Conoce al colombiano que llegó a Nueva York como periodista pero ahora gana $100,000 vendiendo tamales

Alejandro Martin solo buscaba aprender inglés, pero de pronto tuvo el sueño de emprender y ahora reparte tamales y mucha esperanza de éxito entre miles de latinos que han probado su sazón

 Alejandro Martin no se limitó a la venta en Nueva York, su producto con valor de $5 dólares, ya se vende en Washington, Virginia, Nueva Jersey, Filadelfia, Miami, Pensilvania, Orlando, entre otras grandes ciudades en donde los clientes son fieles.
Alejandro Martin no se limitó a la venta en Nueva York, su producto con valor de $5 dólares, ya se vende en Washington, Virginia, Nueva Jersey, Filadelfia, Miami, Pensilvania, Orlando, entre otras grandes ciudades en donde los clientes son fieles.
Foto: Pexels

Después de haber estudiado la carrera de Comunicación Social y Periodismo, en 2013 Alejandro Martin dejó Colombia y se fue a vivir a Nueva York para aprender inglés, lo que nunca pensó es que cumpliría el sueño americano vendiendo tamales con mucho sabor latino.

Este joven que a los 25 años llegó a Estados Unidos con todas las ganas de salir adelante, es el fundador de un exitoso emprendimiento denominado “La Tamalería Colombiana”, un negocio de venta de tamales tolimense y desayunos que comenzó con 300 dólares de inversión y en la actualidad factura más de $100,000 anuales.

La historia inicia cuando Alejandro y su novia hicieron muchos tamales por orden de su madre para una ocasión especial, pero como hicieron de más, decidieron vender las piezas extra con sus conocidos y éstos terminaron encantados con su sabor.

“Mi mamá, que es tolimense, hace unos tamales espectaculares y nos dijo que nosotros los hiciéramos. Admito que fueron los peores tamales que he hecho en toda la historia, pero así empezó todo”, contó el colombiano al sitio Infobae.

El punto de venta inicial de “La Tamalería Colombiana” fue en la calle 82 y Roosevelt, en Queens. Ahí se sentó en una silla a esperar a los clientes durante muchos días, incluso se sentía apenado por esperar a los clientes desde las 2:00 pm a las 8:00 pm, pero el emprendimiento fue dando frutos.

Conforme llegaron las ganancias, aumentó la producción de los tamales, al grado de ser en la actualidad una fuente de trabajo importante para unas 140 personas que radican en Estados Unidos y en Colombia.

Y es que Alejandro Martin no se limitó a la venta en Nueva York, su producto con valor de $5 dólares, ya se vende en Washington, Virginia, Nueva Jersey, Filadelfia, Miami, Pensilvania, Orlando, entre otras grandes ciudades en donde los clientes son fieles.

“Yo me lo creí y fue lo único que me importó”, dice la frase que Alejandro colgó en el Instagram de su tamalería y con la que da fe de sus ganas por triunfar.