IRS alerta sobre las estafas tributarias más frecuentes durante la pandemia

Este año, las estafas están dirigidas a contribuyentes, por lo que el IRS insta a todos a estar en alerta constante

IRS alerta sobre las estafas tributarias más frecuentes durante la pandemia
El IRS alerta de las estafas relacionadas con el pago de impuestos.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

El Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) anunció este jueves su lista anual de estafas tributarias “Docena Sucia”, con un énfasis especial en esquemas agresivos y en evolución relacionados con el COVID-19, el alivio tributario por coronavirus o los pagos de impacto económico.

Este año, la “Docena Sucia” se enfoca en estafas dirigidas a contribuyentes. Los delincuentes detrás de estos esquemas falsos ven a todos como presas potencialmente fáciles, por lo que el IRS insta a todos a estar en alerta constante.

El IRS ha provista una llista para concienciar acerca de estafas comunes que los delincuentes usan para engañar a las personas, por lo que se alienta a los contribuyentes a revisar la lista en una sección especial en IRS.gov y estar atentos a estas estafas durante todo el año. Los contribuyentes también deben recordar que son legalmente responsables de lo que figura en su declaración de impuestos, incluso si otra persona la prepara.

Estas son las estafas de la “Docena Sucia” de este año:

Phishing

Los contribuyentes deben estar alertas a posibles correos electrónicos o sitios web falsos que buscan robar información personal. El IRS nunca iniciará contacto con los contribuyentes por correo electrónico acerca de una factura de impuestos, reembolso o pagos de impacto económico. No haga clic en enlaces que dicen ser del IRS. Tenga cuidado con los correos electrónicos y los sitios web; pueden ser estafas para robar información personal.

La Investigación Criminal del IRS ha visto un tremendo aumento en los esquemas de phishing que usan correos electrónicos, cartas, textos y enlaces. Estos esquemas de phishing usan palabras clave como “coronavirus”, “COVID-19” y “Stimulus” de varias maneras.

Organizaciones benéficas falsas

Los delincuentes con frecuencia explotan los desastres naturales y otras situaciones como la actual pandemia de COVID-19 al establecer organizaciones benéficas falsas para robar a personas bien intencionadas que intentan ayudar en momentos de necesidad. Las estafas de organizaciones benéficas falsas generalmente aumentan en tiempos como estos.

Los esquemas fraudulentos normalmente comienzan con contactos no solicitados por teléfono, texto, redes sociales, correo electrónico o en persona a través de una variedad de tácticas.

Llamadas telefónicas amenazantes de suplantación de identidad

Las estafas de suplantación del IRS se presentan de muchas maneras. Una común sigue siendo las llamadas telefónicas amenazantes falsas de un criminal que dice estar con el IRS. El estafador intenta infundir miedo y urgencia en la víctima potencial. De hecho, el IRS nunca amenazará a un contribuyente ni lo sorprenderá con una demanda de pago inmediato.

Las estafas telefónicas o vishing (phishing de voz) representan una gran amenaza. Las llamadas telefónicas fraudulentas, incluidas las amenazas de arresto, deportación o revocación de la licencia si la víctima no paga una factura de impuestos falsa, se informan durante todo el año. Estas llamadas a menudo toman la forma de una “llamada automática” (un mensaje grabado de texto a voz con instrucciones para devolver la llamada).

Estafas en las redes sociales

Los contribuyentes deben protegerse contra las estafas en las redes sociales, que con frecuencia usan eventos como COVID-19 para tratar de engañar a las personas. Las redes sociales permiten a cualquier persona compartir información con cualquier otra persona en Internet. Los estafadores usan esa información como municiones para una amplia variedad de estafas. Estos incluyen correos electrónicos en que los estafadores se hacen pasar por la familia, amigos o compañeros de trabajo de alguien.

Las estafas en las redes sociales también han llevado al robo de identidad relacionado con los impuestos. El elemento básico de las estafas en las redes sociales es convencer a una víctima potencial de que se comunica con una persona cercana en la que confía por correo electrónico, mensajes de texto o mensajes en las redes sociales.

Robo de EIP o de reembolso

El IRS ha hecho grandes avances contra el fraude y el robo de reembolso en los últimos años, pero aún son una amenaza constante. Los delincuentes este año también centraron su atención en el robo de pagos de impacto económico según lo dispuesto por la Ley CARES.

