Trabajadores con salario mínimo no pueden pagar renta en ningún estado

Las prohibiciones de desalojo terminan este mes, lo que agravará la crisis de falta de vivienda

Trabajadores con salario mínimo no pueden pagar renta en ningún estado
El desempleo hace más grave el problema de la falta de vivienda.
Foto: OLIVIER DOULIERY / Getty Images

Los trabajadores con salario mínimo de tiempo completo no pueden pagar un alquiler de dos habitaciones en ningún lugar de Estados Unidos. Y no pueden pagar el alquiler de una habitación en el 95% del país, según el informe anual “Fuera del alcance”, del National Low Income Housing Coalition’s (NLIHC).

Un trabajador con salario mínimo promedio en Estados Unidos necesitaría trabajar casi 97 horas por semana para pagar una tarifa de mercado por un apartamento de dos habitaciones y 79 horas para pagar una habitación, calcula NLIHC. Eso es más de dos trabajos de tiempo completo solo para poder pagar un alquiler.

El informe, publicado el martes, define “asequible” como no gastar más del 30% de los ingresos mensuales en alquiler, en línea con lo que recomiendan la mayoría de los expertos en presupuestos, de acuerdo con la nota publicada por el portal Make It.

A nivel nacional, NLIHC establece el “salario de vivienda” para 2020 o lo que debe hacer un trabajador de tiempo completo para poder pagar un alquiler justo en el mercado sin gastar más del 30% de sus ingresos: a $23.96 dólares por hora por un apartamento de dos habitaciones y $19.56 por uno con sólo una habitación.

Eso significa que, incluso, el trabajador promedio que gana $18.22 dólares por hora no puede pagar el alquiler, según el informe. Muchos trabajadores considerados esenciales durante la pandemia de coronavirus ganan aún menos.

“Los cajeros de las tiendas de conveniencia y supermercados ganan un salario medio de $11.61 dólares por hora, mientras que los trabajadores de limpieza y los asistentes de cuidado personal y de salud en el hogar ganan $12.94”, según NLIHC.

La crisis antes de la pandemia

Antes de la pandemia, millones de personas ya habían perdieron sus empleos. El año pasado, el informe del NLIHC también descubrió que un apartamento de dos habitaciones no era asequible en ningún lugar del país, lo que ponía el salario de vivienda de 2019 en $22.96 para un alquiler de dos habitaciones y $18.65 para una de una habitación.

Pero los hallazgos son especialmente relevantes ahora. Según el Instituto Urbano, las pérdidas de empleos relacionadas con el coronavirus afectan particularmente a las industrias de la hospitalidad y los servicios, y los inquilinos representan una parte desproporcionada de esas fuerzas laborales. Además, no es probable que Estados Unidos logre la recuperación “en forma de V” que los economistas esperan, ya que muchos estados han vuelto a cerrar gran parte de sus economías a medida que aumentan los casos de virus en todo el país.

Con todo eso como telón de fondo, los expertos en vivienda pronostican un “apocalipsis” a fines de julio: las prohibiciones de desalojo establecidas al comienzo de la pandemia se están levantando, justo cuando expiran los beneficios de desempleo mejorados. Eso podría llevar a millones de familias a enfrentar el desalojo y la posibilidad de quedarse sin hogar, ya que tendrán que elegir entre cubrir el alquiler y sus necesidades básicas, como alimentos y medicamentos. Se estima que el 32% de los hogares, casi un tercio, perdió sus pagos de vivienda a principios de este mes.

Las “injusticias estructurales preexistentes”, como las opciones limitadas de vivienda, significan que las personas de color ya constituían una proporción desproporcionada entre las personas que experimentaron la falta de vivienda en los Estados Unidos antes de la pandemia, según el informe.

Los estadounidenses negros comprendieron el 40% de las personas que experimentaron la falta de vivienda en 2019, a pesar de que son solo el 13% de la población, según el informe. Las personas hispanas y latinas eran el 18% de la población y el 22% de las personas sin hogar.

El informe del NLIHC pide “inversiones significativas” en viviendas de alquiler asequibles y asistencia de alquiler de emergencia “para mantener a los inquilinos de bajos ingresos alojados de manera estable durante y después de la pandemia”.

La Cámara de Representantes aprobó la Solución de Emergencia Omnibus de Salud y Recuperación Económica, o la Ley HEROES, y la Ley de Protección y Ayuda de Vivienda de Emergencia de 2020 para abordar la crisis. Persiste la incertidumbre acerca de la aprobación de los proyectos por el Senado controlado por los republicanos.