Por qué los inmigrantes latinos desempeñan las labores más esenciales en Estados Unidos

Aunque Donald Trump siempre ha buscado que los estadounidenses desempleados tengan mayores oportunidades de empleo, los inmigrantes sin documentos no dejan de trabajar

Por qué los inmigrantes latinos desempeñan las labores más esenciales en Estados Unidos
Un estudio reciente de la FWD.US, organización pro inmigración que aboga por una reforma legal, reveló que el 69% de las personas indocumentadas desempeñan ocupaciones de primera línea de la pandemia.
Foto: Pixabay

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump ha priorizado que los estadounidenses tengan los puestos de empleo que buscan también los inmigrantes, pero ese lema de “America First” no parece tener mucha forma cuando los hispanos se disputan las labores esenciales en la lucha contra el civid-19.

Un estudio reciente de la FWD.US, organización pro inmigración que aboga por una reforma legal, reveló que el 69% de las personas indocumentadas desempeñan ocupaciones de primera línea de la pandemia, incluso cuando cuentan con formación universitaria pero porque carecen de papeles.

Como en la historia presentada por La Vanguardia, donde un hispano de nombre Gerardo, contó que ha desempeñado todo tipo de tareas para sobrevivir a la recesión económica (repartidor de comida en bicicleta, en limpieza, en restaurantes) porque los nacionales no desean esos trabajos.

“Al gringo no le gusta trabajar, son bien flojos”, dijo al citado medio el latino que lleva instalado en Nueva York desde el 2006.

El reporte menciona también que de cada cinco trabajadores esenciales, al menos uno es un inmigrante sin documentos, algo así como 5 millones de trabajadores.

Donald Trump firmó en abril de 2020 una orden que supuso la suspensión temporal de la inmigración con el objetivo de que los estadounidenses desempleados tuvieran mayores oportunidades de empleo.

Los inmigrantes indocumentados representan el 11% de los trabajadores agrícolas, el 2% de los empleados sanitarios y el 6% de los que se dedican a los servicios de alimentación, según el estudio.

Sin duda causa asombro que el 70% de estos trabajadores inmigrantes tengan más de 10 años viviendo en Estados Unidos, de los cuales 60% hablan inglés.