Cómo saber si has alcanzado tu límite mental y emocional en el trabajo y qué puedes hacer para recuperarte

El trabajador puede ser atrapado por el estrés al grado de no reconocerse, enfermarse y sentirse más agotado que el anterior

Cómo saber si has alcanzado tu límite mental y emocional en el trabajo y qué puedes hacer para recuperarte
Algunas empresas pueden tratar los días de salud mental como días de enfermedad y es posible que no necesiten más explicaciones.
Foto: Pixabay

Vivir para trabajar se ha vuelto muy normal, con ello la sobrecarga emocional y el estrés llegan a atrapar al trabajador al grado de no reconocerse, enfermarse y sentirse más agotado que el anterior, que por ello debe haber una pausa urgente para eliminar ese agotamiento.

A este receso se le llama un día de salud mental, que no es otra cosa que un día libre del trabajo cotidiano a fin de liberar esa carga para recuperarse del agobio diario. Faltar un día al trabajo sin sentirse físicamente enfermo puede arrojar cuestionamientos éticos, pero sin duda que a veces hace falta preguntarte si has alcanzado tu límite mental y emocional.

¿Cómo saber si llegaste al borde del estrés laboral?
Existen algunas señales infalibles, sugeridas por U.S.News que pueden obligarte a tomar pronto un día de salud mental, con el propósito de evitar problemas como ansiedad o depresión, estrés crónico o provocarte una gama de dolencias como aumento de peso, presión arterial alta o incluso un infarto.

* Te sientes más ansioso de lo habitual
* Te sientes abrumado
* Tienes problemas para concentrarte en el trabajo
* Tienes algo importante con lo que lidiar en tu vida personal que te distrae en el trabajo
* Te has sentido estresado y agotado sin alivio durante varias semanas o meses

Explica tu caso y solicita un día de salud mental
Si has encontrado respuesta a tu cuestionamiento y necesitas solicitar un día libre de salud mental, revisa las políticas de tu empresa sobre los días de enfermedad, los días de salud mental y el tiempo fuera de la oficina.

Algunas empresas pueden tratar los días de salud mental como días de enfermedad y es posible que no necesiten más explicaciones de cuándo esperan que regreses. Aquí lo importante es presentar un caso sólido de por qué necesitas el día libre.

Con permiso, es hora de desconectarse
Después de que tu jefe te haya dado la aprobación para tomarte un día de salud mental, encárgate de desconectarte por completo de cualquier actividad o correspondencia relacionada al trabajo. Puedes hacer algo creativo como pintar o escribir un diario, hacer ejercicio, hablar con un terapeuta, leer un libro o meditar. El propósito de este tiempo libre especial es volver a tu semana laboral restaurado y rejuvenecido, así que piensa en lo que debes hacer para que eso suceda.