Google otorga datos de búsqueda de sus usuarios a la policía

Expertos indican que la utilización de estos datos para juzgar a alguien es anticonstitucional

Google otorga datos de búsqueda de sus usuarios a la policía
Google asegura que protege la seguridad de sus usuarios, al tiempo de colaborar con las fuerzas del orden cuando existe una orden judicial.
Foto: KENZO TRIBOUILLARD / Getty Images

Según indica CNET, una serie de documentos legales demuestran que Google ofreció datos del historial de búsqueda y direcciones IP de ciertos usuarios para colaborar con investigaciones policiales.

Hubo un caso puntual que desató los cuestionamientos por la relación del gigante informático con la policía y la consecuente pregunta de cuán legal y legítimo es que ofrezca datos “sobre un numeroso grupo de usuarios en lugar de una solicitud específica sobre un solo sospechoso”.

Todo comenzó con un caso. En agosto pasado fue arrestado Michael Williams, socio del cantante R. Kelly, por ser sospechoso de incendiar el automóvil de un testigo de las agresiones sexuales de las que es acusado el artista. Los investigadores concluyeron que estaba relacionado con ello luego de enviar una orden de registro a Google que solicitaba información sobre “usuarios que buscaron la dirección de la residencia en fechas cercanas al incendio”.

Los documentos judiciales demuestran que Google dio las direcciones IP de las personas que buscaron la dirección de la víctima del incendio en unas fechas específicas. Así fue que pudieron vincular una de ellas a un número de teléfono que pertenece a Williams. Luego, identificaron la ubicación del dispositivo de Williams cerca del lugar del incendio.

Según el artículo, Albert Fox Cahn, director ejecutivo del Proyecto de Supervisión de Tecnología de Vigilancia, esta orden policial que solicita las “palabras clave de búsqueda” viola la Cuarta Enmienda de la Constitución, que indica el derecho a la privacidad y el derecho a no sufrir una invasión arbitraria.

Este pedido de la policía a Google es similar a las geofence, en que la policía solicita a Google datos sobre todos los dispositivos conectados en un área y un momento específicos. Google recibió 15 veces más solicitudes de órdenes de geolocalización en 2018 en comparación con 2017, y cinco veces más en 2019 que en 2018. Asimismo, se indica que el aumento en las solicitudes de la policía ha preocupado al personal de Google, según correos electrónicos internos.

Las órdenes de registro inverso, como las órdenes de geofence, están siendo impugnadas en todo Estados Unidos por violar los derechos civiles. Los legisladores de Nueva York han propuesto una legislación para hacer que estos registros sean ilegales, mientras que en Illinois, un juez federal determinó que la práctica violaba la Cuarta Enmienda.

Existe la preocupación de que las actividades en línea de personas inocentes se vean involucradas por las solicitudes policiales. Se ha arrestado a personas por estar en el lugar equivocado en un mal momento debido a órdenes de geolocalización.

Mientras tanto, según indica el artículo de CNET, Richard Salgado, el director de aplicación de la ley y seguridad de la información de Google, dijo en un comunicado: “Protegemos enérgicamente la privacidad de nuestros usuarios al tiempo que apoyamos el importante trabajo de las fuerzas del orden. Requerimos una orden judicial y presionamos para reducir el alcance de estas demandas particulares cuando son demasiado amplias, incluso objetando en los tribunales cuando sea apropiado (…). Estas demandas de datos representan menos del 1% del total de garantías y una pequeña fracción de las demandas legales generales de datos de usuario que recibimos actualmente”.