Empleados podrían no volver a la oficina, aseguran compañías tecnológicas

Muchas compañías ponen en duda la vuelta de sus trabajadores para dejarlos laborar en su hogar de forma permanente

Empleados podrían no volver a la oficina, aseguran compañías tecnológicas
Al menos seis empresas tecnológicas prominentes están considerando trasladar permanentemente una gran parte de su fuerza laboral al estado de trabajo desde el hogar.
Foto: Pixabay

La vida después de la pandemia no volverá a ser la misma. Lo hemos escuchado una y otra vez, tanto con lo que ocurre afuera de nuestra casa como lo que está pasando adentro, con todo y nuestras obligaciones. Así es, muchas compañías ponen en duda la vuelta de sus trabajadores para dejarlos laborar en su hogar de forma permanente.

Es el caso de un gran número de empresas en Silicon Valley, en donde están pensando que sus empleados no vuelvan a sus lugares de trabajo, como Twitter Inc, que ha dicho que los empleados tienen la opción de no volver a la oficina a trabajar. Facebook Inc y Google Matriz Alphabet Inc, Salesforce.com Inc, y Slack Technologies Inc han dicho que no esperan que los trabajadores vuelva a la oficina hasta 2021.

Este puede ser el comienzo ya que al menos seis empresas tecnológicas prominentes están considerando trasladar permanentemente una gran parte de su fuerza laboral al estado de trabajo desde el hogar, dijeron sus directores ejecutivos a MarketWatch esta semana.

Pero aunque parece algo complicado, no todo ha sido malo en esta pandemia por Covid-19. El resultado del trabajo desde casa ha dado un resultado sorprendente de una mayor productividad. Los trabajadores estadounidenses fueron un 47% más productivos en marzo y abril en comparación a los mismos dos meses del año anterior a través de herramientas comerciales basadas en la nube, aplicaciones de chat y correo electrónico.

A medida que las pequeñas empresas y los servicios no esenciales comienzan a reabrirse lentamente, los CEO de tecnología como Butterfield y McKinnon están en discusiones internas sobre cambios fundamentales en sus fuerzas laborales con implicaciones sociales de largo alcance.

No solo están abiertos a permitir que la mayoría de los empleados trabajen de forma remota; están reduciendo enormemente los viajes y la asistencia a conferencias, contratando talentos de todas partes del país, reduciendo el espacio de oficina y utilizando la oficina como un lugar para socializar tanto como para trabajar.

En cambio, el impacto financiero en ciudades como San Francisco y Seattle, donde la tecnología es el principal motor económico, podría ser devastador. Es probable que disminuya el uso de bienes raíces comerciales y el transporte público. Restaurantes, bares y otros lugares de reunión podrían estar en peligro. Y luego está el costo de los trabajadores, muchos de los cuales se sienten cada vez más aislados y estresados, preocupados por la seguridad de sus trabajos incluso cuando registran largos turnos en sus hogares.

Pero ese es el daño colateral de una nueva fuerza laboral que también podría ahorrar a las compañías miles de millones de dólares en costos operativos; reducir en gran medida el tráfico y la responsabilidad relacionada con los empleados enfermos; y mejorar la productividad de una fuerza laboral que come, duerme y vive en sus oficinas difusas y de facto. 

Una razón importante para mejorar la productividad es que las personas no tuvieron mucho más que hacer durante la cuarentena y sintieron la presión de producir para retener sus trabajos, respondió Shane Metcalf, director de cultura de 15Five, una empresa de tecnología empresarial.

Una compañía que está haciendo todo virtualmente es Dialpad porque, simplemente, puede. El CEO Craig Walker, quien ayudó a desarrollar la tecnología Google Voice, se inclinó de esa manera antes de que la pandemia obligara a la mayoría de las economías a cerrar. Él quiere que los 400 empleados de la firma de software de comunicaciones trabajen desde casa cuatro o cinco días a la semana, dijo, y planea reducir a la mitad el espacio de oficina para acomodar un horario de trabajo escalonado.

No importa qué camino tomen las empresas, están de acuerdo en que no será lo mismo. Algunos empleados trabajarán exclusivamente desde casa, mientras que otros optarán por la oficina.  Y otros pueden hacer ambas cosas.

Aún así, ya está reimaginando cómo será en el futuro, con más espacios abiertos, particiones y espacios de colaboración.

“Es difícil crear una relación profunda cuando te comunicas estrictamente a través de una reunión virtual”, dijo Jennings. “Los empleados dicen que en estos días hacen las cosas mucho más rápido en casa. La pregunta es si eso es sostenible”.