores independientes tienen opciones de planes de ahorro. Y si actúas rápido, aún puedes aportar para el año fiscal 2020

Cómo ahorrar para la jubilación cuando no tienes un plan 401(k)
Ahorrar para la jubilación es uno de los puntos fundamentales de la administración de recursos durante la vida activa.
Foto: Pexels

Una encuesta reciente reveló que la pandemia ha hecho que muchos estadounidenses pierdan la confianza en su capacidad para permitirse una jubilación cómoda.

Los que tienen menos confianza tienden a ser los que carecen de un plan de jubilación, como los trabajadores independientes y autónomos, en comparación con los que tienen un plan 401(k) del empleador.

El hecho es que, incluso sin un empleador, puedes crear un plan de jubilación. Y cuanto antes empieces, mejor. Debido a la pandemia, los contribuyentes tienen una prórroga especial hasta el 17 de mayo para realizar aportes a cuentas individuales de jubilación para el año fiscal 2020.

Según una encuesta reciente de Fidelity, en general, el 82% de los estadounidenses afirma que sus planes de jubilación se han visto afectados negativamente por la pandemia, y cerca de un tercio afirma que tardarán dos o tres años en volver a la normalidad, debido a factores como la pérdida de empleo o el retiro de fondos de jubilación.

Como han revelado otros estudios, la participación en un plan de jubilación está estrechamente relacionada con la confianza de los trabajadores. Según un estudio realizado en 2020 (PDF) por el Employee Benefit Research Institute (EBRI), el 78% de las personas cubiertas por un plan 401(k), una cuenta individual de jubilación (IRA en inglés) o una pensión tienen al menos algo de confianza en la jubilación, en comparación con el 41% de los que no la tienen.

Para la mayoría de los trabajadores que tienen un plan 401(k), la aportación de la empresa es una ventaja”, dice Craig Copeland, investigador asociado de EBRI. “Otro gran efecto es el ahorro automático: el dinero sale de la nómina antes de ser gastado”.

Pero la mitad de los trabajadores estadounidenses carecen de un plan del empleador. Muchos trabajadores en estos días son independientes o trabajan a tiempo parcial y no tienen derecho a un plan. Otros trabajan para pequeñas empresas que carecen de prestaciones de jubilación.

La buena noticia es que es fácil para los trabajadores independientes y otros trabajadores que carecen de planes de empleadores establecer su propia versión de un 401(k), que puede ayudar a ahorrar en impuestos y generar ahorros. Puedes encontrar estas opciones de cuentas de jubilación ofrecidas en la mayoría de las compañías de fondos y las empresas de corretaje a bajo costo. Aquí hay tres planes populares a considerar.

IRA tradicional o Roth

Si estás empezando, quizás quieras quedarte con lo básico: una cuenta IRA tradicional o Roth. Puedes aportar hasta $6,000 para los años fiscales 2020 y 2021 (más $1,000 adicionales si tienes 50 años o más). Con una IRA tradicional, tus aportaciones pueden ser deducibles [de impuestos] y el crecimiento es con impuestos diferidos.

Si no estás cubierto por un plan de una empresa, tus aportaciones a la IRA tradicional son deducibles [de impuestos] sin límites de ingresos. Pero si tienes un cónyuge cubierto por un plan, pueden aplicarse límites de ingresos. Para más detalles, consulta el sitio web del IRS.

Con una cuenta IRA Roth, tus aportaciones se realizan después de impuestos, pero tu dinero crecerá libre de impuestos y no pagarás impuestos sobre tus distribuciones siempre que sigas las reglas de retiro de dinero. (Por lo general, debes haber mantenido la cuenta durante cinco años y haber cumplido 59½ años o más). Además, puedes retirar tus propias aportaciones en cualquier momento sin pagar impuestos.

Las cuentas IRA Roth tienen límites de ingresos. Aquellas personas que están casadas y presenten una declaración conjunta deben tener ingresos brutos ajustados modificados por debajo de $196,000 para 2020 (por debajo de $198,000 para 2021) para hacer una aportación completa.

¿Qué cuenta IRA es la más adecuada para ti? Depende mucho de tu edad y de tus ingresos actuales. Los jóvenes, por ejemplo, suelen tener menos ingresos y, por lo tanto, pagan menos que cuando sean mayores.

“Si crees que tus impuestos serán más altos más adelante de lo que son hoy, una IRA Roth podría ser mejor”, dice Wade Pfau, profesor de ingresos de jubilación en el American College of Financial Services.

Por el contrario, las personas con mayores ingresos pueden querer obtener la deducción fiscal inmediata con una IRA tradicional. (Esta calculadora puede ayudarte a elegir entre una cuenta IRA Roth y una IRA tradicional).

