Un estadounidense debe tener $2 millones de dólares para ser considerado “rico”

Las expectativas de riqueza varían según el rango de edad, ya que los estadounidenses más jóvenes consideran patrimonios netos más bajos como riqueza

¿Alguna vez te has preguntado cuánto dinero necesitas para ser considerado rico?
¿Alguna vez te has preguntado cuánto dinero necesitas para ser considerado rico?
Foto: CARL DE SOUZA / Getty Images

¿Alguna vez te has preguntado qué es ser rico? ¿Cuánto dinero debes tener para considerarte en esa categoría? La mayoría de los estadounidenses dicen que en 2021, para ser considerado “rico”, debes tener un patrimonio neto de casi $2 millones de dólares, $1.9 millones para ser exactos.

Eso es menos que los $2.6 millones que citaron los estadounidenses en 2020, según la Encuesta de Riqueza Moderna (Modern Wealth Survey) de 2021 de Charles Schwab Corporation.

Las expectativas de riqueza también variaron según el rango de edad, ya que los estadounidenses más jóvenes consideraron patrimonios netos más bajos como riqueza.

Este es el valor neto que cada generación dice que debe ser considerado rico en 2021:

Millennials (de 24 a 39 años): $1.4 millones de dólares
Generación X (de 40 a 55 años): $1.9 millones de dólares
Baby boomers (de 56 a 74 años): $2.5 millones

La caída en las expectativas de patrimonio neto podría deberse a la pandemia de COVID-19, según Schwab. Más de la mitad de los 1,000 encuestados en el estudio Schwab, el 53%, dijo que la pandemia los había afectado económicamente de alguna manera. Aproximadamente 1 de cada 5 dice que fue despedido o suspendido temporalmente, mientras que aproximadamente el 26% informó que bajó su salario o se redujeron sus horas trabajadas.

Una caída en los ingresos puede afectar el patrimonio neto, que es esencialmente un cálculo de todos los activos de una persona, incluido el efectivo en cuentas corrientes y de ahorro, inversiones financieras y el valor de cualquier propiedad inmobiliaria o vehículo que posea, al que se descuenta toda su deuda, incluidas las tarjetas de crédito, saldos, préstamos estudiantiles e hipotecas.

Aún así, incluso antes de que la pandemia afectara el empleo, la mayoría de los estadounidenses no tenían ni de cerca un patrimonio neto de $1.9 millones de dólares. Antes de la pandemia, los hogares estadounidenses tenían un patrimonio neto promedio de $748,800, dólares según la Encuesta de Finanzas del Consumidor de 2019 de la Reserva Federal. El valor neto medio o punto medio de todos los hogares de Estados Unidos fue mucho más bajo en 2019: $ 121,700 dólares.

También vale la pena señalar que para ser considerados parte del 1% superior, los hogares necesitan un patrimonio neto de más de $11 millones de dólares.

No todas las finanzas se vieron afectadas negativamente por la crisis económica y sanitaria a nivel mundial. Gracias a los cheques de estímulo y la reducción del gasto, algunos estadounidenses aumentaron sus niveles de ahorro durante la pandemia.

Independientemente de cómo cambió tu patrimonio neto durante el año pasado, probablemente valga la pena que te tomes el tiempo para evaluar dónde te encuentras ahora y comenzar a planificar el futuro, dice Rob Williams, vicepresidente de planificación financiera de Charles Schwab.

“En Schwab hablamos sobre la importancia de tener un plan en momentos de cambio significativo o transición en la vida, como casarse, cambiar de carrera o perder a un ser querido”, dice Williams. “Con la pandemia, todos hemos experimentado colectivamente un evento importante, por lo que es particularmente importante tomarse el tiempo para crear un plan que ayude a garantizar que sus finanzas estén bien encaminadas y esté listo para lo que venga después en su vida”.

Aquellos que tienen un plan financiero escrito, generalmente tienen más ahorros y estabilidad financiera, así como menos deudas de tarjetas de crédito y pagos atrasados ​​de préstamos, encontró la encuesta de Scwab.

“Hemos pasado gran parte del año pasado enfocándonos en superar el día de hoy, pero ahora estamos viendo una oportunidad para mirar hacia adelante y planificar para el mañana”, dice Williams.