Se investigará si hay prejuicios raciales en las tarifas de los seguros de autos

Los reguladores de seguros estatales toman la iniciativa para cambiar las prácticas que puedan perjudicar a los conductores de grupos minoritarios

Durante décadas, se ha acusado a las compañías de seguros de cobrar seguros de automóviles más caros a los conductores de grupos minoritarios. Actualmente, los reguladores estatales planean reexaminar la forma en que las aseguradoras fijan las tarifas, incluido el uso de la calificación crediticia, la educación y la profesión del asegurado para determinar las primas.

La Asociación Nacional de Comisionados de Seguros (NAIC), que establece las pautas de los reguladores de seguros estatales, anunció recientemente que analizará las prácticas de fijación de tarifas del sector para determinar si afectan de manera negativa a los grupos minoritarios. La importancia de esta medida se debe a que la regulación de las aseguradoras depende de cada Estado y no del gobierno federal.

“Dentro de la NAIC, se están desarrollando debates sin precedente entre nuestros miembros y las partes interesadas sobre la raza y su papel en el diseño y la fijación del precio de los seguros”, indicó Ray Farmer, presidente de la NAIC y director del Departamento de Seguros de South Carolina, en un comunicado por correo electrónico. “El sector de seguros tiene el deber de abordar la desigualdad racial y de promover, al mismo tiempo, la diversidad”.

La medida es el resultado de las repetidas quejas a través del tiempo, por lo que se ha descubierto que las aseguradoras de automóviles cobran primas más altas a los conductores de grupos minoritarios. Como se descubrió en una investigación de Consumer Reports y ProPublica de 2017, algunas de las principales aseguradoras cobraban a los conductores de vecindarios minoritarios hasta un 30% más que las tarifas de los conductores de otras áreas con similares costos de accidentes.

Este análisis se limitó a estos 4 estados (California, Illinois, Texas y Missouri) que recopilaron la información necesaria para hacer estas comparaciones. Los demás estados señalaron que no contaban con los datos necesarios.

En 2018, como resultado de nuestro informe, los reguladores de California solicitaron que dos aseguradoras, Nationwide y USAA, ajustaran las tarifas de los seguros de autos. Los reguladores indicaron que su revisión confirmó nuestros hallazgos que vinculaban las disparidades de precios con aplicaciones incorrectas de una ley de California, que permitía a las aseguradoras agrupar códigos postales cercanos en un solo territorio de clasificación.

La dificultad de obtener información sobre los precios de seguros resalta las desventajas de la regulación de seguros a nivel estatal. Además, muchos estados permiten que las primas de los seguros de automóviles se vinculen, al menos en parte, con la calificación crediticia, la educación y la profesión de los asegurados. Por ejemplo, si bien varios estados, entre ellos California y Nueva York, prohíben el uso de antecedentes crediticios para fijar los precios de los seguros de automóviles, la mayoría no lo hace.

Las aseguradoras de automóviles sostienen que el uso de este tipo de datos tiene un valor predictivo para determinar qué conductores tienen más probabilidades de incurrir en reclamos costosos.

“Son más los consumidores que se benefician de los puntajes de seguros basados en los antecedentes de crédito que los que no lo hacen”, afirmó Sean Kevelighan, director general del Instituto de Información de Seguros, en un comunicado por correo electrónico. “Eliminar este factor de evaluación de riesgos o imponer restricciones al respecto perjudicaría a estas personas y prohibiría la eficiencia competitiva del mercado de seguros”.

Sin embargo, los defensores de los consumidores advierten que confiar en estos factores puede ser injusto y racista. Muchos afroamericanos y otros grupos minoritarios suelen tener bajas calificaciones crediticias y son menos los que se gradúan de la universidad, algo que los perjudicaría según las fórmulas de las aseguradoras.

“El uso, por parte de las aseguradoras, de calificaciones crediticias y otros factores que nada tienen que ver con los riesgos refuerza las desigualdades raciales ya presentes en nuestra sociedad”, afirma Chuck Bell, director de los programas de Defensa al Consumidor de Consumer Reports. “Como resultado, a los consumidores afroamericanos y latinos se les termina cobrando más por un seguro o directamente se les niega la cobertura”.

Bell añade: “La decisión de la NAIC de formar este comité es una buena iniciativa, pero se debería haber tomado hace mucho tiempo. Se debe exigir a las compañías de seguros que pongan fin a estas prácticas discriminatorias y restablezcan la equidad en sus tarifas para que todas las familias puedan obtener la cobertura que necesitan”.

Según la NAIC, sus miembros recibirán recomendaciones sobre estas prácticas a fin de año.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2020, Consumer Reports, Inc.