Comprar la despensa después de comer te puede ahorrar mucho dinero

Estudios científicos han concluido que la sensación de apetito provoca compras impulsivas

Comprar la despensa después de comer te puede ahorrar mucho dinero
Llegar al supermercado con hambre genera mayores gastos en la compra.
Foto: Michael Loccisano / Getty Images

La experiencia de salir de compras al supermercado debe ir acompañada de una serie de recomendaciones para optimizar la visita y cuidar al máximo el presupuesto con el objetivo de no gastar de más, en especial cuando se trata de adquirir productos no indispensables o fuera de la lista de la despensa.

A estos consejos, se suma la investigación realizada hace unos años por los académicos Alison Jing Xua, Norbert Schwarzb, y Robert S. Wyer Jr, académicos de la Escuela de Administración de Carlson, la Universidad de Minnesota y la Universidad de California, quienes concluyeron que el hambre promueve la adquisición de objetos mientras estamos en los supermercados, el cual ha sido reafirmado con otros estudios más recientes relacionados con la neurociencia.

A través de cinco estudios de laboratorio y campo, los científicos concluyeron que el apetito “aumenta la accesibilidad de los conceptos relacionados con la adquisición y la intención de adquirir no solo alimentos, también otros objetos no comestibles”, según se lee en el documento de la investigación.

Así, comprar con el estómago vacío incrementa considerablemente la posibilidad de que se imponga el impulso. “Esto presumiblemente ocurre porque el hambre hace más accesibles los conceptos y comportamientos relacionados con la adquisición, lo que influye para decidir en situaciones en las que pueden aplicarse”, destaca la publicación. “La influencia del hambre se extiende más allá del consumo de alimentos hasta la adquisición de artículos no alimentarios que no pueden satisfacer la necesidad subyacente”.

Por su parte, Juan Graña, director general de Neurologyca, empresa española dedicada a la consultoría del llamado neuromarketing, confirmó los descubrimientos del equipo de investigadores en Estados Unidos con otros estudios realizados por su cuenta. “Con hambre compramos mucho más porque nuestras motivaciones en el cerebro cambian cuando tenemos esa sensación”, explica en entrevista para el diario La Voz de Galicia.

Así que la próxima ocasión en la que toque salir de compras, será importante prevenirse comiendo lo suficiente antes de emprender la actividad para no tener la sensación de apetito al momento de llegar al supermercado o a un centro comercial y realizar compras innecesarias inconscientemente.