Cómo encontrar un preparador de impuestos fiable

Estos consejos podrían ayudarte a encontrar un profesional de confianza y a evitar problemas

Si no sientes que puedes hacer solo los impuestos, es importante que pidas ayuda a un preparador profesional
Si no sientes que puedes hacer solo los impuestos, es importante que pidas ayuda a un preparador profesional
Foto: Shutterstock

Si quieres contratar a alguien que te prepare la declaración de impuestos, hay muchas opciones para elegir.

Hay desde grandes cadenas de preparación de impuestos hasta pequeñas empresas que también venden seguros u otros servicios, pasando por preparadores de impuestos individuales. El truco está en encontrar a alguien con buena reputación y con quien te sientas cómodo.

¿Cómo hacerlo? Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán.

¿Cómo saber si necesitas ayuda con tu declaración de impuestos?

En primer lugar, averigua si realmente necesitas ayuda. Si tienes una declaración sencilla, es decir, una 1040 sin muchas deducciones, lo más normal es que puedas hacer tus propios impuestos.

Si tienes algunas preguntas o simplemente no te sientes comodo hacer tu declaración de impuestos, puedes tomar ventaja de los varios programas con voluntarios que pueden ayudarte a preparar tu declaración de impuestos, a veces de forma gratuita.

Sin embargo, si eres autónomo o propietario de una pequeña empresa, o si has heredado dinero en forma de inversiones, o si vendiste inversiones, negociaste acciones, usaste o vendiste criptomonedas, o simplemente no te sientes cómodo haciendo tus propios impuestos, entonces tal vez quieras considerar la contratación de un profesional, como un contador público certificado (CPA), un agente inscrito (EA) o un abogado de impuestos.

¿A quién debes acudir?

Obviamente, tú quieres a alguien que tenga la experiencia adecuada para resolver tus  necesidades particulares y que su trabajo tenga un precio que puedas pagar. Las grandes cadenas emplean a muchos preparadores y, si estás en un apuro, eso podría ayudarte a programar una cita más rápidamente que con otro profesional que tal vez tenga su agenda llena hasta el 18 de abril, día de los impuestos.

Hay muchas denominaciones del IRS para los preparadores de impuestos pagados pero, en definitiva, las cosas más importantes que te ayudarán a decidir son las credenciales del preparador, la experiencia, la disponibilidad y la ayuda que pueda brindarte si el IRS pide más información sobre ti después de presentar la declaración, o si te hacen una auditoría.

Por ejemplo, en una cadena de preparación de impuestos, a veces tendrás que pagar por la ayuda adicional de un profesional de impuestos en caso de que el IRS necesite más información o si eres auditado, pero probablemente tendrás que optar por el servicio y pagarlo cuando contrates la preparación de impuestos.

El servicio “File with a tax pro” de H&R Block cuesta un mínimo de $80 y se puede hacer en persona o virtualmente. Los precios varían en función de la complejidad de la declaración o de los servicios requeridos. Ya sea que vayas a un preparador individual con credenciales que te permita representarte ante el IRS, como a una gran cadena, es buena idea discutir el costo de representación en caso de auditoría antes de contratarlo.

Aquí están algunas de las acreditaciones importantes del IRS y lo que significan:

Un preparador con número de identificación fiscal (PTIN, por sus siglas en inglés) es el nivel más bajo de acreditación que proporciona el IRS. Un preparador de impuestos con un PTIN -y ninguna otra credencial- se conoce como preparador sin credencial. Si algo va mal con tu declaración, este nivel de preparador no puede representarte y ayudarte a lidiar con el IRS, a menos que haya preparado y firmado la declaración antes de finales de 2015. Tendrás que hacerlo por tu cuenta o contratar a alguien que te ayude.

Un preparador del Programa de Temporada de Presentación Anual del IRS es el siguiente nivel. Estos también son preparadores no acreditados, pero cada año deben tomar 18 horas de clases de educación continua con proveedores aprobados por el IRS. También tienen un PTIN activo, y deben estar de acuerdo con las normas de conducta específicas (PDF). Si algo va mal con una presentación, tienen derechos limitados para representarte ante el IRS.

Los Contadores Públicos Certificados (CPA), los Agentes Registrados (EA) y los abogados tributarios son las credenciales más altas que puede poseer un preparador de impuestos. Estos profesionales son especialmente buenos para la planificación tributaria compleja y la preparación de impuestos. También están cualificados para dar asistencia con la planificación financiera y pueden darte consejos para reducir el pago de impuestos en el futuro. Además, si algo sale mal, sólo estos profesionales en materia fiscal pueden representarte ante el IRS en todos los asuntos relacionados con los impuestos, ya sea en una auditoría o cualquier otra cosa.

¿Cómo puedes encontrar un preparador de impuestos individual?

Consulta el Directorio de Preparadores de Declaraciones de Impuestos Federales del IRS. El Instituto Americano de Contadores Públicos Certificados ayuda a los consumidores a encontrar a un contador público autorizado; también puede facilitar la búsqueda de contadores públicos locales. Busca un EA a través de la National Association of Enrolled Agents.

