Jet Linx, la empresa que recibió ayuda del gobierno y compró a su rival en plena crisis

La compañía, que en marzo despidió al 30% de sus empleados, recibió $20 millones de dólares del Programa de Protección de Nóminas (PPP) y podría obtener aún $10 millones adicionales

La compañía con sede en Omaha, Nebraska, enfrenta severos cuestionamientos.
La compañía con sede en Omaha, Nebraska, enfrenta severos cuestionamientos.
Foto: Cortesía

La empresa de aviones privados Jet Linx decidió expandirse durante la pandemia, a pesar de que su negocio no ha vuelto a la normalidad y el futuro de los viajes es aún muy incierto.

La firma con sede en Omaha, Nebraska, sumará 23 aviones a su flota ya que el CEO de Jet Linx, Jamie Walker, decidió comprar Meridian, su competidor con sede en Teterboro, New Jersey.

Aunque se supone que la adquisición es una victoria para Jet Linx y la aviación de negocios en general, la compañía ahora enfrenta críticas por haber recibido fondos del Programa de Protección de Nóminas (PPP).

El 7 de abril, Jet Linx recibió un préstamo del Security National Bank de Omaha. Fueron $20 millones de dólares y podría recibir entre $5 y $10 millones más, de acuerdo con el sitio CNBC. Según la misma fuente, Jet Linx se encuentra entre las compañias de jet privados que han recibido más de $200 millones de dólares de ayuda bajo la Ley CARES.

Los créditos del PPP pueden ser perdonados si las compañías destinan la mayor parte del dinero a volver a contratar a sus trabajadores con los mismos salarios que antes de la pandemia. De no cumplirlo, los préstamos se pagan en un plazo de dos a cinco años con una tasa de interés inferior al 1%.

Jet Linx despidió alrededor del 30% de su personal en marzo debido a que el tráfico aéreo se redujo en casi un 90% porque sus clientes potenciales estaban en cuarentena.

Entre críticas y justificaciones

La compra de Meridian dejó a Jet Linx como la segunda compañía de renta de aviones más grande de Estados Unidos y la más grande en el importante mercado del área triestatal de Nueva York (New Jersey y Connecticut), sede de algunos de los aeropuertos ejecutivos más concurridos del país.

De acuerdo al sitio de periodismo de investigación ProPublica, el PPP ha aprobado $659 billones de dólares repartidos en 4.9 millones de préstamos. Si bien se trata de ayudas concebidas para pequeñas empresas que en promedio han recibido 107,000 dólares por cada crédito, un número notable de grandes compañías han accedido a las ayudas por cantidades muy superiores.

Jet Linx recibió fondos de ayuda del PPP a pesar de estar enfocado a un sector de alto nivel adquisitivo.

Otorgar fondos de los contribuyentes a las compañías de aviones privados que atienden a las grandes corporaciones y a algunas de las personas más ricas de Estados Unidos ha generado diversas críticas.

Si bien las aerolíneas comerciales aún operan con un tráfico significativamente menor a los meses anteriores a la pandemia, las compañías de aviones privados se han recuperado rápidamente con la aparición de nuevos clientes, ya que los ricos se han visto menos afectados por la crisis.

Muchas compañías de aviones privados operan entre un 70% y el 85% de lo que facturaban antes de la aparición del COVID-19, porque mucha gente con alto poder adquisitivo ha regresado a los cielos en la seguridad de sus aviones y aeropuertos privados.

“Es difícil imaginar algo peor”, señala Dean Baker, economista principal del Center for Economic and Policy Research a CNBC. “Poner dinero público para apoyar una industria que sirve a los ricos es difícil de justificar. Es absurdo”.

Pero empresarios como el CEO de Jet Linx se defienden:

“Sé que cuando las personas escuchan la terminología ‘jet privado’ piensan que no es para toda la gente, pero somos un servicio esencial, al igual que las aerolíneas”, dijo Walker a Business Insider en una entrevista publicada este jueves.

La definición de Walker de esencial, sin embargo, es diferente para medios como ProPublica, que ha documentado los lazos de Jet Linx con miembros del Partido Republicano.

ProPublica hizo publico que Jet Linx donó dinero a la campaña del presidente Trump y un vicepresidente de la compañía donó casi $70,000 dólares a varias campañas y comités republicanos.

Walker lamentó la politización del tema, especialmente después de tener que tomar la difícil decisión de despedir trabajadores.

“Creo que es lamentable que la gente confunda el propósito de esos pasos que tomó el gobierno. Estamos muy agradecidos por lo que hizo el gobierno y somos prueba viviente de que hemos mantenido a las personas empleadas. Si no fuera por esos fondos que recibimos, puedo decir que hubiéramos dejador ir a una gran parte de nuestra organización mientras esperábamos que la economía se recuperara”, añade Walker.

Con la confianza de que la industria de los vuelos privados eventualmente se recuperará, el CEO de Jet Linx señala que su compañía habría buscado la expansión independientemente de si su empresa recibía fondos de socorro.

“Inmediatamente comenzamos a pensar en cómo salir estratégicamente de la pandemia”, dijo Walker a Business Insider.

“Si no hubiéramos recibido el dinero de la Ley CARES y el gobierno no hubiera proporcionado ese estímulo, aún así lo habríamos hecho”, expuso Walker, refiriéndose a la adquisición de Meridian por parte de Jet Linx. “No nos habríamos retirado. Habríamos seguido hacia adelante”.

La compra de Meridian es una apuesta para Walker, quien agrega que su negocio no ha vuelto a los niveles de 2019 y posiblemente no lo hará hasta mediados de 2021. El CEO ya mira hacia septiembre, cuando los viajes de placer disminuyan y la compañía dependa de un aumento en los viajes de negocios para evitar un invierno largo y duro.