Trump presume datos de creación de empleo… con información falsa

Las cifras presentadas por el presidente en el primer debate fueron inexactas, ya que en el sector de manufacturas se crearon 250,000 puestos de trabajo de los que alardeó

Trump presume datos de creación de empleo… con información falsa
Un seguidor del presidente Donald Trump viste una chaqueta con su rostro antes del primer debate presidencial.
Foto: Alex Edelman / Getty Images

Durante el primer debate presidencial celebrado en Cleveland el 29 de septiembre, el presidente Donald Trump presumió que durante su gobierno ha recuperado 700, 000 puestos de trabajo en el sector manufacturero.

Trump atacó a la administración de Barack Obama, en la que que Joe Biden, su oponente en 2020, fue vicepresidente, y los acusó de no crear empleos en esa área de la economía.

Pero una investigación de Louis Jacobson para el sitio de verificación de datos Politifact, señaló que el aumento real antes de la pandemia del COVID-19 fue de unos 450,000 empleos en ese sector. Pero después de la recesión provocada por el coronavirus, la industria ha perdido 237,000 puestos de trabajo.

Durante los ocho años de Obama en la Casa Blanca se perdieron 192,000 puestos de trabajo en el sector de la manufactura. Sin embargo, a la administración del demócrata le tocó enfrentar la Gran Recesión. Para comparar justamente ambas administraciones, dice Jacobson, se tendrían que excluir ambas recesiones.

Después de tocar fondo en 2010, el sector manufacturero creó 916,000 puestos de trabajo en un periodo de siete años, casi el doble del tiempo que Trump ha sido presidente, por lo que las ganancias anuales de empleos en la industria manufacturera son muy similares entre ambos presidentes.

Jacobson había señalado anteriormente que el compromiso de Trump de recuperar el sector de la manufactura era una promesa incumplida. Y otra métrica lo corroboró: la producción bruta trimestral del sector manufacturero no experimentó ningún cambio significativo durante el mandato de Trump.

La producción aumentó durante el primer año y medio de la presidencia de Trump, pero a un ritmo no mucho más rápido que en el gobierno de Obama. Después se estancó.

“No hubo un crecimiento extraordinario en el trabajo industrial en los dos primeros años de Trump, él se benefició del crecimiento global y se benefició del recorte de impuestos corporativos, que probablemente generó un poco más de inversión y contrataciones”, señaló Scott Paul, presidente de Alliance for American Manufacturing.

Jacobson recordó que los presidentes pueden tener un impacto en las condiciones económicas, pero no son el único factor, porque hay variables fuera de su control como la fluctuación del precio del petróleo, los cambios tecnológicos y el estado de la economía global.