La inversión en infraestructura y generación de nuevo empleo, siguientes retos de la administración Biden

La creación de puestos de trabajo y la reactivación económica dependen mucho de la creación de infraestructura; la secretaria Yellen ha dicho que ese es el próximo paso a seguir de la administración Biden

El presidente Joe Biden y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.
El presidente Joe Biden y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.
Foto: SAUL LOEB / Getty Images

El enorme paquete de ayuda del presidente Joe Biden, promulgado la semana pasada, se puso en marcha con el envío de millones de cheques de estímulo durante el fin de semana, pero en Wall Street los inversionistas ya miran hacia la próxima prioridad de su administración: la infraestructura.

“El paquete estímulo de $1.9 trillones de dólares se adoptó sin mucho preámbulo y la administración de Biden ahora ha puesto su mirada en un gran plan de infraestructura”, dijo a los clientes el analista de AFS Arne Petimezas este lunes.

La propia secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha indicado que no se perderá tiempo para ponerse a trabajar en el tema: “La infraestructura, la educación y la capacitación, el cambio climático y otras prioridades de largo plazo se abordarán a continuación”, dijo Yellen en una entrevista con NBC la semana pasada.

Hasta ahora hay escasos detalles de cómo abordará la administración Biden el tema, lo que deja a los inversores con una amplia gama de conjeturas sobre lo ambicioso que puede llegar a ser el plan.

Goldman Sachs espera que la Casa Blanca proponga al menos $2 trillones de dólares para infraestructura, pero cree que el precio podría llegar a $4 trillones si el próximo paquete fiscal también trata de abordar los problemas relacionados con el cuidado infantil y la atención médica.

Además del tamaño y alcance del paquete, se espere que gran parte de la próxima discusión se centre en cómo el gobierno de Estados Unidos planea pagar esa infraestructura.

“Es probable que los aumentos en las tasas impositivas corporativas y sobre las ganancias de capital financien una parte de esto, aunque creemos que será difícil para el Congreso acordar más de $1 trillón de dólares en tales compensaciones”, expresaron estrategas de Goldman Sachs durante el fin de semana.

Un aumento en los impuestos corporativos podría hacer que los empresarios reconsideren su visión optimista de las ganancias. La negociación en torno al paquete también podría alimentar el nerviosismo sobre la inflación y los bonos del gobierno, que recientemente contribuyeron a un aumento en los rendimientos y una caída en las acciones tecnológicas de alto crecimiento.

Por lo pronto, Wall Street trata de no adelantar víspera. Citigroup estima que el próximo paquete incluirá alrededor de $750 bbmillones para infraestructura y $1 trillón para extender el crédito tributario por hijos mejorado. Y se financiará, en parte, aumentando la tasa del impuesto corporativo de 21 al 28%. Pero también dice que existe un 30% de probabilidad de que no se apruebe nada antes de fin de año.

Los selectores de acciones que quieran apostar por un plan de infraestructura tienen muchos nombres para elegir. Es posible que algunos ya se estén beneficiando del impacto publicitario del futuro anuncio. Por ejemplo, US Concrete ha subido un 67% este año, mientras que Caterpillar ha ganado casi un 26%. El sector estará bajo el microscopio en las próximas semanas y meses a medida que se fijen las metas y tome forma el debate sobre la legislación.

Con información de CNNN