Uber comienza su recuperación mientras enfrenta problemas para reemplazar conductores en Estados Unidos

En Reino Unido Uber ya fue obligada a contratar a sus conductores como empleados y en Estados Unidos podría ocurrir lo mismo en un plazo no muy lejano

Uber comienza su recuperación mientras enfrenta problemas para reemplazar conductores en Estados Unidos
Uber ha comenzado a dejar de perder tanto dinero como en 2020.
Foto: JOSH EDELSON / Getty Images

El 2020 fue un año difícil para el negocio de las aplicaciones de transporte compartido, pero a a medida que la recuperación económica se acelera en Estados Unidos, el impacto negativo de la pandemia comienza a revertirse.

Uber reportó una pérdida neta de $108 millones de dólares durante los primeros tres meses del año, una mejora dramática con respecto a los $968 millones que perdió durante el último trimestre de 2020.

El negocio principal de la compañía todavía parece débil, con las reservas brutas de viajes que bajaron un 38% en comparación con el año anterior. Pero el gran crecimiento de Uber Eats, que aumentó un 166% en comparación con el mismo periodo en 2020, ha ayudado a Uber a sobrevivir.

Sin embargo, existe una incertidumbre gran sobre la relación de Uber con sus conductores. La contratación de operadores ha sido un problema recientemente, ya que la compañía intenta convencer a la gente de que es seguro comenzar a usar el servicio nuevamente. Dara Khosrowshahi, director ejecutivo de Uber, dijo que la compañía está ofreciendo incentivos para que los antiguos conductores vuelvan y para encontrar nuevos reclutas.

“Uber ya ha comenzado a disparar a toda máquina, pero hay dudas entre algunos conductores por llevar a otras personas en lugar de repartir comida”, dijo Khosrowshahi.

El problema a largo plazo es cómo Uber compensará a sus trabajadores. A principios de año, la Corte Suprema del Reino Unido confirmó un fallo en el que los conductores de Uber en el país deberían clasificarse como trabajadores y no como contratistas independientes. Eso significa que tienen derecho al salario mínimo, vacaciones y pensión. Uber dijo el miércoles que tenía que reservar 600 millones de dólares para hacer frente a estos cambios.

No es el único lugar donde Uber se enfrentará a importantes cuestiones laborales. El enfoque de la administración Biden también está cada vez más bajo el microscopio. El miércoles, el Departamento de Trabajo dijo que retiraría una regla de la era de Trump que facilitaba que las empresas clasificaran a los trabajadores como contratistas independientes.

“Los dueños de negocios legítimos juegan un papel importante en nuestra economía pero, con demasiada frecuencia, los trabajadores pierden importantes salarios y protecciones relacionadas cuando los empleadores los clasifican erróneamente como contratistas independientes”, dijo el secretario de Trabajo Marty Walsh en un comunicado.