Déficit estimado por el gobierno detendría acuerdo de ayuda económica por parte de los republicanos

El déficit de este año también representará el 16 por ciento del producto interno bruto (PIB), el más alto desde 1945

Déficit estimado por el gobierno detendría acuerdo de ayuda económica por parte de los republicanos
El senador Ted Cruz es de los republicanos que argumentan que las medidas de ayuda adicionales no ayudarán.
Foto: Jim Lo Scalzo-Pool / Getty Images

El informe del gobierno que proyecta un déficit récord de $3.3 billones este año puede dificultar que los negociadores presupuestarios republicanos acepten otro paquete de ayuda COVID-19.

El informe dado a conocer el miércoles por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) pintó una perspectiva sombría al proyectar que el déficit para el año fiscal 2020 será más del doble del máximo anterior: $1.4 billones en 2009, durante la Gran Recesión.

El déficit de este año también representará el 16 por ciento del producto interno bruto (PIB), el más alto desde 1945. La deuda general está en camino de superar el 100 por ciento del PIB el próximo año y romper su récord de la Segunda Guerra Mundial para 2023, según la CBO.

El informe incluye un gasto de $3.6 billones de dólares que el Congreso aprobó en cuatro rondas de ayuda de emergencia por el COVID-19, lo que genera preocupación entre los legisladores conservadores de que el costo del paquete de coronavirus que se negocia podría provocar más daños que beneficios.

El senador Ted Cruz se encuentra entre los halcones fiscales que argumentan que las medidas de ayuda adicionales no ayudarán.

“El senador Cruz cree que las propuestas existentes en el Congreso aumentarán aún más la deuda sin tomar medidas significativas para estimular el crecimiento económico y hacer que los estadounidenses vuelvan a trabajar con seguridad, lo que tendrá consecuencias devastadoras para las generaciones futuras ”, dijo la portavoz de Cruz, Maria Jeffrey.

En el otro lado del Capitolio, los líderes republicanos no se oponen firmemente a otra medida de alivio, pero critican duramente la propuesta aprobada por la presidenta Nancy Pelosi y los demócratas en mayo.

“Las medidas adicionales de COVID deben adaptarse para satisfacer las necesidades restantes, y no solo un derroche de todos contra todos”, dijo el líder republicano de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy.

Los expertos fiscales, incluido el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, dicen que se necesitan medidas de estímulo audaces para ayudar al país a salir de la recesión económica más profunda desde la Gran Depresión.

Los defensores de la moderación fiscal desde hace mucho tiempo argumentan que incluso con el nuevo informe de la CBO, las preocupaciones sobre la deuda no deberían obstaculizar una respuesta contundente frente a la pandemia.

“La advertencia que contiene este informe no deberían causar un final prematuro del endeudamiento, sino un compromiso de lidiar con la deuda en el momento apropiado”, dijo Maya MacGuineas, presidenta del Comité para un Presupuesto Federal Responsable.

“Cualquier préstamo adicional debe ser para necesidades relacionadas con la pandemia, no para proyectos políticos, debemos orientar esos dólares hacia donde brinden los mejores resultados económicos y de atención médica”, dijo.

Shai Akabas, director de política económica del Centro de Política Bipartidista, agregó que pedir préstamos ahora podría ayudar a llevar a una recuperación más sólida y poner al país en una mejor posición para abordar la deuda.

“La extraña realidad es que para que el panorama presupuestario a largo plazo de la nación mejore, debe empeorar aún más en el corto plazo. Hacerlo le dará a nuestra economía la mejor oportunidad de recuperarse, y una buena recuperación ahora ayudará a reducir los déficits presupuestarios en los próximos años”.