Cómo mantener viva una propuesta de trabajo que se detuvo por la pandemia

Mientras no tengas una mala noticia de la empresa, puedes dejar la llama encendida con algunos recursos básicos

Cómo mantener viva una propuesta de trabajo que se detuvo por la pandemia
Busca un tono correcto para ponerte a disposición de la empresa reclutadora para que sepan que cuentan contigo para trabajar.
Foto: Pexels

La crisis del coronavirus ha venido a afectar a miles de empresas y sus procesos de contratación, que por eso muchas personas que pensaban conseguir un empleo antes de la pandemia han tenido que poner en pausa esos avances que llevaban.

Pero mientras no tengas una mala noticia de la empresa, puedes mantener la llama encendida con algunos recursos básicos que puedan hacer que se reviva el proceso dentro de poco tiempo o incluso que puedas lograr esa ansiada contratación.

Estos son cuatro pasos sencillos qué tomar para mantener viva esa propuesta:

Qué pasó con la propuesta

Como paso inicial, pregunta a tu contacto en el equipo de contratación por qué la oferta está en espera. También debes intentar averiguar si el proceso de contratación simplemente se ha ralentizado o si se ha detenido formalmente, ya que existe una diferencia significativa.
En un proceso lento, todavía existe la posibilidad de que lo contraten; puede significar simplemente retrasar un tiempo para cuando puedas unirte a la organización. Si este es el caso, pregunta cuándo podría reanudarse el proceso y así saber cuánto tiempo estarías dispuesto a esperar.

Ofrece un trabajo temporal

Incluso cuando una posición se ha detenido, las necesidades de la organización no han desaparecido. Investiga si la empresa está dispuesta a contratarte temporalmente durante la pausa de contratación. Por ejemplo, la empresa podría convertir tu oferta de trabajo retirada en un puesto independiente o de contratista durante unos meses, en lugar de comprometerse a una contratación permanente a tiempo completo.

Mantente positivo

Debes entender que como esa empresa, muchas tantas han retrasado sus procesos de contratación debido a la recesión económica. Busca entablar comunicación con ellos pero no muestres tu preocupación, mejor encuentra un tono correcto para ponerte a disposición dentro de unas semanas más tarde para que sepan que cuentan contigo para trabajar juntos.

Prepárate para volver al proceso

Aunque no hay garantías de nada, tal vez una buena oportunidad no puede ser realidad si no se le da un seguimiento diligente. Intenta no renunciar tan fácil al proceso de selección, muestra empatía por los tiempos actuales y persiste para alcanzar ese objetivo profesional.