Gran parte de esto se debe al robo de identidad por el cual los delincuentes presentan declaraciones de impuestos falsas o proporcionan otra información falsa al IRS para desviar los reembolsos a direcciones o cuentas bancarias incorrectas.

El IRS advirtió recientemente a los hogares de ancianos y otros centros de cuidado que los pagos de impacto económico generalmente pertenecen a los receptores, no a las organizaciones que brindan el cuidado. Esto resultó luego de las preocupaciones de que las personas y las empresas puedan estar aprovechándose de las poblaciones vulnerables que recibieron los pagos.

Fraude para personas de la tercera edad

Las personas de la tercera edad y quienes se preocupan por ellas deben estar en alerta a las estafas de impuestos dirigidas a los estadounidenses mayores. El IRS reconoce la gran cantidad de fraude dirigido a este grupo de población, junto con el Departamento de Justicia y el FBI, la Comisión Federal de Comercio, y la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB), entre otros.

Los estadounidenses de la tercera edad se sienten más cómodos con las tecnologías en evolución, como las redes sociales. Desafortunadamente, eso les da a los estafadores otro medio para aprovecharse. Las estafas de phishing vinculadas a COVID-19 han sido una gran amenaza esta temporada de presentación. Las personas mayores deben estar alertas ante un aumento continuo de correos electrónicos, mensajes de texto y sitios web falsos, e intentos de redes sociales para robar información personal.

Estafas dirigidas a personas que no hablan inglés

Los imitadores del IRS y otros estafadores también se dirigen a grupos con dominio limitado del inglés. Estas estafas a menudo son de naturaleza amenazante. Algunas estafas también se dirigen a quienes potencialmente reciben un pago de impacto económico y solicitan información personal o financiera del contribuyente.

Una común sigue siendo la estafa de suplantación del IRS, donde un contribuyente recibe una llamada telefónica que amenaza con tiempo en la cárcel, la deportación o la revocación de una licencia de conducir de alguien que dice estar con el IRS. Los contribuyentes que son inmigrantes recientes a menudo son los más vulnerables y deben ignorar estas amenazas y no involucrarse con los estafadores.

Preparadores de impuestos inescrupulosos

Es importante seleccionar el preparador de impuestos adecuado. Se les confían los datos personales confidenciales de un contribuyente. La mayoría de los profesionales de impuestos brindan un servicio honesto y de alta calidad, pero los preparadores deshonestos aparecen cada temporada de presentación para cometer fraude y perjudicar a contribuyentes inocentes o para convencer a los contribuyentes para que hagan cosas ilegales que luego lamentan.

Los contribuyentes deben evitar los llamados preparadores “fantasmas” que exponen a sus clientes a errores de presentación potencialmente graves, así como a posibles fraudes tributarios y riesgo de perder sus reembolsos. Con muchos profesionales de impuestos afectados por COVID-19 y sus oficinas potencialmente cerradas, los contribuyentes deben tener especial cuidado al seleccionar un preparador de impuestos confiable.

Los preparadores sin escrúpulos también pueden dirigirse a aquellos sin un requisito de presentación y quienes pueden o no recibir un reembolso. Prometen reembolsos inflados al reclamar créditos tributarios falsos, incluidos créditos educativos, el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo (EITC) y otros. Los contribuyentes deben evitar a los preparadores que les piden que firmen una declaración en blanco, prometen un gran reembolso antes de mirar los archivos del contribuyente o cobran tarifas a base de un porcentaje del reembolso.

“Fábricas” de ofrecimientos de transacción

Los contribuyentes deben tener cuidado con las empresas engañosas de resolución de deudas tributarias que pueden exagerar las posibilidades de liquidar deudas tributarias por “centavos de dólar” a través de un Ofrecimiento de transacción (OIC). Estas ofertas están disponibles para los contribuyentes que cumplen con criterios muy específicos según la ley para calificar para reducir su factura de impuestos. Pero las compañías inescrupulosas sobrevenden el programa a candidatos no calificados para que puedan cobrar una tarifa considerable a los contribuyentes que ya luchan con la deuda.

Estas estafas comúnmente se denominan “fábricas” de OIC, que generan una amplia red para los contribuyentes, les cobran tarifas costosas y producen solicitudes para un programa para el que es poco probable que califiquen. Aunque el programa OIC ayuda a miles de contribuyentes cada año a reducir su deuda tributaria, no todos califican para un OIC. En el año tributario 2019, hubo 54,000 OIC enviados al IRS. La agencia aceptó 18,000.

