Cómo autoemplearte en este pandemia, utilizando las redes sociales para promocionarte

Lo mejor del autoempleo es que tus ingresos llegan casi de forma inmediata

Cómo autoemplearte en este pandemia, utilizando las redes sociales para promocionarte
Trabajar por cuenta propia no implica ser informal. Si vez que te empieza a ir muy bien y tu emprendimiento está dando grandes frutos, entonces acércate a la formalidad.
Foto: Pixabay

Tienes una idea de negocio pero no sabes cómo empezar o qué hacer para lograrlo, entonces debes seguir tu corazonada y prepararte lo suficiente para autoemplearte, pues bien podrías ser el próximo empresario exitoso de tu familia.

Expertos en desarrollo humano y emprendimiento aconsejan analizarte sobre en qué eres bueno, empezar de a poco y sobre todo utilizar las redes sociales para promocionarte en pequeños círculos… y después a lo grande.

Ya sea que hagas diseños de ropa, prepares comida deliciosa, decores muy ricos pasteles o sepas diseñar logotipos o páginas web, cualquier oficio es bueno pero sobre todo necesario para otras personas. Define cuál es tu fuerte y entonces trabaja por tu propia empresa y genera ingresos.

Grace Sandoval, consultora independiente de emprendimiento e innovación, aseguró a Expansión que el desempleo ocasionado por la situación sanitaria es una oportunidad para reinventarse, conocerse a sí mismo y dedicarse a lo que realmente te apasiona hacer.

Por eso debes ir paso a paso para ir en la ruta correcta y conectar con éxito tu emprendimiento con tus consumidores
1. Conócete y sé optimista: Este primero paso tiene que ver con descubrirte quién eres, en qué te gustaría usar tu tiempo libre y qué es lo que más te gusta hacer. En base a esto, el trabajo será tu pasión y ten por seguro que lo vas a capitalizar. Una vez que definas tu habilidad, comienza en pequeño, con una mínima inversión posible.

2. La continuidad depende de ti: Lo mejor del autoempleo es que tus ingresos llegan casi de forma inmediata. Pero esto siempre va a depender de ti, así que si no produces, no ganas y el negocio se termina.

3. Apóyate de las redes sociales: Si haces comidas, por ejemplo, empieza ofreciendo a tus amigos, a tus vecinos, verás que de las recomendaciones de tus cercanos vas a llegar a más compradores. Pero al mismo tiempo crea una página en Facebook o Instagram donde subas tus productos periódicamente. Diles sobre la frecuencia de la producción y los puntos de venta o entrega. Trata de estar cercano a tus posibles compradores.

4. La organización es la clave: Lleva una agenda y estructura las actividades a realizar. Si el negocio requiere la compra de insumos, si es necesario inventariar la mercancía, incluso si es un producto con fecha de entrega, toma las riendas de todo. También lleva controles de publicaciones en redes, si es necesario prográmalas en horarios más específicos en los que consideres que la gente va a responder. Es decir, si vendes pan dulce o pasteles, tal vez una publicación después de la hora de comida vendría bien para antojar a tus clientes.

5. Pasa al autoempleo formal: Trabajar por cuenta propia no implica ser informal. Si vez que te empieza a ir muy bien y tu emprendimiento está dando grandes frutos, entonces acércate a la formalidad. El régimen de incorporación fiscal te puede permitir ese paso a llamarte pequeña empresa y con esto puedes emitir facturas, cumplir con la normatividad y desde luego ir ganando mayor reputación.