Es imposible saber con certeza cómo podrían cambiar tus impuestos dentro de unos años, por lo que muchos asesores financieros sugieren que cubras todos tus frentes. Aporta a ambos tipos de IRA, aunque deberás mantener tus aportaciones totales por debajo del límite de $6,000 (o $7,000) de este año. Y revisa tus opciones periódicamente a medida que cambien los tipos de impuestos y tus ingresos.

Sea cual sea la IRA que elijas, establece un plan de inversión automático para asegurarte de que tus ahorros realmente se realicen, lo cual es una ventaja clave de un plan 401(k) del empleador. En la mayoría de las compañías de fondos y corredores de bolsa es sencillo hacerlo en línea. Solo tienes que introducir tu datos bancarios, la frecuencia con la que deseas invertir y el monto de la transferencia.

“Si no estás seguro de tu flujo de caja, está bien comenzar con cantidades pequeñas, incluso $100 al mes”, dice Marguerita Cheng, planificadora financiera certificada y directora ejecutiva de Blue Ocean Global Wealth en Gaithersburg, Maryland. “Puedes aumentar las cantidades más adelante, cuando tengas una mejor idea de tus ingresos”.

SEP IRA

Si trabajas por cuenta propia o tienes un trabajo de medio tiempo, puedes abrir una cuenta IRA simplificada para empleados (SEP). Con estos planes, puedes obtener una deducción en tu aportación, que crecerá con impuestos diferidos. Al igual que las IRA normales, las SEP están ampliamente disponibles en empresas bursátiles y compañías de fondos.

Si te has constituido como empresa, el máximo global que puedes guardar en una SEP es el 25% de tu remuneración (PDF), hasta $57,000 en 2020 y $58,000 en 2021.

Para los que no están incorporados se aplica el mismo máximo, pero el porcentaje de ingresos que puedes aportar se reduce por las deducciones, incluyendo la mitad del impuesto al trabajo por cuenta propia (el impuesto FICA). Por ejemplo, alguien que gane $100,000 podría aportar hasta $18,587 este año. (Prueba una calculadora en línea, como ésta, para ayudarte a calcular tu aportación a la SEP).

Estos planes son muy flexibles, lo que hace que la SEP sea una opción atractiva si no tienes un flujo de ingresos constante.

“Es el plan perfecto para los que procrastinan”, dice Cheng. No tienes que hacer una aportación cada año. Aunque el plazo de aportación de la SEP-IRA se extendió hasta el 17 de mayo, incluso bajo las reglas fiscales normales, tienes hasta octubre para depositar el dinero, si solicitas una prórroga.

401(k) individual

Para los empresarios individuales, un plan 401(k) individual, también conocido como 401(k) por cuenta propia, te permite establecer tu propio plan de jubilación con muchas de las mismas ventajas que un plan 401(k) de una gran empresa. (Para calificar, no puedes tener ningún empleado además de tu cónyuge). Al igual que con un plan del empleador, las aportaciones se deducen de la nómina y se invierten con impuestos diferidos en los fondos que elijas. Algunos proveedores ofrecen una opción Roth 401(k).

Al igual que con las cuentas individuales IRA, los empresarios individuales pueden aprovechar la prórroga del IRS hasta el 17 de mayo para las aportaciones al plan de 2020, dice Ed Slott, contador público y fundador de IRAhelp.com.

Si tienes los ahorros, puedes guardar incluso más dinero en un plan 401(k) por cuenta propia que en una SEP-IRA, dependiendo de tu nivel de ingresos. Esto se debe a que puedes aportar de dos maneras, como empleador y como empleado, hasta un máximo de $57,000 para 2020 o $63,500 si tienes 50 años o más. Para 2021, el máximo se eleva a $58,000 y $64,500, respectivamente.

Supongamos que obtienes una ganancia neta de $100,000 en tu negocio. Como empleado, puedes aportar hasta $19,000 para 2020 ($26,000 si tienes 50 años o más), o hasta el 100% de la remuneración, lo que sea menor. Además, como empleador, puedes guardar una parte de tus ganancias después de deducir el impuesto sobre el trabajo por cuenta propia. En total, un ahorrista joven podría ahorrar hasta $38,087 frente a los $18,587 en una SEP. (Para ver cuánto puedes aportar a un plan 401(k) por cuenta propia, prueba esta calculadora).

Puede haber un poco más de papeleo en el caso de un plan 401(k) individual. Los planes con más de $250,000 en activos suelen tener que presentar un formulario 5500 al IRS. Pero la mayoría de los proveedores pueden hacerlo por ti, a menudo como parte de la tarifa del servicio básica.

Con un plan 401(k) por cuenta propia, también puedes pedir un préstamo de tu plan, generalmente puedes sacar hasta el 50% del saldo hasta $50,000, si tu plan ofrece esa posibilidad. Se trata de un buen respaldo en caso de emergencia. Pero al igual que con un plan 401(k) normal, tu objetivo es dejar que el dinero crezca hasta que estés listo para utilizarlo en la jubilación.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2021, Consumer Reports, Inc.