La economía estadounidense se desplomó un alarmante 32.9% en el segundo trimestre del año

El colapso representó el peor periodo en la historia desde que se lleva la medición

La caída correspondió al periodo más crítico del confinamiento y cierre de negocios.
La caída correspondió al periodo más crítico del confinamiento y cierre de negocios.
Foto: DANIEL ROLAND / Getty Images

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos dio a conocer que la economía tuvo su peor desempeño histórico para un segundo trimestre de año al desplomarse un 32.9% del Producto Interno Bruto en su tasa anualizada, lo cual corresponde al periodo en el que se cerraron negocios y se instruyó el confinamiento a causa de la pandemia por COVID-19.

El colapso económico, aunque un poco menor al pronosticado por los analistas, fue casi el triple que la anterior caída más grande en la producción trimestral cuya explicación se debe al retroceso en el gasto de los consumidores afectando casi la totalidad de los sectores, por lo que se espera una recuperación paulatina a partir del tercer trimestre a raíz del desconfinamiento progresivo que se ha dado en varias regiones del país.

Entre las entidades de los Estados Unidos más afectadas económicamente por la pandemia se encuentran Hawai y Nevada, los cuales sustentan buena parte de sus actividades en la industria turística. Asimismo, Michigan también sufrió un impacto impactante por la parálisis en la industria automotriz, además de Nueva York, Nueva Jersey y Massachusetts, donde la pandemia golpeó con más casos entre la población.

En contraste, los estados considerados con mayor población rural como Idaho, Utah, Oklahoma, Arizona o Nebraska tuvieron menor afectación en el periodo tanto en contagios como en lo económico, aunque ahora figuran entre las regiones que están sufriendo nuevos brotes de coronavirus.

La actual situación de la pandemia en el territorio estadounidense ha llevado a que al menos 20 estados del sur y oeste del país dieran marcha atrás en sus planes de reapertura, lo que afectará las cifras económicas de los próximos meses, con proyecciones que apuntan a que el país no podrá regresar a sus niveles previos a la pandemia sino hasta 2022, mientras que la recuperación de empleos se daría en 2023.

En más indicadores, el gasto de los consumidores cayó 34.6%, la inversión empresarial 27%, el sector de la construcción 38.7%, las exportaciones un 64.1% y las importaciones 53.4%.

Si bien ya hay signos de mejora, mientras no se desarrolle una vacuna contra el COVID-19, la recuperación económica enfrentará un largo proceso que se extenderá por años.