Los comestibles que debes evitar comprar a granel

Los productos en la mayoría de los casos corren un riesgo de echarse a perder

Los comestibles que debes evitar comprar a granel
El pan es uno de los productos más susceptibles con el paso de los días.
Foto: Marianna OLE / Pexels

La tentación de adquirir un producto a muy buen precio en ocasiones puede superar la racionalidad de si en verdad es una oferta que vale la pena tomar, en especial si se trata de grandes cantidades, pero también hay artículos que aparentemente resisten con éxito el paso del tiempo y que por lo tanto igual son candidatos a comprarse en volumen; sin embargo, hay varios factores a considerar en este planteamiento, así que te dejamos los 10 productos que debes evitar comprar a granel.

Nueces y semillas

Este grupo alimenticio tiene la característica de contar con niveles altos de aceite, lo cual es producto de una serie de las llamadas grasas buenas; sin embargo, éstas se ponen rancias en poco tiempo, por lo que después de un par de meses, su sabor comienza a cambiar, así que es recomendable guardarlas en contenedores herméticos e incluso en el refrigerado.

Harina

Este producto, en cualquiera de sus facetas, atrae el agua y la humedad del aire, así que después de un tiempo almacenada, termina por perder sus propiedades e incluso adquirir un sabor agrio, así que se recomienda; la harina blanca es la que más se conserva sin perder sus atributos a diferencia de sus otras variantes, como la integral.

Especias

Entre más refinada se encuentre una especia, más pronto pierde su sabor. Se calcula que las especias molidas comenzarán a perder sus propiedades a partir de los seis meses aproximadamente, en tanto que las que no llevan este tratamiento, pueden durar más tiempo sin apagar su esencia.

Condimentos

Productos de este tipo como la mayonesa, la mostaza o el ketchup, de los cuales pensamos casi que nunca se echarán a perder, también experimentan la suerte de la pérdida de propiedades, lo que no se compensa con las grandes cantidades que llegamos a tener y que no se consumen.

Café

Por mucha adicción al café matutino en particular, no vale la pena acumular botes de este grano tan codiciado por la gente, ya que el mejor sabor que podemos encontrar al prepararlo, le corresponde al que ha sido tostado alrededor de dos semanas antes de probarlo, así que conforme pase el tiempo, tu café guardado, perderá cualidades.

Fruta fresca

Tal vez la selección más obvia debido a que en esta presentación, la fruta no cuenta con ninguna ayuda para conservarse por más tiempo, así que comprar en grandes cantidades solo debe ir acompañada de la garantía de que se aprovechará antes de terminar en la basura.

Polvo de hornear y levadura

Estos artículos cuentan con una vida relativamente corta pensando en su consumo en grandes cantidades, ya que al igual que la harina, suelen absorber la humedad y con ellos perder sus propiedades, aun y cuando la levadura puede ser guardada en el refrigerador para extender sus condiciones.

Alimentos enlatados

Si bien que ciertos productos estén enlatados nos genera cierta confianza de que no se echarán a perder, los conservadores como el sodio que suelen contener este tipo de presentaciones, pueden ser muy dañinas en exceso para el cuerpo humano y resultar contraproducente.

Aceites

Al igual que las semillas, la grasa insaturada de los aceites no duran tanto tiempo antes de que se vuelvan amargos, no se trata de una caducidad como tal, pero sí del llamado consumo preferente, así que si decides comprar grandes cantidades será difícil que logres consumirlas todas antes de que el producto experimente algún efecto.

Pan

Junto al la fruta fresca, la compra del pan a granel es una de las peores ideas por muy barato que pueda resultar, sobra comentar que la vida de este producto es muy corta y poco se puede hacer para extenderla, al menos que se garantice el consumo de lo que se adquiere, lo más probable es que termine desperdiciado.