Qué licencias y permisos hacen falta para comenzar un negocio de comida desde tu casa en Nueva York

Es importante que conozcas los requisitos que debes cubrir para poner un negocio de comida desde tu casa

Qué licencias y permisos hacen falta para comenzar un negocio de comida desde tu casa en Nueva York
Negocio de comida,
Foto: Pexels

Si quieres iniciar un negocio de comida desde tu casa en Nueva York no solo es necesario que sepas de la gastronomía, sino también es importante que investigues que requisitos legales, como licencias y permisos necesitas obtener, antes de poner en marcha tu proyecto.

Para comenzar, debes tomar en cuenta el espacio que tienes en tu hogar para poder emprender tu propio negocio de comida, además de elegir qué tipo de alimentos te interesa ofrecer a tus clientes, además es importante que también elijas el modelo de negocio, para que de esa manera, también sepas qué trámites son los que requieres obtener para ponerlo en marcha.

Los requisitos para abrir tu negocio de comida desde casa

Los permisos, licencias, además de los trámites sanitarios y los de seguridad alimentaria, ninguno de ellos te pueden hacer falta, ya que así te evitarás muchos dolores de cabeza. Así que tienes que revisar cada uno de los requerimientos que benes cubrir para que opere tu negocio de comida desde casa.

También debes tomar en cuenta si necesitas otros empleados,  cuántos y las reglas que debes cubrir en este sentido.

Otro factor es que debes tener conocimientos para poder administrar el negocio de comida.

Qué alimentos puedes preparar desde tu casa para negocio

Si vives en Nueva York y quieres poner tu negocio de comida, debes tomar en cuenta, que puedes pedir una  “exención de procesamiento en el hogar”, y así podrás preparar los siguientes alimentos:

Se puede decir que tienes permitido cocinar diversos tipos de postres y panes como productos horneados siempre y cuando no necesiten refrigeración, como los panes, panecillos, galletas, pasteles de frutas, brownies y pasteles.

Así como conservas de frutas tradicionales, mermeladas, jaleas, menos los realizados con chocolate.

Lo que también puedes hacer desde casa para vender son palomitas de maíz, maíz dulce y dulce de maní, etc.

Los alimentos que no puedes preparar desde casa

Pero también hay alimentos que no tienes permitido hacer en tu casa, como los panes con frutas o verduras, los alimentos en escabeche o fermentados, las tartas de queso y en general los pasteles que requieren de refrigeración.

Para conocer la lista completa y la información que están permitidos preparar en los negocios desde el hogar, puedes visitar el sitio del Departamento de Agricultura y Mercados de Nueva York.

Elegir el modelo de negocio

Es importante que elijas el modelo de negocio que deseas emprender, la mayoría de en este rubro está pensado para pequeñas empresas, pero al menos en Nueva York, no hay un límite de inversión.

Si vas a ser propietario único, es necesario que adquieras un seguro de responsabilidad civil para proteger tus bienes personales.

Qué licencias y permisos necesitas

Es indispensable solicitar “la exención de procesamiento en el hogar” o “exención 20-C”, la aplicación la puedes descargar en Departamento de Agricultura y Mercados de Nueva York.

El sistema de agua y la cocina debe ser inspeccionada por las autoridades competentes.

Al obtener los permisos habrá ciertas restricciones, como vender solo en el estado de Nueva York y no debe ser directamente en el hogar o internet.

La importancia de la seguridad alimenticia

Todo negocio debe cumplir con ciertas medidas de seguridad alimenticia, como usar solamente envases extremadamente limpios, bien etiquetados si es el caso, todos los alimentos deben cumplir con los estándares de calidad.

Indispensable el seguro

Como en todo negocio es indispensable contar con un seguro por las inconvenientes  o incidentes que se pudieran presentar, ningún establecimiento está exento de algún accidente.

Si vas a contratar empleados, debes asegurarte que cumplan con las medidas de higiene en todo momento, y debes cumplir con los derechos laborales.