¿Con quién se recuperaría más rápido la economía? Qué proponen Trump y Biden tras las convenciones partidistas

Impuestos, gasto público, comercio, regulaciones, salario mínimo. Conoce las propuestas básicas de los candidatos

¿Con quién se recuperaría más rápido la economía? Qué proponen Trump y Biden tras las convenciones partidistas
Las propuestas del candidato demócrata no son tan mal vista por los especialistas.
Foto: Alex Wong / Getty Images

Tras las convenciones de sus partidos, el presidente Donald Trump y el exvicepresidente Joe Biden presentaron visiones marcadamente divergentes sobre cómo sacar a la economía estadounidense de la recesión más profunda desde la Gran Depresión en medio de la pandemia de COVID-19.

Trump prometió más recortes de impuestos y regulaciones, y dejó en suspenso la perspectiva de aranceles adicionales contra China.

Por su parte, Biden prometió aumentar los impuestos a los ricos y a las corporaciones y usar el dinero para mejorar la infraestructura del país y cambiar hacia un futuro de energía limpia, hacer que la vivienda y el cuidado infantil sean más asequibles y mejorar la educación, entre otras propuestas.

Algunos economistas dicen que el plan de Biden es más adecuado para recuperar los 13 millones de empleos perdidos en la recesión inducida por la pandemia. Más de 9.3 millones de los 22 millones de empleos eliminados se han recuperado gracias a la reapertura de empresas cerradas y la recontratación de trabajadores.

Las opiniones de los especialistas son encontradas, de acuerdo con una nota publicada el lunes por USA Today.

“El objetivo del próximo presidente será volver al pleno empleo lo antes posible”, dice Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics. “Biden llegaría mucho más rápido que Trump”.

Pero otros economistas argumentan que el enfoque de libre empresa de Trump desatará de manera más efectiva el espíritu animal de los empresarios

“En general, creo que Trump será mejor para la economía de Estados Unidos”, dice el economista Chris Edwards del Cato Institute. “Trump será mejor desde una perspectiva de libre mercado”.

La campaña de Biden ha presentado un plano detallado de su infraestructura y otras propuestas que, según dice, crearán 12 millones de puestos de trabajo. La campaña de Trump ha proporcionado vagas propuestas económicas que podrían desarrollarse más adelante. El presidente, por ejemplo, prometió crear 10 millones de puestos de trabajo en 10 meses, pero no especificó cómo.

Este es un desglose de lo que se conoce sobre sus planes hasta ahora:

Impuestos

Trump: En su discurso de nominación, sugirió que propondrá recortar los impuestos individuales, pero no dijo cuáles.

También ha dicho que considera reducir los impuestos para la clase media y sobre las ganancias de capital. Cualquiera de estos cambios tendría que ser aprobado por el Congreso.

Un resumen publicado por su comité de campaña la semana pasada enumera un crédito fiscal y créditos fiscales “Made in America” ​​para las empresas que traen puestos de trabajo de China. También cita deducciones de gastos del 100% para industrias como la farmacéutica y la robótica que devuelven la fabricación a los Estados Unidos.

Como parte de la oleada de órdenes ejecutivas de Trump a principios de este mes, ordenó al Departamento del Tesoro que permitiera a los empleadores aplazar el pago de ciertos impuestos sobre la nómina desde el 1 de septiembre hasta fin de año para los estadounidenses que ganan menos de $100,000 dólares al año.

Resultado: The Tax Foundation dice que es difícil analizar las ideas sin más detalles. Pero el grupo dice que la estructura actual del código tributario dificultaría un recorte de impuestos para la clase media.

“El beneficio de las reducciones de tasas se acumularía para los que ganan más, ya que los que ganan menos se enfrentan a impuestos reducidos (o cero)”.

En 2017, Trump encabezó una reforma fiscal de $1.5 billones de dólares, la Ley de Reducción de Impuestos y Empleos, pero el Centro de Política Fiscal (TPC) dijo que la mayoría de los beneficios fueron para los hogares más ricos.

Los críticos cuestionan la legalidad de un recorte de impuestos sobre la nómina que no ha sido aprobado por el Congreso. Y los grupos empresariales dicen que muchos empleadores no implementarán la medida porque resultará en impuestos sobre la nómina más altos el próximo año.

Zandi está de acuerdo con la Tax Foundation en que es difícil evaluar las propuestas fiscales porque Trump no proporciona detalles: “Los recortes de impuestos proporcionan un pequeño impacto económico por el dinero, lo que aumenta significativamente la carga de la deuda de la nación y proporciona poco impulso económico”.

Biden: Su administración aumentaría los impuestos y eliminaría las lagunas para las personas que ganan más de $400,000 dólares anuales.

Además, gravaría las ganancias de capital y los ingresos por dividendos a tasas ordinarias para ingresos superiores a $1 millón y aumentaría la tasa del impuesto de sociedades del 21% al 28%, entre otros cambios.

Resultado: el TPC dice que los aumentos impulsarían los ingresos fiscales en $4 billones de dólares durante la próxima década.

La economista Nancy Vanden Houten, de Oxford Economics, dice que apoya el plan porque está dirigido a personas adineradas que probablemente ahorrarían, en lugar de gastar sus ganancias fiscales, lo que haría relativamente poco daño a la economía.

Pero Edwards, de Cato, sostiene que son los ricos los que lanzan proyectos empresariales que expanden la economía. El aumento de sus impuestos sobre la renta y las ganancias de capital desalentará tales actividades, dice.

“Sería un duro golpe para la economía de la innovación de Estados Unidos ”, dice.