¿Qué debes preguntar antes de contratarlos?

Pregúntale a tu preparador de impuestos si su oficina está abierta todo el año. A veces, las oficinas de preparación de declaraciones abren durante la temporada de impuestos y luego cierran cuando la temporada termina. Las notificaciones y cartas del IRS y de la autoridad fiscal de tu estado pueden llegar en cualquier momento y necesitarás que la oficina de tu preparador de impuestos esté abierta si eso sucede.

Pide un presupuesto. El costo de la preparación de tus impuestos puede variar, pero normalmente un EA cobra menos que un CPA, según el Better Business Bureau (BBB).

“El costo de la preparación de impuestos variará dependiendo de muchos factores, incluida la complejidad de la declaración”, dice Susan Allen, CPA/CITP, CGMA, gerente principal en el comité de Práctica de Impuestos y Ética del Instituto Americano de Contadores Públicos Certificados. “Por ejemplo, un empresario o consultor autónomo puede necesitar más servicios de planificación fiscal y financiera. Alguien con cambios en su vida, como el matrimonio, los hijos, la planificación de la jubilación, la compra de una nueva casa o la planificación de la universidad, también puede necesitar más ayuda”, dice Allen.

Dile al preparador qué formularios has completado el año pasado para darle una idea de cuáles son tus necesidades tributarias. Esto le ayudará a darte una estimación del precio. Sin embargo, no le des los documentos fiscales reales ni le proporciones los números de Seguro Social u otra información cuando solamente preguntes por sus servicios y honorarios. También puedes pedir una lista de honorarios para varios tipos de ayuda tributaria, para tener una mejor idea de los posibles costos que tendrás que afrontar.

En 2020, la tarifa promedio para contratar un contable que hiciera una declaración federal y estatal 1040 no detallada era $220, según una encuesta de preparadores de impuestos y contables de la Sociedad Nacional de Contables. La declaración federal y estatal detallada promedio cuesta $323.

Busca a un preparador con mucha experiencia. Cuanto más tiempo haya pasado un preparador haciendo declaraciones de impuestos, es más probable que se haya enfrentado a una situación impositiva similar a la tuya.

Pide referencias a tus compañeros de trabajo, amigos y familiares. Es una buena idea encontrar a un preparador acostumbrado a trabajar con gente que tiene un perfil financiero similar al tuyo.

Asegúrate de que sus conocimientos se aplican a tu situación, ya que muchos preparadores se especializan en áreas específicas de la legislación fiscal.

Elige a un preparador que sea miembro de una organización profesional y que tome clases de formación continua.

Asegúrate de que el preparador use un archivo electrónico del IRS y presente la declaración de impuestos en forma electrónica. Los preparadores pagados que hacen impuestos para más de 10 clientes normalmente deben presentarlos electrónicamente.

¿Cuáles son las señales de advertencia de que has elegido al preparador equivocado?

Evita a los preparadores que basan sus honorarios en un porcentaje de tu reembolso: es una señal de alarma de que pueden tener un comportamiento inapropiado, según el IRS. 

Busca si hay quejas contra el preparador en el Better Business Bureau.

Asegúrate de que el preparador firme con su nombre y número de PTIN en tu declaración. En muchos vecindarios hispanos, las agencias de viajes, las agencias de seguros y otros preparan y presentan los impuestos.

Aunque estos servicios suelen ser legítimos, los llamados “preparadores fantasma” (ghost preparers) se niegan a firmar las declaraciones de impuestos que preparan. No firmar una declaración va en contra de la ley y es una señal de alarma de que tu preparador puede estar buscando obtener un beneficio prometiéndote un reembolso demasiado grande y cobrando honorarios basados en el tamaño del reembolso, dice el IRS. Y recuerda, nunca firmes una declaración en blanco o incompleta.

¿Cuáles son tus derechos si tienes problemas con el IRS debido a un error de tu preparador de impuestos?

Si tu preparador cometió un error que conlleva a un pago de impuestos más alto, tendrás que pagarlo. Sin embargo, puedes apelar al IRS para obtener una reducción de las multas, señalando que el cargo adicional fue consecuencia de un error del preparador. También podrías tener que presentar una declaración de impuestos enmendada.

El preparador puede acceder a encargarse de este tipo de seguimiento y a representarte ante el IRS en estos casos. Incluso puede cubrir los cargos fiscales adicionales si se deben a un error que él haya cometido. Muchas de las grandes cadenas dicen que dan diversas garantías, como que tu declaración no tendrá errores y que te conseguirán el máximo reembolso, o te devolverán el dinero. Los preparadores individuales pueden acordar cubrir cualquier deuda adicional ante el IRS ocasionada por un error de ellos.

En cualquier caso, revisa el contrato con el preparador antes de firmarlo, y asegúrate de que entiendes exactamente lo que el preparador hará por ti si un error que comete te lleva a tener que pagar impuestos adicionales.