Motivos por los que te pueden reducir el límite de préstamo en tu tarjeta de crédito

Los prestamistas están reduciendo los límites de crédito y cancelando tarjetas durante la pandemia. Aquí te mostramos cómo proteger tus finanzas

Motivos por los que te pueden reducir el límite de préstamo en tu tarjeta de crédito
Foto: Pexels

Alrededor de 70 millones de estadounidenses han visto reducidos los límites de crédito en sus tarjetas de crédito o les cancelaron sus tarjetas por completo en los últimos dos meses, según una nueva encuesta de CompareCards, una división del mercado en línea Lending Tree.

Estos recortes significan que a muchos estadounidenses con problemas de dinero les resultará más difícil acceder a préstamos durante la pandemia por el coronavirus. No obstante, hay algunos pasos que los titulares de tarjetas pueden implementar hoy para minimizar el riesgo de sufrir una reducción en el límite de crédito.

En la encuesta se encontró que, entre mediados de mayo y mediados de julio, alrededor de un tercio (34%) de los titulares de tarjetas vieron una reducción en su límite de crédito en al menos una tarjeta. La mayoría de los límites de crédito sufrieron una reducción de $1,000 o menos, pero el 22% tuvo una disminución de al menos de $5,000.

Una persona de cada 4 titulares de tarjetas informó que el emisor de la tarjeta le había dado de baja al menos una tarjeta de crédito.

“Estas enormes cifras demuestran que los emisores de tarjetas están reduciendo el crédito a personas de todos los niveles de ingresos para intentar disminuir el riesgo de posibles incumplimientos”, señala Matt Schulz, principal analista de crédito de Lending Tree.

En los próximos meses, es posible que más titulares de tarjetas sufran recortes en los límites de sus tarjetas de crédito o que les cierren involuntariamente las cuentas con poco uso, añade Schulz.

La crisis crediticia

Actualmente, los prestamistas están tomando estas medidas para protegerse de una esperada ola de incumplimientos debido al empeoramiento de los problemas financieros durante la pandemia. Algunos de los bancos principales sumaron mil millones de dólares en reservas para cubrir las posibles pérdidas.

“En la recesión de 2008 a 2009, los prestamistas vieron cómo las pérdidas por incumplimiento aumentaron 50%, pero esta vez las pérdidas podrían ser mucho mayores si el panorama económico no mejora”, advierte Emre Sahingur, vicepresidente sénior de análisis predictivo de VantageScore, una compañía de calificación crediticia.

Los bancos afirman que hacen lo que pueden por los clientes en estos tiempos difíciles. “Como respuesta a la pandemia por el coronavirus, muchos emisores brindan apoyo a sus clientes mediante la flexibilización del pago de facturas y la exención de costos e intereses por pagos atrasados”, informa Jeff Sigmund, portavoz de la Asociación Estadounidense de Banqueros (ABA). “Los bancos están adoptando un enfoque equilibrado basado en datos económicos, acorde con las obligaciones legales y de suscripción, para garantizar que las líneas de crédito coincidan con la capacidad de pago de los consumidores”.

Sin embargo, para los consumidores, los recortes en las tarjetas de crédito a veces llegan con poca o ninguna anticipación. Si bien la mayoría de los titulares de tarjetas en la encuesta de CompareCards indicó que recibió una notificación sobre las reducciones de crédito por parte de los emisores, 1 de cada 10 afirmó que no se le dio aviso.

“En general, los prestamistas no tienen obligación de dar aviso sobre las cancelaciones de tarjetas o las reducciones de crédito, ya sea por escrito o por otro medio”, señala Chi Chi Wu, abogado del personal del Centro Nacional de Derecho del Consumidor, una organización sin fines de lucro.

En la encuesta de CompareCards, se descubrió que los prestamistas a menudo indicaron el motivo de los cambios en el crédito; la mitad de los titulares de tarjetas indicaron que les informaron que los cambios se debían a una disminución en la calificación crediticia o a un pago atrasado. Aproximadamente 1 de cada 4 señaló que le informaron que el motivo del cambio fue la inactividad de la cuenta.

Según la encuesta, los titulares de tarjetas con mayores ingresos tenían más probabilidades de sufrir una reducción del límite de crédito o que les cancelen una tarjeta.

“Las personas con mayores ingresos solían tener mayores límites de crédito, los cuales representan un mayor riesgo para los emisores en caso de falta de pago”, añade Schulz de Lending Tree.

Según la encuesta, entre los diferentes grupos etarios, los prestatarios milenials también se vieron muy afectados. En comparación con los boomers y la Generación X, los milenials no suelen tener largos antecedentes crediticios, pero muchos de ellos se han centrado en las recompensas de las tarjetas para viajeros, con poco uso durante la pandemia.

Nuevas formas de calificación crediticia

Para ayudar a los prestamistas a reducir el riesgo de incumplimiento, FICO, la compañía detrás de la conocida calificación crediticia, lanzó hace poco una herramienta llamada Índice de resiliencia.

Este Índice de resiliencia, que se calcula con los mismos datos del informe crediticio incluidos en la calificación crediticia de FICO, analiza los factores que mejor identifican a los prestatarios con mayores probabilidades de realizar los pagos a tiempo en una recesión y a aquellos con menores probabilidades.

