¿Joe Biden es una buena opción para los adultos mayores? Qué políticas podrían beneficiarlos en su mandato

Durante su campaña el ahora presidente electo demostró interés en las personas mayores

¿Joe Biden es una buena opción para los adultos mayores? Qué políticas podrían beneficiarlos en su mandato
El cambio de mandato entre Trump y Biden podría traer cambios importantes para las personas mayores.
Foto: Gustavo Fring / Pexels

Joe Biden ganó las elecciones presidenciales 2020 en una contienda con el mayor número de votos registrados en la historia de Estados Unidos. En 2016, Donald Trump tuvo amplia mayoría entre los votantes adultos mayores de los 50 años en adelante, según Pew Research. Pero ahora que el 20 de enero se realice la transición de mandato, ¿cuáles son los cambios que podrían haber en el país para este sector de la población?

Calidad de vida, salud, atención médica y seguridad financiera son los temas que más atañen a este grupo de personas. Te mostramos las posibles transformaciones o mejoras que podrían haber durante el periodo de Joe Biden.

1. Mejoría del Seguro Social

Durante su presidencia, Donald Trump quiso recortar el impuesto sobre la nómina como parte de cualquier paquete de estímulo de COVID-19 y prometió eliminarlo si era reelegido. El problema es que este impuesto sobre la nómina es la principal fuente de financiación del Seguro Social.

Por el contrario, Joe Biden propuso aumentar los impuestos sobre la nómina de los estadounidenses con mayores ingresos para estabilizar los fondos del Seguro Social. El límite de exención de impuestos para este año está en $137,700 dólares. Biden quiere aumentarlo a ingresos superiores a $400,000 dólares.

Además, le quiere dar un giro a los beneficios, de tal forma de que los más pobres sean los más beneficiados. Actualmente, las personas que ganan más dinero durante sus años laborales obtienen una seguridad social mayor. En el plan de Biden, que según la Administración del Seguro Social podría sacar a más de medio millón de personas mayores de la pobreza para 2030, se aumentaría los beneficios para las personas con ingresos más bajos, quienes tienen menos posibilidad de ahorrar para la jubilación, con un incremento de hasta $6,500 dólares al año, según reportó MarketWatch.

2. Beneficios laborales y fiscales

Aunque llegar a cumplir entre 62 y 65 años son los rangos de edad que usualmente se consideran como los inicios de la jubilación, no es una regla invariable para todas las personas. Biden propone la promulgación de medidas mejoradas contra la discriminación por edad en el lugar de trabajo para proteger a las personas mayores que desean extender sus carreras profesionales durante su vida, según Cheapism.

Como muchos de los planes actuales para la jubilación, donde las personas con mayores posibilidades financieras suelen tener mejores beneficios para su retiro, las exenciones fiscales no son la excepción. La gente que gana más, tiene mayor capacidad de ahorro y, por ende, puede tener mayores beneficios fiscales. De acuerdo con The Motley Fool, Biden propone cambiar la estructura fiscal del marco de deducción actual a un crédito basado en porcentajes, lo que haría que la exención fiscal sea igual en todos los niveles de ingresos.

3. Salud y atención médica frente al COVID-19

Como parte del plan de atención médica de Biden, se buscaría crear un crédito fiscal para las personas que cuidan a familiares mayores que no son capaces de cuidarse a sí mismos. Con esto, se pretende incentivar a las personas a cuidar a los miembros mayores de sus familias como una forma de desahogar los hogares para ancianos de EE.UU.

En el plan de Biden para los estadounidenses mayores, se propone una reducción de precios de los medicamentos y aumento de las regulaciones sobre las grandes farmacéuticas, entre las que destaca el hecho de quitar la exención que impide que Medicare utilice los números de los afiliados para negociar los precios.

Además, quiere impulsar la oferta de genéricos comparables, poner fin a las exenciones fiscales corporativas por miles de millones de dólares en publicidad farmacéutica y limitar los aumentos de precios a la tasa de inflación. En este sentido, ciertos centros de salud transferirían los ahorros en medicamentos con descuento a los pacientes desatendidos.

Hablando del coronavirus, Joe Biden ha desarrollado una estrategia integral de respuesta para combatir la enfermedad explicado en El plan de Joe y Kamala para vencer al COVID-19. De 245,000 decesos por esta enfermedad hasta el momento de desarrollo de este artículo, alrededor del 80% de ellos eran personas mayores, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Mayor cantidad de pruebas, equipo para el tratamiento de la enfermedad, mejorar el flujo de información sobre los mecanismos de prevención de contagio y distribución efectiva y equitativa de tratamientos y vacunas (cuando las haya), son los puntos prioritarios que maneja el plan de Joe y Kamala.