No permitas que el coronavirus entorpezca tu jubilación

Cómo volver a tomar el rumbo si tu 401(k) se ha visto afectado

Para Christine Manzo, la crisis del coronavirus ha sido un gancho al hígado en materia económica. “Mi esposo entró en la reducción de personal donde trabajaba como gerente sénior de adquisición de talentos y, como si esto fuera poco, nuestro 401(k) se vio seriamente afectado”, le dijo la agente inmobiliaria de Brunswick, Ohio, de 61 años a Consumer Reports. “Se suponía que ese sería nuestro ahorro para la jubilación”.

A medida que la crisis continúa causando estragos en el mercado de valores, hace zigzaguear los planes 401(k) y socavan la capacidad de ahorrar, los consumidores están viendo que sus planes de jubilación se desestabilizan. Y para muchos, esto se acerca demasiado a la Gran Recesión de 2007 a 2009, un golpe del que muchos estadounidenses aún no se han recuperado.

Recuperarse de estos contratiempos financieros no será fácil. El Fondo Monetario Internacional pronostica una peor recesión este año que la Gran Recesión, e incluso los expertos financieros tienen problemas para trazar un camino hacia la recuperación. “Esta es una situación sin precedentes”, dice Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, quien cree que el crecimiento económico normal no se reanudará hasta que haya disponible una vacuna o el tratamiento para el coronavirus dentro de un año o más.

Si este escenario temporal suena desalentador, puede ser útil recordar que la nación ya se ha recuperado de calamidades financieras en el pasado, dice William Bernstein, asesor de inversiones y autor de “The Four Pillars of Investing” (McGraw-Hill Education, 2010). Desde 1980, los estadounidenses han atravesado 4 recesiones y 6 caídas del mercado, incluida la Gran Recesión, cuando las acciones cayeron más del 50% en su punto más bajo.

Obviamente, sigue siendo difícil superar cualquier recesión del mercado, particularmente esta, con todas sus incertidumbres. Pero mantener una cartera bien diversificada, una combinación de acciones y bonos dirigida a tu tolerancia al riesgo y objetivos financieros, sigue siendo la estrategia más inteligente. Según lo descubierto por un estudio de Katherine Roy, estratega jefe de jubilaciones de J.P. Morgan Asset Management, los inversores de los 401(k) que siguieron aportando a sus planes durante la Gran Recesión se habían recuperado por completo para marzo de 2010, solo dos años después del fondo de la caída del mercado. Ese fue un repunte más rápido que el del propio mercado, que recuperó su máximo previo a la crisis en marzo de 2012.

Claro que mantener el rumbo podría no ser posible si te quedaste desempleado o si se redujo tu salario u horas. Pero para aquellos que aún pueden ahorrar e invertir, y especialmente si esperaban retirarse pronto, resulta fundamental saber en dónde estás parado y decidir si necesitas ajustarte. Aquí hay algunas pautas a seguir.

Revisa tu combinación de activos

A pesar de la calamidad del coronavirus, la pregunta clave sigue siendo cuánto dinero deseas mantener en acciones frente a los bonos, según tu tolerancia al riesgo y tus objetivos financieros.

Ten en cuenta que la mayoría de las personas necesitan mantener una participación en las acciones, incluso durante la jubilación, para obtener el crecimiento a largo plazo que necesitan. Pero para aquellos que prefieren una estrategia más cautelosa, y para los inversores de mayor edad que ya han acumulado suficientes ahorros para permitirse una jubilación cómoda, puede tener sentido reducir el porcentaje que inviertes en acciones y aumentar tus tenencias de ingresos fijos, dice David Blanchett, director de investigación de jubilaciones en Morningstar.

Como guía, el fondo Vanguard Target Retirement 2030, que posee el 70% en acciones y el 30% en bonos, cayó casi un 15% en los primeros 3 meses de este año, mientras que el fondo Vanguard Target 2015, que mantiene el 40% de acciones y el 60% de bonos, bajó solo un 7.4%. (Puedes comparar los riesgos y retornos potenciales de diferentes combinaciones de activos con una herramienta en línea, como la Calculadora de asignación de activos de Bankrate).

Qué hacer: adopta una nueva medición de cuánto riesgo puedes afrontar cómodamente en este momento. Los factores a considerar pueden incluir tu edad, las personas mayores tienen menos tiempo para resistir una recesión del mercado, mientras que los más jóvenes pueden incluso beneficiarse de las caídas del mercado porque pueden comprar más acciones a precios bajos que eventualmente se apreciarán en futuros mercados alcistas, dice Bernstein. Otra consideración es cualquier cambio en tu situación financiera actual que limite tu capacidad de asumir riesgos, por ejemplo, si tu situación laboral es inestable. En términos generales, si no estás en estado de pánico, es una señal de que no necesitas reducir las acciones.

Luego, mantén tu combinación de activos encaminada mediante un reequilibrio de manera periódica. Pasa el dinero suficiente de tus inversiones ganadoras a tus inversiones rezagadas para restaurar tu combinación ideal. Asegúrate de elegir fondos de bajo costo, como fondos de índice de mercado amplio, que generalmente cobran solo un 0.5% o menos frente al 1% o más para muchos fondos administrados activamente. Los ahorros pueden aumentar tus retornos.

