Plan de ayuda republicano incluye un bono sorpresa para jubilados

Los inscritos a Medicare podrían beneficiarse de un congelamiento tanto en las primas como en los deducibles de su seguro
Plan de ayuda republicano incluye un bono sorpresa para jubilados
Una buena noticia para los jubilados en medio de la crisis.
Foto: CHANDAN KHANNA / Getty Images

A lo largo del país, muchos estadounidenses, incluidos los adultos mayores, luchan financieramente por sobrevivir en medio una recesión sin precedentes provocada por la pandemia de COVID-19.

Los legisladores han aprobado múltiples proyectos de ley de estímulo y actualmente negocian otro. Los republicanos presentaron un plan llamado Ley de Salud, Asistencia Económica, Protección de Responsabilidad y Escuelas, o Ley HEALS, para ofrecer ayuda financiera adicional a millones de estadounidenses.

La buena noticias para los jubilados del Seguro Social es que ellos podrían recibir un beneficio extra. La Parte B de Medicare brinda cobertura de seguro a más de 60 millones de estadounidenses, la mayoría de los cuales son ancianos. Sin embargo, no es un programa gratuito. Las personas mayores tienen que pagar primas por la cobertura, así como cubrir los deducibles antes de que entre en vigencia el seguro. En 2020, la prima estándar pagada por la mayoría de los adultos mayores es de $144.60 dólares al mes, aunque algunas personas con ingresos más altos pagan más.

Los precios de las primas de la Parte B de Medicare han aumentado año con año desde 1966. Por ejemplo, aumentaron $9.10 dólares por mes de 2019 a 2020 y la Ley HEALS detendría el aumento de las primas o deducibles en 2021.

Si los precios de este año no aumentan en enero como lo harían normalmente, los beneficiarios de Medicare evitarían aumentos sustanciales tanto en las primas como en los deducibles que se espera que resulten de las condiciones económicas causadas por el coronavirus.

Según la Ley HEALS, los adultos mayores tendrían que pagar un recargo mensual adicional de $3 dólares hasta que se recupere el déficit por mantener las primas estables.

Obviamente, congelar las primas y deducibles de Medicare ayuda a las personas mayores porque no tendrán que pagar más por la atención médica.

A la mayoría de las personas registradas en el Seguro Social le determinan sus primas de Medicare de acuerdo al cheque que reciben del Seguro Social. Si solo obtienen un pequeño aumento anual a sus beneficios (o ninguno), las primas de Medicare pueden aumentar más que sus ingresos de jubilación.

Lamentablemente, los beneficios del Seguro Social ya están perdiendo poder adquisitivo, y las personas mayores pueden depender más de ellos que nunca si no quieren sacar dinero de sus cuentas de inversión durante estos tiempos turbulentos.