Florida prohíbe la venta de alcohol en bares tras el repunte de contagios

En Miami, no llevar mascarilla en lugares públicos puede ser castigado a partir de este viernes con multas de 50 a 500 dólares
Florida prohíbe la venta de alcohol en bares tras el repunte de contagios
Se acabó la fiesta. El gobierno de Florida volvió a suspender la venta de bebidas alcohólicas en bares.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

El gobierno de Florida prohibió este viernes servir bebidas alcohólicas en los bares, lo que significa la primera marcha atrás en el proceso de reactivación económica iniciado en mayo.

Florida sumó este viernes 8,942 nuevos casos de COVID-19, un récord absoluto desde el primer caso reportado en marzo pasado, y la cifra acumulada de contagios subió a 122,960, según cifras oficiales.

Las muertes por coronavirus en las últimas 24 horas totalizan 39 y el total sube a 3,366, según el Departamento de Salud estatal.

En los siete días transcurridos desde el sábado 20 hasta este viernes, Florida sumó más de 33,000 nuevos casos de COVID-19.

Desde Fort Myers, el gobernador Ron DeSantis, dijo que el repunte de los casos se ha producido por “el contacto comunitario entre los jóvenes y el aumento de las pruebas”.

“Estamos teniendo más casos entre la población por debajo de los 40 años que no van a presentar prácticamente síntomas, pero debemos mantenernos vigilantes y recomendamos que las personas mayores de 65 limiten ese contacto directo con los más jóvenes”, reiteró.

La prohibición de servir bebidas alcohólicas en los bares obedece a casos de contagio múltiple con gran repercusión mediática, como el de grupo de 16 amigas que celebraron un cumpleaños en un bar de Jacksonville el 6 de junio y todas dieron de COVID-19, al igual que siete trabajadores del establecimiento.

Al bar universitario Knight Pub de Orlando (centro de Florida) le revocaron esta semana la licencia para servir alcohol porque al menos 28 personas que estuvieron en el establecimiento dieron positivo a la COVID-19, así como 13 empleados.

DeSantis explicó que han tenido que tomar esta decisión porque la gente “no ha estado cumpliendo las normas como el distanciamiento social”, pero no planteó restricciones adicionales en el resto de negocios y aseguró que “si se siguen las medidas de seguridad estaremos en buena forma”.