Las reducciones salariales por el coronavirus han afectado más ahora a los trabajadores que en la recesión de 2008

Casi la mitad de las pérdidas netas de empleo en Estados Unidos a principios de la primavera se han recuperado, aunque recobrar el resto podría llevar años

Las reducciones salariales por el coronavirus han afectado más ahora a los trabajadores que en la recesión de 2008
Los empleados de las aerolíneas han sido de los más afectados y en octubre sufrirán una ola de despidos más fuerte.
Foto: KAMIL KRZACZYNSKI / Getty Images

Los despidos y las licencias temporales de más de 25 millones de trabajadores estadounidenses han alimentado la mayor parte de la angustia de la nación por la recesión del coronavirus.

Pero ese no es el único revés económico para los trabajadores: muchas empresas están recortando las horas o los salarios de los empleados para reducir los costos, además de los despidos. Para los trabajadores, un sueldo reducido puede ser una alternativa, pero los economistas dicen que podría afectar el gasto de los consumidores y la economía. Y representará, a largo plazo, un legado de la recesión aún más duradero que los despidos, de acuerdo con un reportaje de Paul Davidson en USA TODAY.

Casi la mitad de las pérdidas netas de empleo en Estados Unidos a principios de la primavera se han recuperado, aunque recobrar el resto podría llevar algunos años.

“El nivel de empleo se recuperará más rápidamente que el aumento de los salarios”, dice el economista Dante DeAntonio de Moody’s Analytics.

En toda la economía, la mayoría de los trabajadores no ven recortes salariales, pero si con congelamientos salariales o aumentos exiguos. De marzo a junio, los empleadores congelaron los salarios del 58% de sus trabajadores, frente al 36% durante el mismo período del año pasado, según un estudio reciente de la Universidad de Chicago y el procesador de nóminas ADP. En el segundo trimestre, los sueldos y salarios de los trabajadores del sector privado subieron un 0,4%, el aumento más pequeño en cinco años, según el Índice de Costos de Empleo del Departamento de Trabajo.

Los más afectados por las reducciones en las horas o el pago son los empleados recontratados. Si bien los recortes de horas, que por supuesto dan como resultado cheques de pago semanales más bajos, son más frecuentes, una proporción históricamente grande de empleadores estadounidenses ha dado el paso inusual de reducir los sueldos o salarios por hora durante la recesión.

En abril, la gran mayoría de los estadounidenses desempleados, 18 millones, dijeron que estaban en cesantía temporal o en licencia, según las cifras del Departamento de Trabajo. Aproximadamente el 40% de los empleados licenciados han regresado a trabajar, según Gusto, un proveedor de nóminas y beneficios para más de 100,000 pequeñas empresas. De ellos, el 29% ha vuelto a tener menos horas o salarios más bajos, según cifras hasta agosto que Gusto proporcionó exclusivamente a USA TODAY. Eso se compara con solo el 17% de un grupo mucho más pequeño de trabajadores sin licencia que fueron llamados durante el mismo período el año pasado.

Muchos trabajadores han sido retirados del mercado por restaurantes o tiendas que cerraron mayoritariamente o por completo en los primeros días de la crisis y luego reabrieron, pero sin servicio al interior o con menor capacidad y horarios limitados. Eso redujo los horarios y la paga de los trabajadores.

“Cuando regresen, no vlverán a un escenario optimista”, dice Sarah Gustafson, científica de datos principal de Gusto. “Están recibiendo un doble golpe”.

Del total de trabajadores, incluidos los que no fueron despedidos, el 8.8% vio reducidas sus horas en agosto, frente al 6% del año anterior, muestran los datos de Gusto.

Los recortes se extienden

Los empleados asalariados recortados tienen más probabilidades de sufrir recortes salariales directos, muestran los datos de Gusto. Eso se debe en parte a que puede ser difícil recortar las horas de los empleados asalariados que no marcan un reloj, dice Daniel Sternberg, director de ciencia de datos de Gusto.

Casi 7 millones de trabajadores sufrieron reducciones salariales desde marzo hasta junio, según el estudio de la Universidad de Chicago y ADP. Entre los empleados que no fueron despedidos durante ese período, el 6.2% sufrió recortes salariales, frente al 1.6% durante el mismo periodo del año pasado, según el estudio. Durante la Gran Recesión de 2007-09, el 6% de los trabajadores aceptaron recortes salariales, pero es posible que muchas empresas aún reduzcan el salario este año, dice el informe, lo que sugiere que la participación eventual podría ser mucho mayor.

“Los recortes del salario base son una característica notable del mercado laboral en la recesión pandémica”, dice el estudio.

Tradicionalmente, las empresas prefieren despedir a algunos trabajadores que reducir los salarios de manera generalizada, lo que por lo general daña la moral y hace que los mejores empleados se vayan, dice Sudarshan Sampath, director de investigación de PayScale, una empresa de software y datos de compensación que asesora a los empleadores. Los despidos, por el contrario, ofrecen a las empresas la oportunidad de recortar los peores resultados, dice.

Y aunque los horarios de los empleados pueden expandirse a medida que regresa el negocio, los salarios pueden ser más difíciles de restaurar porque “no existe un mecanismo tan claro” que no sea que los empleadores cumplan su palabra, dice DeAntonio, de Moody’s. Los recortes salariales también pueden dañar la moral al implicar que los trabajadores se están desempeñando mal, dice Gustafson.

Pero esta caída es diferente. La repentina y dramática caída de los ingresos cuando los estados cerraron negocios en marzo obligó a muchas empresas a hacer todo lo posible para sobrevivir. Y muchas empresas creían que “el impacto de la pandemia en el rendimiento empresarial sería de corta duración”, dice Sampath.

Los trabajadores bien pagados también sufren

Los trabajadores mejor pagados han sido los más afectados por las reducciones salariales, un 13.4% de los empleados ubicados en el 20% de los que más ganan experimentaron recortes salariales entre marzo y junio, dice el estudio de la Universidad de Chicago-ADP. Con los despidos frecuentes, los recortes salariales en la parte superior podrían representar un “sacrificio compartido en toda la organización”, dice Sternberg.

Al principio de la crisis, una grupo de empresas anunciaron recortes salariales a los ejecutivos, incluidos Delta, Marriott, Bed Bath and Beyond, Nordstrom y Macy’s.

Aunque muchos trabajadores están tomando las reducciones salariales con calma, el estancamiento de los salarios o los magros aumentos podrían ser difíciles de sacudir para la economía. Incluso después de que la nación recuperó todos los empleos perdidos en la Gran Recesión a principios de 2014, el modesto crecimiento salarial anual de alrededor del 2% persistió durante más de otro año.

“Hemos tenido un largo período de baja inflación”, dice DeAntonio, una dinámica que limita la capacidad y la necesidad de las empresas de aumentar los salarios. “Eso no es un motor de un fuerte crecimiento salarial”.