Cómo volverte irresistible para esa empresa en donde quieres trabajar

Sigue estos consejos para poder posicionarte como un gran prospecto

Cómo volverte irresistible para esa empresa en donde quieres trabajar
Piensa en un ejemplo de éxito en un trabajo anterior a fin de mostrar evidencias de tus fortalezas y tu talento.
Foto: Pixabay

Con la pandemia encima y la crisis laboral sostenida, es muy difícil tener tantas oportunidad de empleo. Sin embargo siempre existen algunos caminos para ser el candidato ideal para ese puesto que tanto deseas, así que sigue leyendo y pon manos a la obra en ese objetivo profesional.

Existen cinco consejos básicos, publicados por Career Money Life, con los que puedes ser capaz de posicionarte como un gran prospecto para la empresa que tanto has perseguido.

Revisa tu objetivo profesional
Trata de poner atención a detalle en tu currículum impreso o el de LinkedIn, y en el apartado de objetivo profesional piensa que debes escribir lo que realmente te apasiona hacer. Que ese objetivo esté al frente y al centro de tu perfil, para que tu reclutador se dé cuenta lo mucho que te enfocas en tus sueños.

Presume tus habilidades
Conocer tu propio grupo de habilidades y fortalezas en tu desempeño laboral sin duda proyecta confianza al empleador, y esto con mayor razón te ayudará a destacar entre la multitud cuando llegue tu momento de brillar.

Recuerda la evidencia
Piensa bien un ejemplo de éxito de trabajos anteriores en donde hayas tenido la oportunidad de demostrar tus fortalezas y tu talento. Estas evidencias funcionan de maravilla porque te ayudan a ubicar tus habilidades y te dan valor extra como empleado.

Prepara casi un guión o discurso
Formula un par de oraciones que te permitan resumir tu experiencia, fortalezas, calificaciones y metas. Cuando de hablar de ti se trata, este consejo te ayudará porque las palabras que utilices te permitirán dar un buen mensaje en tu discurso.

Practica frente al espejo
Quítate el nervio de estar frente a tu reclutador, precisamente parándote “frente a él” en un juego ante el espejo. Practica con frecuenta hasta que logres que tu discurso se perciba con naturalidad y autenticidad.