Cómo la ansiedad afecta nuestras finanzas

Ésta influye en el ahorro de dinero para crear un círculo vicioso en nuestra toma de decisiones financieras

Un mal manejo de las emociones puede influir directamente en el control de nuestras finanzas.
Un mal manejo de las emociones puede influir directamente en el control de nuestras finanzas.
Foto: Pete Linforth / Pixabay

Hace dos meses la economía estadounidense estaba en marcha y la tasa de desempleo era la más baja en décadas. Aún así el 77% de los estadounidenses dijeron sentirse ansiosos por su situación financiera. Ahora la pandemia de coronavirus ha empeorado la situación porque millones de estadounidenses han perdido sus empleos o han cerrado sus negocios con la incertidumbre de no saber cuándo comenzará la recuperación o cuánto tiempo llevará. La población en general está ansiosa por el dinero y su futuro financiero; en particular quienes ya se sentían así, ahora lo están más. 

La ansiedad afecta nuestros comportamientos de compra y ahorrar dinero es tan importante como administrar cómo compramos productos y servicios. Un fondo de emergencia ahorrado que sea suficiente para cubrir varios meses de gastos es la forma más efectiva de resistir una crisis inesperada como la actual, de acuerdo con Psychology Today.  

Para ahorrar dinero de forma regular, es necesario que adoptemos una combinación de hábitos y objetivos de ahorro. El ingreso de una persona tiende a estar sólo moderadamente asociado con ahorrar dinero constantemente, mientras que los factores psicológicos juegan un papel más importante.

A las personas ansiosas les resulta más difícil ahorrar dinero constantemente. Un estudio de 2012 realizado con los hogares que ganaban entre $20,000 y $80,000 mil anualmente descubrieron que una menor ansiedad se asociaba con el ahorro regular. Las personas más ansiosas tenían menos probabilidades de hacer cosas como hacer planes sobre cómo usar el dinero, controlar sus gastos en diversas categorías de gastos o establecer objetivos de ahorro. 

Otro estudio realizado con los estudiantes universitarios que buscaron asesoramiento financiero concluyeron que “gastar más allá de las ganancias, la dificultad para pagar las facturas debido a ingresos inadecuados y alcanzar el límite máximo de gasto en tarjetas de crédito fueron todos comportamientos significativamente asociados con la ansiedad“. 

Ahorrar constantemente y acumular ahorros actúa como un amortiguador contra la ansiedad. Ahorrar dinero es, en sí mismo, terapéutico y se asocia con una menor ansiedad. Un estudio de consumidores suecos descubrió que aquellos que ahorraron dinero de cada cheque de pago también informaron sentirse menos ansiosos y más seguros en su situación financiera actual y futura. 

La ansiedad hace que las personas sean menos efectivas para ahorrar dinero de manera consistente y no tener ahorros hace que las personas se sientan ansiosas. Salir de este círculo vicioso no es fácil. Requiere comprender exactamente cómo la ansiedad afecta el comportamiento de ahorro. Aquí hay tres estrategias específicas a considerar basadas en la investigación psicológica:

1- Las personas ansiosas tienden a generar más objetivos de evitación. Las metas de ahorro son metas de enfoque porque se trata de recompensas como una boda, educación universitaria o jubilación. 

2- También forman más planes de evitación que favorecen acciones seguras y adversas al riesgo y menos planes de enfoque. Estas diferencias sugieren que enmarcar el ahorro de dinero como una forma de evitar resultados negativos puede ser efectivo cuando la ansiedad es alta. Por ejemplo, enfocarse en la sensación de seguridad que proporcionará el ahorro puede ayudar a las personas ansiosas a comenzar a ahorrar dinero. 

3- Las personas tienen más probabilidades de ahorrar cuando usan una mentalidad más abstracta y piensan en términos de alto nivel que cuando se enfocan en detalles específicos. Pensar de manera abstracta es algo que las personas ansiosas hacen naturalmente y debería aprovechar explícitamente. En lugar de pensar en ahorrar para un propósito específico y bien definido, por ejemplo, ahorrar para unas vacaciones de verano en Florida, puede ser más efectivo para una persona ansiosa enmarcar la meta en términos más generales, como ahorrar para unas vacaciones. 

En este momento de gran ansiedad parece una tontería pensar en ahorrar dinero. Sin embargo, dado que la mayoría de los estadounidenses estaban ansiosos por sus finanzas incluso antes de la pandemia de Coronavirus, este período inestable nos brinda la oportunidad de romper algunos de nuestros malos hábitos monetarios, establecer metas de ahorro ambiciosas para nuestro futuro y tratar de romper lo dañino.