Los 5 problemas que tienen los inmigrantes para obtener un seguro de automóvil

Cuando uno lleva poco tiempo en Estados Unidos, lo puede pagar en la póliza del seguro del auto

Los 5 problemas que tienen los inmigrantes para obtener un seguro de automóvil
El costo de una poliza del seguro de auto depende de varios factores.
Foto: Javier Mota / Cortesía

Para millones de conductores hispanos en Estados Unidos, el acceso y el precio de una póliza de seguro del auto pueden representar gran obstáculo para trabajar y aumentar su patrimonio si dependen del vehículo para hacerlo.

La mayoría de las grandes compañías de seguros pueden negar o aumentar el costo de una póliza por 5 factores que afectan principalmente a los conductores que están empezando su vida en Estados Unidos:

1. Falta de historia de manejo en Estados Unidos

Para las compañías de seguro, la experiencia detrás del volante es uno de los factores más importantes para determinar la autorización y el costo de la póliza, pero en algunos casos, esa experiencia no cuenta si se acumuló en otro país.

2. Falta de historial de crédito

Debido a que una póliza de seguro es básicamente un contrato financiero que requiere fondos para respaldarlo, un conductor que no ha establecido su historial de crédito en Estados Unidos podría enfrentar problemas para obtener seguro de auto o pagar más que uno con buen récord de crédito.

3. Lugar de residencia

Las compañías de seguro toman en cuenta como factor de riesgo la cantidad de accidentes y robos en el código postal del lugar de residencia del solicitante, lo que puede afectar negativamente a un conductor que por sus bajos ingresos, viva en un vecindario considerado de alto riesgo.

4. Distancia de manejo

La mayoría de las aseguradoras toman en cuenta la cantidad de millas recorridas para determinar el costo de una póliza de seguro, por lo que un conductor que viva alejado de su lugar de trabajo o que use su auto como su herramienta de trabajo –Uber o Lyft, por ejemplo-, tendrá que pagar extra.

5. Idioma y educación

La mayoría de las aseguradoras no ofrece un servicio completo en español, lo que crea un reto para los conductores recién llegados a Estados Unidos que no dominan el inglés. Además las aseguradoras toman en cuenta el nivel de educación de los potenciales asegurados, ya que por consecuencia lógica, lo más probable es que tengan empleo fijo y mejor pagado, y vivan en códigos postales menos riesgosos.

Un seguro específico para hispanos

Estos factores en contra y los datos de un estudio de Pew Research, que indican que el número de conductores hispanos nuevos en Estados Unidos aumentará por lo menos en 1 millón por año hasta 2050, fueron las bases para la creación de Sigo, un proveedor de seguros de automóviles que se enfoca en el mercado de seguros de automóviles totalmente en español.

Su co-fundador, Nestor Solari, quien pasó años trabajando en el sector bancario de capital privado y de inversión en Goldman Sachs, decidió que era necesario realizar un cambio, luego de que sus propios familiares enfrentaron esos problemas tras mudarse de su natal Uruguay a Estados Unidos.

“Debido a que las necesidades de este grupo demográfico se están pasando por alto por completo, nuestro servicio también sirve como una gran oportunidad comercial para que las aseguradoras satisfagan las necesidades del mercado”, dijo Solari.

La plataforma Sigo, que por ahora solo está disponible en California y Texas en sociedad con 10 aseguradoras, permite obtener una cotización y una eventual autorización para comprar la póliza del seguro del auto, totalmente en español y usando el teléfono celular inteligente o una computadora.

“Este proceso evita que el conductor tenga que ir físicamente a una agencia y completar el proceso en persona”, explicó Solari. “Además, gracias a esta tecnología, no cobramos el recargo del agente independiente que puede ser de entre $50 a $400”.

Solari agregó que además de los 5 factores en contra para el conductor hispano nuevo en Estados Unidos, el hecho de que este segmento de la población por lo general elige la póliza mínima requerida (comprehensive and collision) para reducir el costo, en muchos casos son rechazados o tienen menos y más caras opciones.

“Nosotros hacemos todo. El reto fue armar un proceso que reduzca el riesgo para los clientes y para la empresa”, dijo Solari, quien agregó que espera expandir sus servicios a 80% de los principales mercados hispanos de Estados Unidos en los próximos 3 años y que otras compañías adopten la misma tecnología para beneficiar a los consumidores.