Las solicitudes iniciales por desempleo descienden ligeramente en el arranque de la era Biden

Las restricciones por una nueva ola de contagios ha hecho más lenta la recuperación de los puestos de trabajo

Un hombre camina frente al hotel donde trabajaba hasta marzo, en Miami.
Un hombre camina frente al hotel donde trabajaba hasta marzo, en Miami.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Novecientos mil estadounidenses solicitaron beneficios por desempleo por primera vez en los últimos siete días, a pesar del anuncio del plan de estímulo económico presentado por el presidente Joe Biden el jueves pasado.

Un aumento en las infecciones por COVID-19 y las nuevas restricciones para ayudar a frenar la propagación del coronavirus afectaron la recuperación del mercado laboral. Las cifras publicadas el jueves por el Departamento de Trabajo muestran que 900,000 estadounidenses presentaron solicitudes iniciales de desempleo en la semana que terminó el 16 de enero, poco menos el pronóstico de 910,000 de los economistas de Refinitiv, informó Fox Business.

El número es casi cuatro veces el nivel anterior a la crisis, pero está muy por debajo del pico de casi 7 millones que se alcanzó cuando se emitieron los pedidos para quedarse en casa, en marzo. Casi 70 millones de estadounidenses, alrededor del 40% de la fuerza laboral, solicitaron beneficios por desempleo durante la pandemia.

El número de personas que aún reciben prestaciones por desempleo se redujo en 127,000 con respecto a la semana anterior y quedó en 5.05 millones. El informe muestra que aproximadamente 15.9 millones de estadounidenses recibían algún tipo de prestación por desempleo hasta el 2 de enero.

Muchos estadounidenses más reciben ayuda por desempleo de dos programas federales que el Congreso estableció con la aprobación de la Ley CARES en marzo: uno extiende la ayuda a personas que trabajan por cuenta propia y otros que normalmente no son elegibles para recibir beneficios, y el otro proporciona ayuda a quienes han agotado sus beneficios estatales.

“La ola actual de la pandemia no parece retroceder todavía y la perspectiva de nuevas variantes más transmisibles aumenta el riesgo de una tercera ola prolongada”, dijo Daniel Zhao, economista senior de Glassdoor. “Si bien la vacuna ofrece una esperanza, todavía estamos lejos de una reapertura completa de la economía que podría impulsar la recontratación y detener más despidos”.

El gobierno federal renovó los programas a fines de diciembre con la aprobación de un paquete de estímulo de $900 billones de dólares, que incluye un beneficio de desempleo suplementario de $300 dólares a la semana, un segundo cheque de estímulo de $ 600 dólares para la mayoría de los adultos y un programa de ayuda para pequeñas empresas.