Mejora la productividad en tu trabajo y fluye exitosamente

Mejorar en el plano profesional siempre te brindará seguridad y estabilidad emocional

Mejora la productividad en tu trabajo y fluye exitosamente
Pasar tiempo en "Centrado y consciente" puede ayudar a su cerebro a deslizarse con fluidez.
Foto: Pixabay

Ser un mejor empleado, mejorar el rendimiento y sobre todo la productividad de cada día en el trabajo es propósito de muchos. Pero aunque la mayoría quiera insistir en llevar cierto control de su vida laboral con un calendario, existe otro método más original con el que puedes cambiar tus alcances.

Maura Thomas, colaboradora de la revista Forbes, elaboró un modelo llamado 4 cuadrantes de gestión de atención, con el que puedes trabajar para dar mejores resultados en tus actividades.

Los cuadrantes están determinados por cuánto control estás ejerciendo sobre tu atención y cuánta atención enfocada (impulso de poder mental) eres capaz de reunir como resultado. Los cuadrantes son:

Reactivo y distraído. En este cuadrante, eres multitarea y te sientes disperso. Estás tratando de “mantener demasiados platos girando” a la vez.
Soñador. Este cuadrante es donde dejas que tu mente divague sin mucho estímulo externo. (¡Este cuadrante es muy reparador para tu cerebro!)
Centrado y atento. Este es el cuadrante donde estás completamente presente y evitas activamente la distracción. Estás trabajando duro para mantener tu atención durante un período prolongado de tiempo.
Fluir. Pasar tiempo en “Centrado y consciente” puede ayudar a su cerebro a deslizarse con fluidez, donde la atención completa se vuelve fácil. Estás tan absorto en una actividad que pierdes el rastro de todo lo demás.

Para dedicar un tiempo más centrado y atento a la tutoría de sus informes directos, estas son algunas de las estrategias que pueden ayudarte a estar más presente con tu equipo:

Aclara tus prioridades: dado que la tutoría de tus informes directos es un componente explícito e importante de tu trabajo, crea un proyecto procesable con un resultado específico, como reunirte con cada miembro del equipo durante 15 minutos cada semana durante 3 meses seguidos.

Elimina las distracciones: Guarda tu teléfono y apaga las alertas y notificaciones durante las reuniones.

Establece límites alrededor de las reuniones: al ser más ordenada en las reuniones a las que asistes y al limitar el tiempo en tu horario cuando otros pueden organizar reuniones, liberas más espacio en tu día para realizar el trabajo de alta prioridad.

Asegúrate de que tu equipo se sienta empoderado: en lugar de estar “demasiado disponible” fuera de los horarios de reunión programados, deja que los miembros de tu equipo tomen sus propias decisiones. Durante las reuniones individuales, escucha cómo manejan los desafíos y ofrece sugerencias para el futuro. Esto tiene la doble ventaja de ayudar a tu equipo a crecer y ser más independientes.