Suben los precios de la gasolina a $3 y se espera escasez luego del ciberataque al oleoducto Colonial Pipeline

La Casa Blanca ha tratado de aliviar las preocupaciones sobre el alza de precios y dijo que no hay escasez de suministros, pero en Georgia y otros estados sureños algunos usuarios de Twitter reportaron la falta de gasolina

Se espera que el Colonial Pipeline reanude sus operaciones completas este fin de semana.
Se espera que el Colonial Pipeline reanude sus operaciones completas este fin de semana.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Algunas regiones de Estados Unidos sufrieron escasez de gasolina y el precio aumentó hasta $3 dólares por galón mientras Colonial Pipeline trabaja para restaurar el sistema que proporciona el 45% del combustible consumido en la costa este del país para el fin de la semana.

La gasolina aumentó hasta casi $3 dólares por galón, un nivel no visto desde 2018. Si la tendencia de un posible desabasto temporal se mantiene, podría superar esa marca que ha sido el límite en años recientes, aunque todavía está lejos el récord histórico de los $4.18 dólares que llegó a costar el combustible en 2008, antes de la quiebra de Lehman Brothers.

En cualquier caso, el impacto acabará y los precios regresarán a su tendencia a la baja provocada por un cambio estructural en el uso que la gente ha dado a los autos durante la pandemia, además del aumento en el uso de vehículos eléctricos.

Colonial dijo el lunes que su objetivo era restaurar “sustancialmente” las operaciones para el final de la semana, después de cerrar su oleoducto de 5,500 millas luego del ataque de ransomware.

Colonial Pipeline informó el viernes que un ciberataque había afectado a algunos de sus sistemas. La compañía con sede en Georgia, que entrega alrededor del 45% del combustible de la costa este, cerró sus operaciones como medida de precaución. El lunes, la compañía dijo que estaba en proceso de reiniciar parte de su red e insistió en que no había escasez de combustible.

Funcionarios federales han tratado de aliviar las preocupaciones sobre los picos de precios. “En este momento, no hay escasez de suministros”, dijo el lunes la asesora adjunta de Seguridad Nacional, Elizabeth Sherwood-Randall, desde la Casa Blanca.

Por la noche, la Casa Blanca dijo en un comunicado que monitoreaba la escasez de suministro en el sureste del país. El presidente Joe Biden ordenó a las agencias federales que “utilicen sus recursos para ayudar a aliviar la escasez donde pueda ocurrir”. Mientras tanto, los automovilistas en Georgia y otros estados expresaron su frustración después de luchar para encontrar combustible en los últimos días.

Un usuario de Twitter dijo que las estaciones de servicio alrededor del área metropolitana de Atlanta “se están quedando sin gasolina y las que la tienen están subiendo los precios”. Vicki Davis compartió un video de una larga fila de vehículos afuera de una estación de servicio en Camilla, Georgia.

“La Georgia rural tiene problemas si las ciudades se quedan sin gasolina”, escribió Davis. “Esperamos que más empresas de servicios públicos tomen en serio la seguridad de TI (y más escuelas). Parcheen ventanas, actualicen servidores, eduquen sobre phishing”.

Los usuarios de Twitter también informaron escasez de combustible y largas filas en estaciones de servicio en otros estados, incluidos Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee. “Mala suerte, seguro, pero conseguí el último tanque de gasolina en Murphy Express en la Hwy 161”, tuiteó Greg Suskin, un reportero de Carolina del Sur, junto con un video de la gasolinera vacía.

“Eso tampoco es una exageración. Un empleado pegó el letrero ‘sin gasolina’ en mi bomba mientras todavía estaba llenando mi camión. El lugar se vació rápidamente”.

Algunos analistas argumentaron que la debilidad en el complejo energético tenía más que ver con una venta masiva de activos de riesgo en general, incluidos los mercados bursátiles mundiales liderados por acciones tecnológicas, que estaba superando una serie de preocupaciones relacionadas con la oferta en el mercado petrolero.

“A pesar de los problemas en curso con el oleoducto, que es clave en los Estados Unidos para productos petroleros, los conflictos violentos en Israel que con frecuencia elevan la prima de riesgo y un incendio en el segundo campo petrolero más grande del mundo en Kuwait, uno de los principales productores de petróleo del mundo, los precios del petróleo han caído”, escribió Eugen Weinberg, analista de Commerzbank.

La reacción del mercado “se debió principalmente al cambio de sentimiento en los mercados de valores, que se han visto sometidos a una presión cada vez mayor, presumiblemente debido a las preocupaciones sobre la inflación”, dijo Weinberg. “Sin embargo, debido a que el mercado normalmente busca factores para explicar las fluctuaciones de precios, los temores del impacto de la pandemia en Asia, las conversaciones entre Irán y Arabia Saudita y el próximo relanzamiento del oleoducto Colonial se citan como posibles razones”.