Entre los factores predictivos, se incluyen la extensión de los antecedentes crediticios y si los consumidores abrieron recientemente nuevas cuentas de crédito. El índice clasifica a los consumidores del 1 al 99, y los puntajes más bajos indican una mejor solvencia.

“Aquellos con crédito mucho más reciente o con un historial crediticio más corto tienden a ser menos resilientes que aquellos con una mayor estabilidad, incluso si tienen la misma calificación crediticia”, señala Sally Taylor, vicepresidenta de FICO.

Los prestamistas apenas están comenzando a probar la efectividad del nuevo índice, y podrían pasar años antes de que su uso se generalice. Aún así, algunas agencias de crédito ya lo ponen a disposición de los consumidores. También puedes consultar tu puntaje de resiliencia en el sitio web para consumidores de myFICO, en myfico.com (es necesario tener una membresía avanzada o superior, desde $30 por mes).

Por ahora, la mayoría de los emisores de tarjetas utilizan herramientas de riesgo interno, como fórmulas algorítmicas, para disminuir el crédito y reducir su exposición al incumplimiento, indica John Ulzheimer, un experto en crédito que trabajó en FICO y en otra compañía de informes crediticios llamada Equifax.

Pero los defensores de los consumidores advierten que estas fórmulas poco conocidas de calificación crediticia pueden perjudicar a los titulares de tarjetas.

“La ola de cancelaciones e interrupciones de líneas de crédito subraya la falta de transparencia en las decisiones crediticias, que podría dañar las calificaciones crediticias de los consumidores, lo cual es muy preocupante en una pandemia”, asegura Christina Tetreault, gerente de política financiera de Consumer Reports.

Qué hacer

Es imposible protegerse por completo de una reducción del límite de la tarjeta de crédito o de la cancelación de una tarjeta. Incluso si has tenido una tarjeta durante años y la has utilizado con responsabilidad, un emisor aún puede optar por reducir tu límite de crédito, añade Wu del Centro Nacional de Derecho del Consumidor. Sin embargo, los siguientes pasos pueden ayudarte a minimizar el riesgo de una crisis crediticia.

Vigila de cerca tus cuentas. Es fácil que una carta o una notificación por correo electrónico se pierda durante una pandemia, así que revisa bien tus cuentas en línea para ver si hay cambios. También recomendamos que revises tu informe crediticio periódicamente para ver si contiene errores que puedan disminuir tu calificación y motivar a un emisor a reducir tu límite de crédito.

Debido a que la pandemia ha causado una mayor preocupación por los informes crediticios, las 3 principales agencias crediticias, Equifax, Experian y TransUnion, ofrecen informes semanales gratuitos hasta abril de 2021. (Normalmente, en cada una de ellas solo puedes obtener un informe gratuito una vez al año). Visita AnnualCreditReport.com.

Limita el uso del crédito. Si el saldo de tus tarjetas es alto, probablemente aumentes tu índice de utilización de crédito: la cantidad de crédito disponible que utilizas, representa el 30% de tu calificación crediticia. Un índice de utilización alto puede disminuir tu calificación. Si el emisor de tu tarjeta reduce el crédito disponible, tu índice de utilización aumentará incluso si tus gastos siguen siendo los mismos.

Ten en cuenta que pagar el saldo total todos los meses podría no ayudarte a mantenerte por debajo del límite del 30% porque las compañías de tarjetas informan el índice de utilización una vez al mes, generalmente en la fecha del estado de cuenta, antes de que realices el pago. Si usas mucho la tarjeta y tienes saldo, considera hacer un pago adicional en el mes para reducir este saldo y el índice de utilización, incluso antes de que salga el estado de cuenta, recomienda Ted Rossman, analista del sector en CreditCards.com.

Usa las tarjetas de crédito con regularidad. Si bien recomendamos que limites el uso del crédito, debes realizar transacciones regularmente con todas tus tarjetas. Es más probable que los emisores de tarjetas de crédito reduzcan los límites o cancelen las tarjetas de las cuentas que se usan poco, añade Ulzheimer, que también vio recientemente una disminución en los límites de crédito de dos de sus propias tarjetas con poco uso.

Si en la billetera tienes tarjetas de crédito acumulando polvo, úsalas para pequeños pagos mensuales, tal vez para un servicio de suscripción como Spotify o Netflix, aconseja Schulz.

Evita el retraso o la falta de pago. Si te retrasas en los pago de forma sistemática o directamente no realizas un pago, esto puede indicar que tus circunstancias financieras han cambiado y causar una reducción de crédito. Configura el pago automático para proteger tu historial de pago. Si no puedes pagar el monto total, al menos programa el pago mínimo.

Habla con el emisor de la tarjeta. Si reducen tu límite de crédito y tienes una buena calificación crediticia, solita al emisor que restablezca tu límite original, añade Rossman, quien en junio se comunicó con el banco y logró que le restauraran su límite de crédito.

Si eso no funciona, intenta solicitar el aumento del límite en una tarjeta emitida por un banco diferente. Pero primero debes verificar si eso requerirá una indagación incidente de crédito, que podría dañar temporalmente tu calificación.  Otra opción puede ser solicitar una tarjeta nueva con un emisor diferente, pero en la economía actual es posible que los prestamistas estén reacios a ofrecer este beneficio.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2020, Consumer Reports, Inc.