Nuevo gasto

Trump: Su administración quiere lanzar una rama de guerra espacial conocida como fuerza espacial y establecería una presencia tripulada permanente en la luna; construir el “sistema de infraestructura más grande del mundo”; financiar por completo la policía y las fuerzas del orden, y asociarse con otros países para limpiar los océanos.

Resultado: Trump no ha publicado los costos de sus propuestas. Zandi dice: “El gasto que propone es pequeño y no proporcionará un impulso significativo a la economía”.

Biden: Planea mejorar las carreteras, puentes y carreteras de la nación; construir una economía de energía limpia; invertir en investigación y desarrollo para impulsar la fabricación; asegurar que el gobierno y sus contratistas compren productos estadounidenses; proporcionar un colegio comunitario gratuito; asegurar el acceso a un cuidado infantil asequible y un preescolar universal; y proporcionar ayuda a los estadounidenses para comprar o alquilar viviendas.

Resultado: Van Houten dice que los programas ayudarían a los hogares de clase baja y media, impulsando significativamente el crecimiento económico y laboral.

“Esas son políticas que tienen un gran impacto económico y generan mucha actividad económica”, dice Zandi, una estrategia que, según él, es muy necesaria mientras la economía lucha por recuperar los empleos perdidos.

Oxford dice que los programas costarían $7 billones de dólares en 10 años, más de los $4 billones de dólares generados por los aumentos de impuestos. Van Houten dice que acumular otros $3 billones en una deuda nacional, que ya ha aumentado en alrededor de $2.5 billones solo este año en respuesta a la pandemia, es “manejable”.

“Necesitamos volver al pleno empleo”, dice Zandi. “Una vez que recuperemos los trabajos, podemos girar rápidamente” para reducir la deuda.

Pero Edwards se opone a las decisiones del gobierno de financiar programas que, según él, serían mejores para la industria privada.

Comercio

Trump: Recientemente amenazó con imponer aranceles a las empresas que no devuelven empleos a Estados Unidos desde el extranjero. Dice que no otorgaría contratos federales a empresas que subcontrataran a China. Además, prometió traer un millón de empleos de China. Trump ya ha impuesto aranceles a $360 billones de dólares de importaciones chinas.

Resultado: Zandi dice que Trump está redoblando una guerra comercial con China que ha dañado gravemente la economía de Estados Unidos al tiempo que brinda beneficios mínimos. Un estudio de Moody’s en septiembre pasado encontró que la lucha ya le había costado a la economía estadounidense casi 300,000 puestos de trabajo y el 0,3% del PIB al aumentar los costos para los consumidores y reducir las exportaciones estadounidenses a través de los aranceles chinos.

Según el acuerdo comercial de la Fase 1 de Trump que suspendió los aranceles futuros a las importaciones chinas, China acordó expandir las compras de bienes y servicios estadounidenses en $200 billones de dólares en 2020 y 2021. Hasta el mes pasado, China había comprado entre el 24% y el 58% de lo que compró en 2019, según un informe reciente del Peterson Institute for International Economics.

Biden: El candidato demócrata también se ha mostrado duro con China. Su sitio web dice que “tomará medidas de aplicación agresivas” contra el dumping , su manipulación de divisas y otras prácticas. Pero Biden dice que reunirá a los aliados de Estados Unidos para enfrentar a China en lugar de enfrentarse al país por sí solo.

Aunque sugirió que eliminaría los aranceles existentes de Trump, un asistente aclaró que los volverá a evaluar después de que asuma el cargo, según The Washington Post.

Resultado: Van Houten dice que la estrategia de Biden tiene más posibilidades de tener éxito si obtiene el apoyo de otras naciones. Y Zandi dice que la eliminación de los aranceles reduciría el costo de las importaciones chinas para los consumidores estadounidenses y conduciría al levantamiento de los aranceles chinos a las exportaciones estadounidenses.

Regulaciones

Trump: El presidente dice que seguirá recortando las regulaciones de manera agresiva. Inicialmente prometió eliminar dos reglas para cada nueva y el Competitive Enterprise Institute dice que ha cumplido con creces ese objetivo.

Resultado: Edwards dice que las regulaciones de Trump han liberado negocios y provocado más inversión y contratación. Zandi dice que ningún estudio ha demostrado que la reducción de las regulaciones beneficie a la economía en general.

Biden: El candidato dice que revertirá gran parte de los recortes de Trump, especialmente las normas ambientales para la industria energética, ya que busca combatir el cambio climático con su plan de energía limpia.

Resultado: agregar reglas que requieran energía limpia, por ejemplo, aumentará los costos para los consumidores. Pero Zandi dice que abordará los costos económicos potencialmente mayores del cambio climático, como los huracanes y otros desastres naturales.

Salario mínimo

Trump: En el pasado, ha dicho que considera la posibilidad de apoyar una propuesta demócrata en el Congreso para casi duplicar el salario mínimo federal a $15 dólares la hora. Pero Trump no ha respaldado la propuesta nuevamente, a la que los legisladores republicanos se oponen enérgicamente.

Biden: El candidato apoya aumentar el salario mínimo a $ 15 la hora.

Resultado: un estudio de la Oficina de Presupuesto del Congreso del año pasado encontró que aumentar el salario mínimo federal a $15 aumentaría los salarios de 17 millones de trabajadores. Otros 10 millones de trabajadores que ganan un poco más de $15 por hora también podrían ver aumentar sus salarios, según el informe. Pero 1.3 millones de trabajadores perderían sus puestos de trabajo a medida que las empresas compensaran sus mayores costos.

Varios estados ya están aumentando gradualmente su salario base a $15 dólares la hora y decenas de ciudades y condados, junto con corporaciones líderes como Amazon, ya lo implementaron. Un aumento del salario mínimo a $15 tendrá poco impacto negativo si ocurre gradualmente y sigue las tendencias del mercado, dice Zandi.