Temores a segunda ola de contagios desataría bancarrota de miles de minoristas

Más de 6000 tiendas han cerrado por la crisis y en el otoño se esperan muchas más

Temores a segunda ola de contagios desataría bancarrota de miles de minoristas
Pier 1 Imports, una de las cadenas que dejará de existir de manera definitiva.
Foto: Ethan Miller / Getty Images

Durante un periodo de dos semanas a principios de julio, siete minoristas, incluidos The Paper Store, Brooks Brothers y Lucky Brand, se acogieron a la protección por quiebra. J.Crew, Neiman Marcus y J.C. Penney y otros cuatro minoristas ya se habían presentado en mayo. Lord & Taylor y la tienda Stein Mart lideraron otra ola a principios de este mes. Algunos lo ven como una inundación, pero lo que se avecina podría ser un tsunami.

Para las empresas de ropa y las cadenas de tiendas departamentales, que se han visto muy afectadas por la pandemia del coronavirus, la turbulencia no parece disminuir en el corto plazo. En cambio, los ejecutivos y analistas de la industria predicen que podría llegar otra ronda de quiebras y liquidaciones si ocurre la segunda ola prevista de contagios por COVID-19. Las presiones competitivas antes de la temporada navideña podrían desencadenar una carrera hacia los tribunales de quiebras, asegura una nota del portal CNBC.

“La cartera está tan llena como lo ha estado todo el año”, dijo Bradley Snyder, director ejecutivo de la firma de liquidación Tiger Capital Group, refiriéndose a la posibilidad de más quiebras. Unos 44 minoristas ya llegaron a un tribunal de quiebras en 2020, según un seguimiento de S&P Global Market Intelligence.

La empresa de comidas Blue Apron y el minorista de muebles en línea Wayfair ocupan un lugar destacado en la lista de empresas de S&P Global en riesgo de incumplir sus deudas y buscar protección por quiebra. Los fabricantes de ropa J. Jill, Christopher & Banks y Destination XL Group también están en riesgo, dijo la consultora en un análisis este mes.

Empresas como Tiger, Hilco, Gordon Brothers y Great American Group parecen correr todo el tiempo para evitar lo que ha sido el año con más quiebras minoristas desde la Gran Recesión.

“Creo que hay mucho más por venir”, dijo el director de operaciones de Tiger, Michael McGrail, quien supervisa las prácticas de tasación y disposición de las divisiones minoristas, mayoristas y comerciales e industriales de la empresa. “Es como cualquier otra cosa. Hemos visto la primera ola, donde los que se encuentran en condiciones críticas se están metiendo en problemas “.

La cadena de artículos deportivos Modell’s, por ejemplo, se declaró en bancarrota el 11 de marzo, antes de que el coronavirus se considerara una pandemia mundial y los estados obligaran a los minoristas de todo el país a cerrar temporalmente. La compañía había comenzado sus ventas de liquidación, pero se vio obligada a detenerlas cuando sus tiendas se cerraron.

El minorista de artículos para el hogar Pier 1 Imports, que también se declaró en quiebra antes de la pandemia, había buscado un comprador en su proceso de reestructuración judicial. Pero la crisis hizo que los compradores escasearan y se vio obligada a cerrar todas sus tiendas para siempre.

“El darwinismo minorista se aceleró debido a la pandemia”, dijo Perry Mandarino, director de reestructuración y codirector de banca de inversión de B. Riley FBR. “Por lo que ciertas especies sobrevivieron porque eran lo suficientemente fuertes, otras se han visto abrumadas por demasiadas deudas”.

Miles de tiendas físicas están cerrando permanentemente este año y ya superan las 6000, según Coresight Research. Los minoristas que actualmente tienen ventas por cierre definitivo incluyen a J.C. Penney, Stein Mart, la propietaria de Ann Taylor, Ascena y Pier 1.

Si bien eso significa que las ofertas pueden ser muy buenas para los consumidores que buscan gangas, la competencia ha crecido entre los minoristas que intentan recuperar algunas de sus pérdidas rematando lo último de su mercancía.

Algunos esperan que haya una pausa antes de que llegue otra ola de presentaciones de bancarrota, ya que la industria trabaja con las liquidaciones que ya se están produciendo.

“Es posible que estemos un poco en pausa en este momento, porque ha habido mucha actividad”, dijo Andy Graiser, codirector ejecutivo de la empresa de reestructuración A&G Real Estate Partners. “Pero creo que que las empresas medianas y pequeñas solicitarán la protección por bancarrota en otoño. En algunos casos, han obtenido dinero del gobierno y han podido ganar tiempo. Pero si sus ventas no mejoran, habrá más quiebras”.

“Y es posible que se acojan más al Capítulo 7 porque no pueden reorganizarse y no tienen el dinero para pasar por el Capítulo 11”, dijo, refiriéndose a liquidaciones versus reorganizaciones que contempla la Ley Federal de Quiebras.