Tras el ‘boom’ del verano, las ventas de las librerías especializadas en autores afroamericanos se estancan

La muerte de George Floyd a manos de la policía reavivó el interés de miles de estadounidenses por temas de racismo

Tras el ‘boom’ del verano, las ventas de las librerías especializadas en autores afroamericanos se estancan
Los títulos de autores afroamericanos se vendieron mucho este año.
Foto: NIPAH DENNIS / Getty Images

Aunque el movimiento Black Lives Matter no es nuevo, la muerte de George Floyd puso en las calles la conversación sobre la justicia racial, tanto en Estados Unidos como en el extranjero.

Cuando los manifestantes salieron a las calles, aumentó el interés por los libros sobre racismo. En un momento de junio, 15 de los 20 libros más vendidos en Amazon trataban sobre el racismo y la supremacía blanca. Ese mismo mes, los 10 títulos principales en la lista de los más vendidos del New York Times fueron todos de autores negros, informó este lunes CNN en un extenso reportaje.

Muchas librerías propiedad de negros en todo el país experimentaron un aumento sustancial en las ventas este año. Hay unas 130 librerías de propiedad de negros en los Estados Unidos, según una lista mantenida por el Club de Libros de Literatura Afroamericana. Eso es aproximadamente el 5% de las aproximadamente 2.500 librerías independientes del país. Pero su reciente momento de éxito podría ser fugaz.

El pico de ventas en algunas librerías propiedad de negros se ha estancado. MahoganyBooks, un minorista de propiedad negra en Washington, DC, registró pedidos récord en junio y julio, pero también ha experimentado una disminución en las ventas desde el verano.

Mientras otros libreros negros experimentan tendencias similares, el economista James Johnson Jr. dice que no le sorprende.

“Tiene todo el sentido del mundo”, dijo a CNN el profesor de la Escuela de Negocios Kenan-Flagler de la Universidad de Carolina del Norte. “La crisis creó una oportunidad única en el mercado y una oportunidad única de crecimiento. Si las ventas bajan, probablemente era originalmente mucha gente blanca que quería hablar y aprender sobre el racismo”.

Johnson está preocupado por lo que podría significar una regresión a largo plazo en las ventas para la longevidad de las librerías propiedad de negros.

“Este sistema no está hecho para nosotros. Los dueños de negocios negro luchan y tienen más dificultades porque las redes son diferentes. Creo que las librerías negras deberían pensar en alianzas estratégicas con otras industrias, como el aprendizaje remoto, en el futuro”.

Pero aunque sus ventas han bajado, King no parece desconcertado: “Creo que estamos educando a la comunidad sobre nuestra historia”, dijo. “Así que siempre estaremos aquí para difundir ese conocimiento”.

¿Qué buscan los libreros afroamericanos?

Para Ramunda y Derrick Young, dueños de MahoghanyBooks, su preocupación es si los libros que venden realmente se están leyendo.

“Creo que la mayoría de los compradores no son negros, sino personas que han tenido un despertar a los libros negros”, dijo Ramunda Young a CNN. “El verdadero problema es si están abriendo esos libros y eso es lo que permanece invisible”.

MahoganyBooks comenzó como una tienda en línea en 2007 antes de que la pareja abriera una ubicación física en 2017. En ese momento, habían estado trabajando a tiempo completo en otros trabajos antes de que Derrick recurriera a sus fondos de jubilación para poner en marcha la tienda física.

Y aunque ese arduo trabajo ha dado sus frutos en una librería exitosa que ha obtenido ganancias durante años, no fue nada comparado con lo que sucedió este verano, dijeron. Dentro de los primeros 45 días después de la muerte de Floyd, la pareja dijo que vendió más de 100,000 libros.

“Nadie podría haber visto venir eso”, dijo Ramunda Young. “Habíamos visto repuntes desde el inicio de la pandemia, porque la gente se quedaba más en casa. Pero luego vimos que esos números aumentaron aún más”.

Incluso con la reciente caída, MahoganyBooks sigue funcionando “a niveles máximos de la empresa” este año.

Y aunque el ajuste de cuentas racial de Estados Unidos en 2020 ha sido bueno para los negocios, los Young difieren en cuanto a si creen que durará o no: “Nos oponemos a esto”, dijo Derrick Young. “Cuando miramos nuestro negocio, consideramos lo que estamos ofreciendo. Solo alrededor del dos por ciento de los libros en los estantes son de autores de la diáspora africana. Y queremos estar ahí cuando alguien esté mirando en esos estantes, así siempre seremos relevantes para un grupo de lectores”.