Pagos falsos con demandas de repago

Los delincuentes siempre encuentran nuevas maneras de engañar a los contribuyentes para que crean su estafa, incluyendo poner un reembolso falso en la cuenta bancaria real del contribuyente. Así es como funciona la estafa:

Un estafador roba u obtiene los datos personales de un contribuyente, incluido el número de Seguro Social o el Número de Identificación Personal de Contribuyente (ITIN) y la información de la cuenta bancaria. El estafador presenta una declaración de impuestos falsa y tiene el reembolso depositado en la cuenta corriente o de ahorros del contribuyente. Una vez que el depósito directo llega a la cuenta bancaria del contribuyente, el estafador lo llama y se hace pasar por un empleado del IRS. Se le informa al contribuyente que hubo un error y que el IRS necesita que se le devuelva el dinero de inmediato o se generarán multas e intereses. Se le dice al contribuyente que compre tarjetas de regalo específicas por el monto del reembolso.

El IRS nunca exigirá el pago a través de un método específico. Hay muchas opciones de pago disponibles para los contribuyentes y también hay un proceso a través del cual los contribuyentes tienen derecho a cuestionar la cantidad de impuestos que decimos que deben.

Estafas de nóminas y de recursos humanos

Los profesionales de impuestos, empleadores y contribuyentes deben estar en guardia contra el phishing diseñado para robar el Formulario W-2 y otra información tributaria. Estos son Email Empresarial Comprometido (BEC) o Estafa de Email Empresarial (BES). Esto es particularmente cierto con muchas empresas cerradas y sus empleados trabajando desde casa debido a COVID-19. Actualmente, dos de los tipos más comunes de estas estafas son la estafa de tarjetas de regalo y la estafa de depósito directo.

En la estafa de tarjetas de regalo, a menudo se usa una cuenta de correo electrónico comprometida para enviar una solicitud de compra de tarjetas de regalo en varias denominaciones. En el esquema de depósito directo, el estafador puede tener acceso a la cuenta de correo electrónico de la víctima (también conocida como una cuenta de correo electrónico comprometida o “EAC”). También pueden hacerse pasar por la víctima potencial para que la organización cambie la información de depósito directo del empleado para redirigir su depósito a una cuenta que controla el estafador.

Las estafas de BEC / BES han usado una variedad de tácticas para incluir solicitudes de transferencias electrónicas, pago de facturas falsas y otras. En los últimos años, el IRS ha observado variaciones de estas estafas en las que se usan documentos falsos del IRS para otorgar legitimidad a la solicitud falsa. Por ejemplo, un estafador puede intentar un esquema de factura falsa y usar lo que parece ser un documento legítimo del IRS para ayudar a convencer a la víctima.

Ransomware

Este es un delito cibernético en crecimiento. El ransomware es un malware que ataca las debilidades humanas y técnicas para infectar la computadora, la red o el servidor de una víctima potencial. El malware es una forma de software invasivo que el usuario suele descargar con frecuencia sin darse cuenta. Una vez descargado, rastrea las pulsaciones de teclas y otras actividades de la computadora. Una vez infectado, el ransomware busca y bloquea datos críticos o confidenciales con su propio cifrado. En algunos casos, las redes informáticas enteras pueden verse afectadas negativamente.

Las víctimas generalmente no están conscientes del ataque hasta que intentan acceder a sus datos o reciben una solicitud de rescate en forma de una ventana emergente. Estos delincuentes no quieren ser rastreados, por lo que con frecuencia usan plataformas anónimas de mensajería y exigen el pago en moneda virtual como Bitcoin.

Los ciberdelincuentes pueden usar un correo electrónico de phishing para engañar a una víctima potencial para que abra un enlace o archivo adjunto que contiene el ransomware. Estos pueden incluir solicitudes por correo electrónico para apoyar una organización benéfica falsa de COVID-19. Los ciberdelincuentes también buscan vulnerabilidades del sistema donde no se necesitan errores humanos para entregar su malware.

El IRS y sus socios de la Cumbre de Seguridad han aconsejado a los profesionales de impuestos y contribuyentes que usen la función gratuita de autenticación de múltiples factores que se ofrece en los productos de software de preparación de impuestos. El uso de la función de autenticación multifactor es una manera fácil y gratuita de proteger a los clientes y las oficinas de los profesionales de los robos de datos. Los proveedores de software de impuestos también ofrecen protecciones gratuitas de autenticación de múltiples factores en sus productos de “hágalo usted mismo” para los contribuyentes.