Por qué comprar en línea con entrega a domicilio cada vez es más caro

El incremento en la tendencia de consumo por internet a causa del confinamiento por la pandemia y la exigencia de los compradores a recibir sus pedidos incluso el mismo día ha provocado que los costos sean más elevados

Por qué comprar en línea con entrega a domicilio cada vez es más caro
FedEx recientemente anunció un incremento en sus tarifas.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

La pandemia por COVID-19 aceleró la tendencia, al parecer irreversible, de las compras en línea en los Estados Unidos, lo que representó un cambio en los hábitos de millones de personas; sin embargo, esta forma en la que cada vez más consumidores adquieren sus productos ha traído algunos inconvenientes en un entorno que no estaba preparado para una escalada de este tipo, especialmente en lo que se refiere a las entregas a domicilio y su consecuente encarecimiento del proceso.

De acuerdo al portal CNBC, con base en información generada por la empresa independiente de servicios financieros Jefferies Group LLC, los costos de envío han aumentado en todo el país, lo que no solo ha repercutido en la economía de las personas con menores ingresos, en un fenómeno que se estima podría prolongarse al menos mientras siga el impacto de la pandemia.

“El reciente crecimiento de los gastos de envío se ha visto impulsado por el aumento de la penetración del comercio electrónico, que ha creado un importante desequilibrio entre la oferta y la demanda y ha dejado a los transportistas con una capacidad limitada”, explicó Janine Stichter, analista de Jeffries.

Te puede interesar:

·Por qué las tarjetas EBT del programa SNAP provoca que gastes más en las compras en línea

De la noche a la mañana, las empresas de paquetería como FedEx o UPS vieron superada su capacidad de almacenamiento y distribución ante la alta demanda de envíos, lo que provocó que estas compañías realizaran sobre la marcha fuertes inversiones en su infraestructura, elevando el precio de sus servicios, sin contar los incrementos anuales que suelen hacer y que van entre un 5% y 6%.

Asimismo, la creciente exigencia por recibir los pedidos más rápido ha impactado particularmente a los pequeños y medianos minoristas que no cuentan con la capacidad de los actores preponderantes del sector. De acuerdo a los expertos, esta situación fue detonada en especial por el gigante de las ventas en línea, Amazon, el cual ofrece una amplia gama de productos enviados incluso el mismo día de su compra, lo que provoca que los consumidores demanden entregas más rápidas, muchas veces sin necesitarlas.

En fechas recientes, FedEx anunció nuevas tarifas para los envíos terrestres domésticos y urgentes para sus clientes más importantes que tuvieran un volumen semanal mayor a los 30,000 paquetes, el cual acaba de entrar en vigor hace unos días, en un fenómeno que seguramente el resto de las empresas de envíos replicarán en los próximos meses, mientras la crisis financiera sigue golpeando la economía de millones de personas.