Las 5 estafas más comunes a los clientes de tarjetas de crédito

Los grupos delictivos siguen encontrando en estos engaños jugosas ganancias

Las 5 estafas más comunes a los clientes de tarjetas de crédito
Las tarjetas de crédito son blanco de diversos timos.
Foto: OLIVIER DOULIERY / Getty Images

Los avances tecnológicos aplicados a la vida diaria sin duda han facilitado muchas de las tareas que antes tomaban más tiempo como el cada vez más frecuente uso de tarjetas de crédito en lugar de dinero en efectivo; sin embargo, estos adelantos también han venido acompañados de fraudes y en la última década, las estafas a tarjetahabientes han ido en escalada sin medidas efectivas para su control.

Los grupos del crimen organizado utilizan diversos métodos para seguir estafando a la gente a pesar de los mecanismos diseñados por las autoridades para detenerlos, no obstante, una recomendación que resulta como la ley de oro para prevenir en algo estos robos es sencilla: por ningún motivo proporcionar los datos de tu tarjeta de crédito si no tenemos la certeza de que es seguro.

Para que lo tomes en cuenta, te dejamos las 5 estafas más comunes utilizadas por los delincuentes para intentar robarte a través de tu tarjeta.

1. Presunta caridad

Estas bandas delincuenciales se aprovechan de la buena fe de las personas y se valen de las tragedias para estafar a los tarjetahabientes al hacerse pasar por representantes de organizaciones conocidas y que se involucran en labores humanitarias para solicitar los datos de las tarjetas de crédito para una supuesta donación, por lo que es importante recordar que ninguna de estas asociaciones pide información de la tarjeta de crédito vía telefónica, por lo que si se desea hacer una aportación voluntaria, es preferible hacerlo directamente por internet o llamando a los números reconocidos por las organizaciones.

2. Puntos de conexión públicos

Conectarse a internet en la vía pública a internet es cada vez más común debido a que ya es frecuente encontrar lugares con una amplia cobertura; sin embargo, en ocasiones estos puntos de conexión, también conocidos como hotspots, son falsos y están colocados con el propósito de extraer los datos de las tarjetas pidiendo un pago por el servicio de internet, o bien, permiten navegar libremente por la red, pero son capaces de robarse los datos en caso de que ingresen a una cuenta bancaria con sus datos personales, por lo que se debe evitar entrar a las aplicaciones de bancos en redes no seguras por precaución.

3. La estafa del “skimmer”

A pesar de que el uso del chip en las tarjetas evita este método de robo, se siguen usando tarjetas con bandas magnéticas, lo cual es el campo de ataque para los delincuentes especializados en dicha estafa. El skimmer es un dispositivo electrónico que se coloca en los lectores de tarjetas de cajeros automáticos, bombas de gasolina y otros lugares, el cual duplica la información sin darse cuenta al estar camuflados y contar con una microcámara que detecta el número confidencial de la tarjeta cuando se digita, por lo que en cuestión de minutos puede ser víctima de una estafa.

4. Falsos beneficios

Una trampa recurrente y bien armada en la que los estafadores fabrican una trama llamando a los teléfonos de los tarjetahabientes con una grabación en la que les hacen saber de los supuestos beneficios para bajar las tasas de interés, seguido de un presunto operador telefónico que solicita los datos personales y la información de su tarjeta de crédito para hacer mal uso de ella.

5. El engaño de la “compra reciente”

Ante el uso cada vez más frecuente de la tarjeta de crédito, esta es una modalidad que está tomando fuerza en un entramado que involucra también una llamada telefónica para supuestamente ayudarte respecto a un cargo no reconocido de una “compra reciente” que no existe, por lo que muchas personas dan sus datos con la falsa idea de que los están ayudando contra un fraude mientras son víctimas de la estafa.