Fortalece tus reservas de efectivo

Una de las medidas más efectivas para proteger tus finanzas es acumular un fondo de emergencia que pueda cubrir de 3 a 6 meses de gastos, tal vez hasta un año si tu trabajo no es seguro. Ese dinero debe mantenerse en una cuenta segura y de fácil acceso, lo que te evitará tener que recurrir a fondos jubilatorios o aumentar el saldo de tu tarjeta de crédito para afrontar facturas inesperadas.

¿Qué pasa si te faltan reservas suficientes para los días grises? Examina tu presupuesto para encontrar formas de liberar efectivo para ahorrar. (Consulta “Tu guía para obtener efectivo durante la pandemia“). Si no tienes margen de maniobra, considera reducir algunos puntos porcentuales de tus aportes al 401(k) temporalmente, hasta tener un colchón de efectivo adecuado. Pero trata de seguir ahorrando lo suficiente para obtener el aporte completo de tu empleador, si se ofrece uno, dice Marguerita Cheng, planificadora financiera certificada (CFP) en Gaithersburg, Maryland.

Aquellos que se acercan a la jubilación deberían generar una reserva de efectivo aún mayor, suficiente para pagar los gastos esenciales durante al menos un año, dice Harold Evensky, CFP y profesor retirado de planificación financiera personal en la Universidad Tecnológica de Texas en Lubbock. Sin esa reserva, puedes terminar usando tus activos de jubilación durante una caída del mercado o tal vez entrar en pánico y pasarlos a efectivo.

Qué hacer: si bien las tasas de interés han disminuido, puedes obtener rendimientos superiores a la media en tus reservas de efectivo en bancos en línea, recientemente hasta en un 1.7%. Puede no parecer algo impresionante, pero supera el rendimiento de los títulos del Tesoro a 10 años (0.7%) y las cuentas de ahorro en los bancos sin cita previa (0.07%). Puedes buscar en línea cuentas de ahorro de alto rendimiento en Bankrate y DepositAccounts.

Reconsidera tu porcentaje de retiro

Esto es algo que las personas que están cerca de jubilarse deben revisar, y la pandemia ha intensificado una nueva urgencia para diseñar una estrategia de retiro segura. La regla del 4% es la regla general típica para los retiros jubilatorios. Sacas el 4% de tu cartera en el primer año, luego aumentas esa cantidad según la tasa de inflación en los años posteriores. Los estudios demuestran que esta estrategia puede minimizar el riesgo de quedarse sin dinero durante una jubilación de 30 años.

Pero es posible que puedas obtener más ingresos adoptando un enfoque más flexible, según una investigación realizada por Jonathan Guyton, CFP en Edina, Minnesota y William Klinger, profesor en el Raritan Valley Community College en Branchburg, NJ.

Su estudio de 2006 descubrió que al prestar atención a las “protecciones” de gastos básicos, puedes comenzar con un porcentaje de retiro del 4.6% y aumentar esa cantidad en los años posteriores sin quedarte corto. La clave es ajustar tu presupuesto pasados unos años cuando el mercado esté en baja, tal vez mediante la omisión de un ajuste por inflación o la reducción de los retiros en un 10%.

Aun así, para asegurarte de que tu estrategia de ingresos jubilatorios sea la adecuada para tu situación financiera actual, puedes consultar a un planificador financiero, quien puede ayudarte a hacer los cálculos.

Qué hacer: los jubilados pueden considerar omitir las distribuciones mínimas requeridas de sus planes 401(k) y cuentas de jubilación individuales, ya que eso está permitido este año en virtud del paquete de ayuda de coronavirus. Si puedes renunciar a esos retiros, tu cartera tendrá más tiempo para recuperarse de las pérdidas.

¿Necesitas un planificador profesional?

Si deseas ayuda con tu estrategia financiera, considera contratar a un planificador financiero certificado. Los CFP incluyen corredores, que compran y venden inversiones a comisión, y asesores de inversiones registrados, que cobran una tarifa por asesoramiento.

Se les exige a los corredores proporcionar únicamente inversiones “adecuadas”, pero no evitar conflictos de intereses (por ejemplo, recomendar un fondo de alto costo que les pague una comisión más alta en lugar de otros fondos disponibles y de mejor rendimiento).

Los asesores de inversiones tienden a tener menos conflictos de intereses y siguen una regla denominada fiduciaria, que les exige que prioricen el mejor interés del cliente. Sin embargo, esa regla rara vez se hizo cumplir, dice Barbara Roper, directora de protección de inversiones de la organización sin fines de lucro, Consumer Federation of America.

Bajo una nueva norma de la Comisión de Bolsa y Valores, conocida como Regulation Best Interest (Regulación de Mejor Interés), los corredores y asesores de inversión deben actuar acorde al mejor interés de sus clientes. Pero esa norma, que estaba programada para entrar en vigencia el 30 de junio, no hace mucho para fortalecer las protecciones de los inversores o minimizar los conflictos de intereses, dice Roper.

Por ahora, enfócate en profesionales CFP que solo cobren honorarios, lo que significa que les paga el inversor, y no terceros, y que ofrecen servicios de planificación integrales. Puedes encontrar candidatos con solo buscar en garrettplanningnetwork.comnapfa.org (la Asociación Nacional de Asesores Financieros Personales) y xyplanningnetwork.com.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2020, Consumer Reports, Inc.