Por qué la Justicia obligó a Elon Musk a devolver su puesto de trabajo a un empleado que fue echado “ilegalmente”

El CEO de Tesla siempre causa revuelo con sus publicaciones en redes sociales, aunque para muchos a veces se sobrepasa

SpaceX owner and Tesla CEO Elon Musk poses on the red carpet of the Axel Springer Award 2020 on December 01, 2020 in Berlin, Germany.
SpaceX owner and Tesla CEO Elon Musk poses on the red carpet of the Axel Springer Award 2020 on December 01, 2020 in Berlin, Germany.
Foto: Britta Pedersen-Pool / Getty Images

Elon Musk deberá eliminar uno de sus tuits publicado en mayo de 2018, y Tesla, deberá recontratar a un empleado despedido, después de un fallo en contra de la compañía y su CEO por parte de la Junta Nacional de Relaciones Laborales de Estados Unidos.

El empleado era un activista sindical y fue despedido ilegalmente de acuerdo con la Junta, mientras que Musk habría incurrido en una posible violación de derechos laborales.

El tuit, que era una respuesta a otro usuario en la red social, decía: “Nada impide al equipo de Tesla en nuestra planta automotriz elegir sindicato. Podrían hacerlo mañana si quisieran pero, ¿por qué pagar cuotas sindicales y renunciar a opciones sobre acciones por nada? Nuestro récord de seguridad es dos veces mejor que cuando la planta estaba con UAW (United Auto Workers, un sindicato estadounidense) y todos ya cuentan con cobertura médica”.

La expresidenta de la NLRB, Wilma Liebman, aseguró que los empleados de la compañía podrían haber entendido la publicación de Musk como una amenaza porque perderían la oportunidad de tener acciones en la compañía si se sindicalizaran.

Según información publicada por diversos portales, el dictamen contra la compañía tiene varios puntos a considerar. En primer lugar tuvo que recontratar a Richard Ortiz, el sindicalista despedido. La compañía deberá recompensarlo por salario, beneficios perdidos y borrar de su expediente cualquier medidas disciplinarias. Además el fabricante de coches eléctricos tendrá que enviar una notificación a todos los trabajadores sobre el fallo, y ratificar su derecho a unirse a un sindicato, si así lo desean.

Borrar el tuit será el menor de los males para Musk. Un juzgado administrativo recomendó que el CEO leyera en voz alta el fallo frente a los demás trabajadores, pero dicha posibilidad fue desestimada.