Los alimentos poco costosos e imperecederos que no pueden faltar durante el confinamiento invernal

Las bajas temperaturas y las medidas preventivas ante el coronavirus han generado permanecer más en casa

El chocolate para beber es un elemento que no puede faltar en la dieta invernal.
El chocolate para beber es un elemento que no puede faltar en la dieta invernal.
Foto: Ahmed Aqtai / Pexels

Oficialmente el invierno ha llegado al hemisferio norte del planeta y con él las temperaturas más bajas, las cuales limitan en buena parte la movilidad de las personas en un año marcado por el confinamiento y la distancia social a causa de la pandemia por COVID-19, situación que ha obligado a la población a adaptarse especialmente ante esta doble circunstancia mientras los brotes de la enfermedad no dejan de multiplicarse a pesar de que la vacuna contra el coronavirus ha comenzado a aplicarse en los Estados Unidos.

El desarrollo del SARS-CoV 2 sigue preocupando a buena parte de la población, en especial la que se encuentra ante una mayor vulnerabilidad en medio de una crisis económica que se agudiza para el sector más desprotegido ante el retraso de una segunda ronda de estímulos, la cual apenas fue firmada por el presidente Donald Trump y que mantiene en vilo a millones de personas.

De acuerdo a la empresa de inteligencia de datos Morning Consult, buena parte de la población en los Estados Unidos está adquiriendo más alimentos para esta temporada como medida preventiva que les permita permanecer más tiempo en sus hogares, por lo que compartimos 5 alimentos que no pueden faltar en un confinamiento invernal sin recurrir a las compras de pánico que comprometan el abastecimiento de ciertos productos.

Te puede interesar:

·Cómo evitar facturas médicas sorpresa en los Estados Unidos

Sopa enlatada

Si bien estos productos cuentan con cantidades de sodio más altas debido a sus conservadores, situación que puede resultar perjudicial para la salud si se consume en grandes cantidades, es una buena alternativa durante la temporada invernal, ya que además de ser fácil de preparar, tiene una durabilidad que permite ser una práctica opción alimenticia en los climas gélidos.

Chocolate

Es una gran fuente de calorías, en especial en su presentación de tabletas para preparar como bebida. El consumo de cacao favorece las funciones cardiovasculares, así como los procesos cognitivos, además de contar con un alto contenido de fibra que ayuda a los procesos intestinales y generar la sensación reconfortante que genera beber algo caliente en medio de un ambiente frío.

Frutas y verduras

Esta es una alternativa de productos nutritivos que pueden conservarse bastante tiempo, incluso si se compran frescas, siempre y cuando se tenga la posibilidad de congelarlas, ya que esto garantiza que se mantenga en buen estado por bastante tiempo sin perder sus propiedades. Asimismo, la congelación reduce la generación de patógenos en las verduras sin la necesidad de conservadores, por lo que generan un ahorro de tiempo y dinero.

Sustitutos de carne

La tecnología alimentaria ha avanzado a pasos agigantados en los años recientes y una prueba de ello es la creación de productos alternativos a los cárnicos como opciones de consumo, entre ellas las que se generan de origen vegetal, las cuales ofrecen un alto contenido en proteínas y la posibilidad de conservarse por bastante tiempo recurriendo a la congelación.

Frutos secos

Uno de los productos naturales que pueden conservarse por mucho tiempo sin que sea necesaria la intervención exterior y que al mismo tiempo son una buena fuente de energía y grasas saludables, además de cumplir con una función de antioxidantes y favorecer al sistema nervioso combatiendo el estrés que suele presentarse en las circunstancias actuales. Combinados con las frutas secas, como los arándanos o las pasas, representan un buen complemento energético y nutritivo en la dieta invernal.