La lectura en tiempo de COVID-19. ¿Cómo funcionarán las bibliotecas públicas?

Mascarillas protectoras, sana distancia, libros en aislamiento, cuartos de lectura virtuales. Conoce cómo será el regreso a esta importante actividad

La lectura en tiempo de COVID-19. ¿Cómo funcionarán las bibliotecas públicas?
Las bibliotecas públicas poco a poco regresan a la actividad.
Foto: Getty Images

Las bibliotecas públicas de gran parte del país han comenzado a recibir devoluciones de libros esta semana y se han visto desbordadas.

En la sucursal de Woodmere, en Traverse City (Michigan), 398 personas han devuelto más de 1,800 libros, los cuales tuvieron que aislarse durante 72 horas. Fue el día más ocupado para sus empleados desde la apertura de la biblioteca en 2012, dijo el director Michele Howard, en una entrevista para el diario local Record Eagle.

“Tenemos cajas y bolsas en cuarentena en toda la biblioteca”, expresó.

El servicio de la Traverse Area District Library (TADL) comienza a las 11:00 y la biblioteca ha pedido a sus usuarios que llamen o usen la aplicación de la biblioteca para hacer una cita. Por ahora sólo hay préstamos y devolución de libros.

“No somos parte de las actividades esenciales según el gobierno, pero la lectura lo es para algunas personas”.

La biblioteca no tiene fecha de cuando abrirá sus puertas al público. Mientras tanto prepara equipo de protección personal como escudos de plexiglás y mascarillas para que los usuarios hagan uso de las instalaciones de manera segura.

La TADL prestó más de un millón de libros físicos el año pasado; con artículos digitales ese número fue de 1.3 millones.

Actualmente tiene más de 40,000 artículos prestados antes de la pandemia, probablemente en previsión de que TADL se cerraría, dijo Howard.

Las bibliotecas también son un buen lugar para conectarse a WiFi. Michigan lanzó un mapa de puntos de acceso WiFi en todo el estado para ayudar a las personas que no tienen Internet en casa. La mayoría de los puntos críticos en la región de Grand Traverse se encuentran en bibliotecas públicas. Los puntos de acceso son gratuitos y, aunque las bibliotecas aún están cerradas, se puede acceder a WiFi desde el exterior del edificio.

Mucha gente ha estado utilizando el servicio durante la pandemia, incluidos los niños haciendo su tarea en el estacionamiento, descargando juegos para su Xbox y una mujer que fue entrevistada para un trabajo en su automóvil a través de Zoom, dijo Howard.

Howard dijo que la biblioteca tuvo que hacer cambios en sus ofertas durante el cierre y que muchos de esos cambios continuarán después de que la biblioteca abra. El programa de lectura de verano será híbrido este año, con un Zoom Room para que los jóvenes hablen sobre lo que leen.

Los participantes no tienen que leer un libro específico, solo tienen que leer 100 minutos a la semana, o aproximadamente 15 minutos al día.

Cerrar las bibliotecas fue realmente difícil, especialmente porque las bibliotecas son lugares que crean un sentido de comunidad, dijo Howard, quien ha estado al frente de la biblioteca desde octubre.

“Es inquietante para todos nosotros, así que tratamos de adaptarnos a este nuevo rol y crear comunidad de otras maneras. Estamos entusiasmados de volver a ser ese espacio comunitario”.