Nueva York considera aumentar impuestos a los ricos para minimizar los impactos negativos de COVID-19

Los partidarios de la medida argumentan que aumentar los impuestos a los ricos ayudaría a minimizar los recortes al gasto en servicios

Nueva York considera aumentar impuestos a los ricos para minimizar los impactos negativos de COVID-19
Andrew Cuomo, gobernador demócrata de Nueva York.
Foto: Jeenah Moon / Getty Images

Los legisladores de Nueva York debaten el aumento de impuestos estatales a los residentes más adinerados para abordar los desafíos fiscales causados ​​por la pandemia del coronavirus.

Los partidarios de la medida argumentan que aumentar los impuestos a los ricos ayudaría a minimizar los recortes al gasto en servicios valiosos y esperan que Nueva York siga los pasos de su vecino Nueva Jersey, donde se anunció un acuerdo para aumentar los impuestos a los millonarios.

De acuerdo con una nota de Naomi Jagoda en el portal The Hill, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se resiste a la medida. En cambio, ha presionado para que los estados reciban más fondos federales y le preocupa que el aumento de impuestos ponga a Nueva York en desventaja.

“Antes de hablar sobre aumento de impuesto en la ciudad de Nueva York o el estado de Nueva York, centrémonos primero en las mejores opciones”, dijo Cuomo a principios de este mes.

Nueva York se vio particularmente afectada por el coronavirus en la primavera, seguido de un déficit de ingresos. La división de presupuesto estatal proyecta que los ingresos serán $14.5 billones de dólares menos de lo que había proyectado en febrero para el año fiscal actual . Se estima que ese déficit aumentará a $62 billones hasta el año fiscal 2024.

El estado ya ha reducido su gasto en aproximadamente $4 billones año tras año, con medidas como retener porciones de ciertos pagos de ayuda local, congelar la contratación y diferir los aumentos salariales.

Cuomo y los legisladores estatales han abogado por un aumento de los fondos federales para los estados, pero la ayuda estatal ha sido una fuente de discordia entre los congresistas demócratas y republicanos, cuando no está claro si el Congreso aprobará otro paquete de ayuda para el coronavirus.

Esa incertidumbre ha llevado a algunos legisladores y defensores a considerar lo que Nueva York podría hacer por sí sola.

“Debemos luchar para maximizar la ayuda federal para cubrir la enorme brecha presupuestaria de Nueva York, pero también debemos estar preparados para recaudar los ingresos necesarios de aquellos que pueden contribuir a nuestra recuperación”, dijo un grupo de más de 100 legisladores estatales, junto con representantes sindicales en junio. “Para superar esta crisis, necesitaremos tanto ayuda federal masiva como una contribución significativa de los residentes más adinerados de Nueva York”.

Legisladores sindicalistas se pronunciaron por detener los recortes presupuestarios estatales sin aumentos de impuestos para los ricos. Argumentaron que los residentes de bajos ingresos y las personas de color se han visto muy afectados por la pandemia, mientras que en algunos casos los más ricos han visto aumentar sus activos financieros.

Los legisladores estatales demócratas han ofrecido una serie de proyectos de ley destinados a aumentar los impuestos a los ricos, incluidas propuestas para aumentar las tasas impositivas marginales máximas para los millonarios, gravar las ganancias de capital no realizadas de los multimillonarios y eliminar los reembolsos por los pagos del impuesto estatal sobre transferencias de acciones.

Pero no hay información alguna de cuándo se podrían considerar alguna de esas propuestas.

Los partidarios de aumentar los impuestos de Nueva York a los ricos se sienten alentados por el acuerdo anunciado la semana pasada por el gobernador demócrata de Nueva Jersey, Phil Murphy y los legisladores de ese estado para aumentar la tasa impositiva sobre los ingresos entre $1 millón y $5 millones de dólares, del 8.97 a 10.75 %, igualando la tasa de ingresos superiores a $5 millones. Según el acuerdo, Nueva Jersey también proporcionaría un reembolso de hasta $500 dólares a las personas que ganen hasta $75,000 dólares y las parejas que ganen hasta $15,000 que tengan al menos un hijo dependiente.

La Comisión de Presupuesto Ciudadano, un grupo de expertos con sede en Nueva York que ha publicado una propuesta sobre cómo equilibrar el presupuesto sin nuevos impuestos centrados en los ricos, publicó un informe en junio que encontró que la cantidad de personas con ingresos de al menos $1 millón de dólares anuales aumentó más rápido, entre 2010 y 2017, en todo el país que en Nueva York y que la proporción de millonarios estadounidenses que viven en Nueva York disminuyó durante ese período.

Pero otros investigadores de política fiscal han puesto en duda el argumento de que aumentar los impuestos haría que los millonarios se fueran de Nueva York.

El Instituto de Política Económica Tributaria (ITEP) publicó un informe a principios de este mes que encontró que en 2018, el primer año en que el límite federal en la deducción de impuestos estatales y locales estuvo en vigencia, California y Nueva York fueron los dos estados que agregaron más nuevos millonarios.

“Estamos viendo una cantidad significativa de crecimiento millonario en los estados que tienen impuestos comparativamente más altos para ellos”, dijo el director de investigación de ITEP, Carl Davis. Agregó que si bien habrá evidencia anecdótica de millonarios que se mudan por razones fiscales, es posible que las personas de altos ingresos no quieran mudarse.

“Cuando te conviertes en millonario, puedes permitirte vivir donde quieras”, dijo.