El golpe de la pandemia a las finanzas estatales

Sin importar colores, Maryland, California, Michigan, Iowa, Georgia, Nueva York e Illinois han solicitado al Congreso fondos adicionales para mantenerse a flote

El golpe de la pandemia a las finanzas estatales
Larry Hogan, gobernador de Maryland, uno de los estados que han pedido fondos adicionales al Congreso.
Foto: SAUL LOEB / Getty Images

La pandemia de COVID-19 podría dejar sin $200 billones dólares de las arcas de los estados para junio del próximo año, según un análisis de la Iniciativa de Finanzas Estatales y Locales del Instituto Urbano.

El desempleo récord ha causado estragos en los impuestos sobre el ingreso personal y los impuestos sobre las ventas, dos de las principales fuentes de dinero para los estados.

Las industrias turísticas de Hawai y Nevada se han derrumbado, y estados como Alaska, Oklahoma y Wyoming se han visto afectados por el colapso de los mercados petroleros. De marzo a mayo de este año, 34 estados experimentaron al menos una caída del 20% en sus ingresos en comparación con el mismo período del año pasado, según los datos proporcionados a NPR por la Iniciativa de Finanzas Estatales y Locales.

¿Sabes cómo ha sido la afectación para tu estado con respecto al año pasado? Lo puedes consultar en esta gráfica de NPR.

Con la disminución del efectivo, los recortes a la educación, la atención médica y otras áreas son inevitables en muchos lugares. Los líderes estatales han descrito la situación como “sin precedentes” y “devastadora”.

El gobernador de Maryland, Larry Hogan, un republicano, dijo: “Responder a esta crisis ha creado un problema presupuestario de varios años, diferente a todo lo que el estado ha enfrentado antes, más de tres veces peor que la Gran Recesión”.

Hasta ahora ese estado ha recortado casi $190 millones de dólares a la educación superior. Los programas diseñados para reducir la delincuencia en Baltimore también se vieron afectados, al igual que los proveedores de cuidado de crianza y los defensores públicos.

Y los gobernadores están muy nerviosos a medida que la economía muestra pequeñas señales de una rápida recuperación.

En busca de ayuda federal

En marzo, el Congreso trabajó rápidamente para aprobar la Ley CARES, que ofreció alivio a los gobiernos estatales y locales, individuos, pequeñas y grandes empresas y hospitales afectados por la crisis del coronavirus.

Pero la ley requiere que los fondos se destinen a gastos relacionados con COVID-19 y no tapen los agujeros en los presupuestos, con pocas excepciones (aunque algunos estados han usado la “contabilidad creativa” para hacer que el dinero funcione de la manera que quieren).

Los republicanos y demócratas en estados como Maryland, California, Michigan, Iowa, Georgia, Nueva York e Illinois han solicitado al Congreso fondos adicionales que, según dicen, son necesarios para mantenerse a flote.

Otros no están de acuerdo. La semana pasada, más de 200 legisladores estatales firmaron una carta del American Legislative Exchange Council, una organización de legisladores conservadores, oponiéndose a más fondos federales para los estados. La carta dice: “El pueblo estadounidense se ve obligado a tomar decisiones difíciles pero fiscalmente responsables durante la pandemia, y los estados deben hacer lo mismo”.

La Cámara de Representantes, liderada por los demócratas, aprobó un proyecto de ley para inyectar más dinero a los estados, pero muchos legisladores republicanos dicen que cualquier dinero nuevo debe ser para artículos directamente relacionados con el virus, no para pagar déficits.

California ha preparado un presupuesto de contingencia: si no se obtiene dinero federal adicional, el estado tendrá que suspender a los trabajadores estatales y reducir los fondos para las universidades y tribunales locales. También significaría que los distritos escolares K-12 y las universidades comunitarias no recibirán casi $12 billones de dólares en pagos estatales iniciales en un momento en que los costos podrían estar en su punto más alto.

“El gobierno federal tiene la obligación moral, ética y económica de ayudar a los estados”, dijo el gobernador demócrata de California, Gavin Newsom.